Levedad


No suelo ir por el blog de Rosa Díez. Hoy, sin embargo, me ha llamado la atención el nombre de una entrada que alguien había linkado en el blog de Santiago González: “cosecha roja”. Al leerla -aparte de lo poco “hammettiano” del estilo- he tenido un déjà vu: he sentido que ya conocía ese artículo. Luego he caído en que siempre que leo a Rosa Díez termino encontrándome, a los dos o tres párrafos, esas repeticiones retóricas a la que son tan aficionados los oradores populistas, y que me resultan altamente molestas, porque parece que esperan que uno se ponga en pie, haga el paso de la oca e invada algún país fronterizo.

Para saber si exageraba o no, he hecho un experimento: mirar las anteriores entradas que no he leído, a ver la frecuencia de las anáforas de Dª Rosa. El resultado es … ¡véanlo ustedes!:

1.-Entrada de 9/5/2012:

Fueron tan útiles que han conseguido estar en las instituciones democráticas a las que (…). Fueron tan útiles que han conseguido que gobernantes democráticos antepongan la vuelta de los asesinos (…). Fueron tan útiles que políticos decentes nos interrogan sobre (…) . Fueron tan útiles que legiones de buenas gentes

2.-Entrada de 27/4/2012:

” … ahora nos dice que no sólo no exigirán los mínimos (…). Dice el Gobierno de Mariano Rajoy que los terroristas ya no tendrán que pedir (…) ; dice el Gobierno de Mariano Rajoy que los terroristas que quieran reinsertarse (…). Y dice el Ministro del Interior que todo este plan (…) Qué cobardía la de este Gobierno, (…) Ahora nos dirán (…) Qué vergüenza la de este Gobierno que quiso enmascarar (…) ¡Qué vergüenza, qué cobardía y qué falta de honor! (…)

3.-Entrada de 9/4/2012:

“… sólo es vasco quien no es español; sólo es vasco quien quiere la independencia; sólo es vasco quien hace borrón y cuenta nueva de los crímenes de ETA. (…) Sé que soy una ceniza por empeñarme en hablar (…); ya sé que es mejor hacer como que (…); ya sé que no hay que llamar la atención sobre las soeces palabras del lehendakari (…) La nube de cloroformo propicia ese olvido (…) . Ese olvido imprescindible para que los enemigos (…); ese olvido que reclama Günter Grass a los alemanes respecto del holocausto.(…) Los que extienden el cloroformo le llaman a eso «un tiempo nuevo». Sí, es verdad que es un tiempo nuevo; es el tiempo en el que te marginan (…). Es el tiempo en que te miran mal si afirmas que ETA sigue existiendo (…). En este tiempo nuevo cualquiera se cree con derecho a descalificarte (…). En este tiempo nuevo te conviertes en una persona molesta si no eres capaz de entender que el «ahora somos Gobierno» justifica cualquier cambio de táctica en relación con ETA.

4.-Entrada de 31/3/2012:

(…) El establishment no está acostumbrado a que un partido político diga lo que va a hacer (…). No están acostumbrados a que demostremos en la práctica que se puede hacer política de otra manera. No están acostumbrados a que cumplamos nuestros compromisos: no negociaremos otra cosa que políticas.(…) O sea, que quienes se tienen que aclarar son ellos, los que (…). Los que se tienen que aclarar son quienes se empeñan en dividir a los españoles en rojos y azules, sin querer comprender (…) Unión Progreso y Democracia es el único partido español del Siglo XXI: un partido político nacional, progresista y transversal; un partido empeñado en (…); un partido que busca que (…). Somos un partido que nacimos para (…).

5.-Entrada de 17/3/2012:

Los nietos de quienes la proclamaron estamos hoy aquí: somos (…). Estamos aquí reivindicando que (…). Estamos aquí para (…). Estamos aquí para (…). No se olviden de esto: nosotros, los constitucionalistas vascos, (…) No olviden que si nos fuéramos (…). No se olviden que el problema no es sólo ETA (…). Hemos convivido, hemos ampliado y compartido experiencias, hemos aprendido a querernos. Hemos recibido a lo largo de nuestro recorrido una respuesta humana emocionante y reconfortante, tanto de las instituciones que hemos visitado como de los ciudadanos. Hemos confirmado que la dignidad está por encima del color político de los gobiernos. A todos los responsables institucionales les hemos transmitido la idea más importante: que hablando con los terroristas no se entiende la gente; que el dialogo les da oxígeno, y eso es malo; y que la fortaleza les desalienta, y eso es bueno. Nos hemos encontrado a muchos ciudadanos que nos preguntan qué pueden hacer; que nos dicen que no estamos solos; que reconocen que “esto o es vida”, que “aún hay gente buena”…Hemos sentido miradas húmedas, hemos escuchado: ”mi hijo fue asesinado allí…” A todos hemos explicado, hablando de los cómplices necesarios, que un partido político que no respeta las reglas se convierte en un partido antidemocrático; que un partido que no se conmueve con el dolor de las víctimas adquiere tintes y perfiles antidemocráticos. Nosotros decimos NO a:

– La hipocresía con la que el Gobierno Vasco hace campaña a favor de las víctimas mientras que los partidos que lo forman se niegan a darle la medalla de oro a Joseba Pagazauntundúa Ruíz.
– Decimos NO a los tibios, a los que miran para otro lado mientras junto a ellos viven personas amenazadas por ETA por el mero hecho de no ser nacionalistas.
– Decimos NO a quienes tratan por igual a las víctimas y a los verdugos.
– Decimos NO a la marginación social de quienes dicen NO.
– Decimos NO a quienes se benefician de los crímenes de ETA.
– Decimos NO a quienes piensan que pueden negociar con ETA nuestra libertad.
– Decimos NO a los neutrales, a los que reivindican la libertad de expresión, que ya tienen, y no rechazan a ETA poniéndose una pegatina para que no les confundan con las víctimas.
– Decimos NO a quienes olvidan que las víctimas lo son por defender el Estado de Derecho y la libertad para todos, también para ellos.
– Decimos NO a quienes quieren excluirnos por decir no.

6.-Entrada de 10/3/2012:

He pensado que la próxima vez que tenga que pedir al Gobierno (…). Estas y muchas otras que son la memoria de la resistencia de todos los que hemos pasado toda nuestra vida entre enemigos de la democracia; todos los que no hemos disfrutado de forma efectiva (…); todos los que hemos visto crecer con miedo a nuestros hijos y a los hijos de nuestros amigos; todos los que hemos borrado pintadas antes de que los niños fueran al colegio; todos los que hemos despedido a muchos amigos, a muchos escoltas, a muchos compañeros; todos los que hemos llorado juntos, los que nos hemos abrazado por tener un alcalde constitucionalista, todos los que nos hemos considerado “de los nuestros” sin preguntarnos por nuestra ideología o nuestras creencias. He pensado que si leyendo estas cosas no devuelvo (…)

7.-Entrada de 28/2/2012:

Han pasado de exigir la derrota para (…); han pasado de comprometerse a iniciar los procedimientos de (…) ¿Acaso es por eso que Rajoy ha acordado con Rubalcaba posponer la renovación del TC? ¿Acaso está esperando una sentencia favorable (…) Seguiremos proponiendo la persecución del crimen y de los que (…); seguiremos recordando que la derrota de ETA es la condena de toda su historia; seguiremos exigiendo el reconocimiento del daño causado (…)

No sigo. Supongo que es suficiente. He copiado lo que me parece más evidente, pero en los artículos las repeticiones y las preguntas retóricas son constantes. Pero ¿por qué he hecho este ejercicio tan aparentemente inútil? Lo he hecho porque la retórica no es un elemento neutral. Lo he hecho porque prefiero un discurso articulado sobre las ideas más que sobre los ritmos. Lo he hecho porque la repetición no te concede la verdad, aunque puedas creer que sí. Lo he hecho porque el ejemplo máximo de la repetición machacona, en la historia de la oratoria, es el j’accuse de Zola, y a eso suenan siempre los que claman repitiendo consignas, a acusadores. Lo he hecho, en fin, por hacer una broma y para que se echen unas risas, pensando sobre lo pomposos que podemos, todos, llegar a sonar.

Ésa es la parte más interesante del asunto. La broma se basa en el salto lógico absurdo, en el juego. Exige chisporroteo, pausas en las que suena el cuerpo que se desinfla y la sonrisa que comienza; y si no vamos a ser sublimes -y hay pocas ocasiones en las que uno puede serlo- entre optar por la gravedad o la levedad, caigamos en la segunda nueve de cada diez veces.


17 comentarios en “Levedad

  1. Pues a mí me parece que la oratoria, siendo todo eso que dices, es el uso de recursos lingüísticos para conseguir un determinado efecto, que puede llegar a considerarse un arte, y que me alegra saber que aún quedan políticos que la dominan, la verdad.

  2. Yo al invento ese hace mucho que lo llamo el “partido rosa”. Todavía zahiero a mi sobrino de veinte añitos su primer voto por esta opción. No es capaz de explicarme qué le motivó. Y es de los universitarios de élite. ¡Señor, señor…!
    Salud.

  3. Se escribe como se habla a ‘las masas’. La anáfora es un recurso oral, poco sutil. Ben trovato, tsevan.
    Saludos.

  4. Ni contigo ni sintigo tienen mis males remedio…
    Las figuras literarias, sobre todo habladas, tendrían que ser ligeras, pero lo que de verdad importa es la sustancia de lo que dicen. Aunque haya que traducirlas al lenguaje de Gracián… Y las acotaciones “puntosuspensivas” también tienen importancia.

  5. Buenos días,

    Leyéndole hoy ahora creo entender parte del comentario que le dejo Juande González en su artículo del modelo toro-rana: “Le odio a usted y a todo lo que representa”. Supongo que le odia por decir que la reina esta desnuda. Es algo que no llevan muy bien los regeneradores de la patria y los únicos autoproclamados hombres buenos de la política española.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s