Que todo quede en casa


Cuando he leído la noticia de la detención del imán de Tarrasa me ha llamado la atención lo del método para pegar a las mujeres: emplear un siwak, que, al parecer, es un palitroque que se usa para abrillantar los dientes, fortalecer las encías y tener buen aliento. Chusca la cosa, verdad.

Jeje. El imán alucinará. El hombre, para empezar, ¡está explicando lo que dice el Islam! Seguro que se considera un filántropo. A menudo se analiza el avance que supuso, en su tiempo, la religión musulmana para la situación de las mujeres. Y supongo que fue así. Bien resalta el imán que esto es el Islam y que nada de romper huesos o afear la cara. No, ¡pegar con un palitroque! y eso sólo después de dejar a la mujer sola en el lecho, que no en las restantes habitaciones de la casa. Además, emplaza a los fieles a la justicia del más allá, ni más ni menos que al juicio final. En fin, el del tiempo es un problema: el imán les fía largo el castigo y, a la vez y en buena lógica, no ve razón para cambiar sus creencias por cuestiones baladíes como que no está en Arabia en el siglo VII.

En fin, que la noticia nos explica que el imán incita a la discriminación, cuando no es así. El imán no incita a nada. Es la religión en la que cree -al menos en su versión mayoritaria- y que es contradictoria con los “derechos del niño” o “de la mujer”, la que lo hace.

Hace poco, defendí a una mujer marroquí. Con cinco hijos, el marido se había marchado de casa y pedía una rebaja de las cuantiosas pensiones fijadas. Ella tenía la suerte de contar con su padre que vivía en París y que tenía el suficiente dinero para ayudar a su hija. Lo curioso es que el hombre no sólo se había marchado de casa y dejado a su mujer y sus hijos sin ingresos, sino que se había vuelto a “casar” y acababa de tener su sexto hijo. Me excedí -y fui justamente reprendido en el juicio-, al preguntarle si no le parecía irresponsable que sin pagar las pensiones por sus cinco hijos hubiera decidido tener el sexto. El hombre se empeñó en contestar, sin embargo, y afirmó que estaba enfermo y que se había casado para tener una mujer que le cuidara y que por eso la había dado un hijo. Ya ven los procesos mentales del buen hombre.

Ése es el problema. Todos, el prolífico padre y el imán, están convencidos de ser unos filántropos.

Tampoco veo problema, por otro lado, en poner a prueba sus creencias con tan duro trance e incomprensión. Al fin y al cabo, después de la cárcel terrenal e injusta, le espera el juicio final, momento en el que recibirá las medallas que le corresponden en justicia.

Un comentario en “Que todo quede en casa

  1. Solo una cosa. Cuando dice “dejarla sola en el lecho”, se refiere a no tener relaciones sexuales.
    El Corán, como todas las bases escritas de religiones y cultos es a menudo contradictoria y se presta a muchas interpretaciones, pero a menos que en otras. Pues es en definitiva una loa al dios único, todopoderoso, justiciero y misericordioso. A partir de eso recomienda ser buenos, justos y solidarios.
    Las recomendaciones sobre cuestiones prácticas de convivencia o el papel de la mujer, que dignifica en efecto para los usos de aquellos tiempos, son dictadas cuando le marean con preguntas de esa índole a Mahoma. Los intérpretes del Corán más modernos saben de estos extremos. Pues el Corán da por sentado que es lícita la esclavitud de aquellos, claro, que no son musulmanes. Eso no se sustenta hoy día. El Corán dignifica y atribuye derechos a los esclavos que entonces no tenían.
    Si los intérpretes y aplicadores de esta doctrina fiaran más en su condición de modernizador, moralizador y superador de aquellas condiciones personales y sociales ancestrales que en su textualidad, podrían sin problema adaptarla a unas reglas más de hoy.
    Interpretado literalmente, el Corán no resiste, con los paradigmas actuales, el más mínimo debate.
    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s