Cosas que ya hemos visto

Leo gracias @Eleder_ una entrada publicada en la web Politikon. No es que no me parezca sensata, aunque observo en ella -y no me extraña- cierta reacción habitual en situaciones de crisis: la de creer que el que dirige un Gobierno o un ejército es responsable de lo mal que nos van las cosas (digo “responsable real”) y que con otro al frente las cosas irían mejor. Por desgracia, la Historia nos enseña que hay problemas que exceden de las capacidades de gobernantes y dirigentes, que la marea de las fuerzas materiales, de todo tipo, en ocasiones es simplemente imparable, y que, a veces, simplemente hay poco que hacer, salvo ponerse a cubierto (si es posible). Esta ilusión acerca de que siempre “hay algo que podemos hacer” para evitar las consecuencias de una crisis o una catástrofe produce otra consecuencia añadida y esta es la que más me interesa en relación con este artículo. Pero, antes de entrar en esto, quiero añadir que no estoy afirmando que los que nos gobiernan aquí, allá y acullá, no sean responsables y que no estén haciendo las cosas mal; simplemente puede que estemos exagerando y que, si nos fijamos en crisis anteriores, los que mandan hoy pueden terminar siendo reconocidos en los libros de historia como campeones de la sensatez y la previsión. Al fin y al cabo, llevamos cuatro años de crisis y nos preocupan descensos del PIB y de la riqueza minúsculos si los comparamos con los de otras épocas. Es igual, siempre se puede hacer mejor y nunca hay que minimizar la capacidad de un gobernante para joderla bien jodida.

Voy con la consecuencia añadida. El artículo que enlazo afirma:

Es hora de pedir reformas. En serio, es hora de pedir que alguien haga algo, y lo haga de una puñetera vez. (…) España necesita reformas, sean de derechas o de izquierdas, pero necesitamos cambios. Hasta que no exijamos eso de nuestros políticos, no vamos a ver nada remotamente parecido a una recuperación. Si no aprobamos estas reformas nosotros solitos o las escribirán desde Bruselas gente que quiere cobrar deudas, no arreglar el país, así que podemos escoger. O podemos seguir haciendo el melón y nos la pegamos de veras.

No quiero ser injusto e incidir excesivamente en una expresión extraída de un artículo que, insisto, me parece pertinente y reflexivo. Sólo quiero plantear un par de cosas. La primera, no es hora de “hacer reformas, sean de izquierdas o derechas”. Puede ser mejor no hacer nada que cambiar algo por cambiarlo. Cada reforma lleva aparejado un coste. No hablo de lo que pierda una supuesta “clase privilegiada” (todos tenemos privilegios y espero no tener que argumentar esto); hablo del coste de cambiar algo que ya está funcionando. Yo creo que hay que hacer reformas, pero también creo que algunas serían buenas, otras neutras y otras pueden resultar desastrosas. La segunda es que, la propia historia nos enseña que los Gobiernos y líderes pueden caer en una parálisis en épocas de crisis, pero que también pueden caer en la patología contraria: la de movernos espasmódicamente, intentando dar con las teclas milagrosas que nos saquen del problema, como los generales que ordenan histéricos movimientos de tropas para que parezca que hacen algo.

Personalmente, creo que lo primero es convencernos de los datos básicos: que estamos muy jodidos y que tenemos que sufrir, currar más, ser más pobres y asumir una culpa colectiva que aún no se ha asumido. Si asumimos todo esto, una cierta “psicología de guerra”, tendremos la actitud correcta para hacer frente a lo que nos viene (y si luego no es tan grave, todos nos alegraremos), y desde la calma discutir sobre modelos y sobre caminos. Esto presenta una ventaja indudable: asumidos los datos básicos, las propuestas imbéciles y las que niegan la realidad presentarán su cara de la manera más cruda.

Naturalmente, nada de esto es posible en España. Al menos de momento.

22 comentarios en “Cosas que ya hemos visto

  1. Hacia tiempo que no leía tal cúmulo de sensateces. Me encanta volver a leerle en sus propios lares, Sr. Tse, lo estaba echando de menos.

  2. Lo que está claro es que mientras tanta gente siga convencida de que existe el free lunch, ese debate calmado sobre propuestas y modelos es casi imposible.

  3. Empiezo a apreciar que lo primero (darse cuenta de que estamos jodidos) ya es una certeza y un logro, sin la cual todo lo demás sería impensable. Lo de asumir la culpa colectiva pienso que tiene que ser lo segundo. Y lo de joder a los demás lo último. Pero tal vez perdimos mucho tiempo en lo primero.

    No sé si alguien de ustedes conoce la anécdota que resucitó estos días de que una vez un comunista le dijo a S. Carrillo que le quería hacer una autocrítica.
    Muy buenas.

  4. No recuerdo lo que solía contestar Mercutio en estos casos. Un monosílabo, me parece.

    Lo primero es ver una fila de miles, de uno en uno y todos detrás del Rey, pidiendo disculpas a la japonesa. Lo segundo es que esos miles pasen por los tribunales, los jueces hagan su trabajo y manden a cientos de delincuentes a la cárcel, que para eso les pagamos; impartir justicia, creo que lo llaman. Y ya como tercero, si ustedes quieren, estoy dispuesto a rezar el rosario todas las veces que sean necesarias y hasta ponerme un cilicio.

  5. S, usted cree que primero hay que hacer eso. Yo creo que eso es casi seguro imposible y me parece que es sin duda imposible hacerlo antes. Como creo que asumir esa culpa colectiva nos ayudaría mucho a salir de ésta, creo que sería útil que lo hiciéramos (sin perjuicio de intentar lo que usted considera prioritario; no tengo ningún problema en eso). Ese es mi análisis del asunto.

  6. Gracias por volver, don Tsé. Todo lo que dice usted está muy bien. Pero yo, desde esta mañana en que he estado oyendo las tertulias, he sido invadido completamente por el pesimismo. Ayer unos venaos intentaron asaltar el congreso. La policía carga dándoles azotes en el culo y todo lo que se oye hoy es si la policía se pasó, si violencia policial, si no llevan la chapita identificadora. En fin, que tengo ganas de llorar. No voy a decir eso de “tenemos lo que nos merecemos”, porque yo no me lo merezco. Pero creo que la inmensa mayoría sí que se lo merece.

    Acepto cualquier trabajo fuera de aquí. No me pregunten mi profesión. Acepto lo que sea con tal de largarme a algún sitio serio. No aguanto más

  7. La visión de la situación general está siempre influenciada por las pequeñas cosas de cada uno, por nuestras minucias y miserias diarias. Tse, quiero decir que no es más que un desahogo de alguien que ha perdido toda esperanza en España como Estado bien organizado. Claro que eso no sucederá, nunca. Pero empezar a pensar en culpas colectivas, como primer paso, me suena a comenzar a meditar si tal vez deberíamos haber bebido menos, si no tendríamos que haber ido por una calle con más luz y llevado una falda más larga; antes de que nos violaran.

    PD.- Me alegra reencontrar al bloguero y no a la estrella de JD 🙂

  8. No sé si irse a trabajar fuera servirá para algo. Yo mismo llevo 27 años trabajando fuera y, aunque personalmente no me ha ido mal, la caida del prestigio de mi país, que es España, me afecta.
    Mis hijos quieren volver y han vuelto a Madrid: tendrán que decidir ellos si asumen esa responsabilidad colectiva de la que habla Tse. Yo no la asumo porque he hecho mi trabajo, he pagado mis deudas y he votado por correo a gente que no ha podido gobernar… Mis diputados pierden sistemáticamente todas las votaciones, pero están ahí diciendo cosas que conviene que se oigan, aunque nadie les escuche.
    Como las predicciones (“sobre todo si son de futuro”) son demasiado difíciles, me voy a conformar con seguir viendo los toros desde la barrera centroeuropea.
    Por el momento no lo veo nada claro: como la “mayoría silenciosa” de la que habla Rajoy (citando a Reagan…) no reaccione, por ejemplo este otoño en las periferias rebeldes, vamos a seguir yendo de culo…

  9. Qtyop, sin anda por ahí, que andará…dónde puedo ver la Copa Ryder? algún canal que no sea el plus? Me hablan de “Sportmanía”, pero no lo veo en su programación. Gracias adelantadas y un beso.

  10. buenos días julia,

    No, no creo que en Sportmanía lo pongan; salvo resúmenes o diferidos. Lo ponen íntegro y en directo por los canales dedicados al golf del plus. No sé si llegan a Imagenio u otros paquetes similares.

    Por satélite tampoco creo que se pueda ver en abierto en directo. Ni en la BBC.

  11. Muchas gracias, Qtyop. Tengo el plus básico (así lo llaman, creo), pero contratado a través de una oferta de Telecable.
    Intenté ahòra por la mañana ampliar mi demanda, pero ni hablar, claro. Tendré que hacer una limpia en un sitio y aceptar de una vez lo de Canal +. Este año me quedaré sin ver la Cup Ryder, pero espero que sea la última.

  12. “Creo que lo primero es convencernos de los datos básicos: que estamos muy jodidos, y que tenemos que sufrir, currar más, ser más pobres y asumir una culpa colectiva que aún no se ha asumido”. Totalmente de acuerdo. Sin embargo, en España resulta una tarea hercúlea (ayuda, además, que el Gobierno comunica casi tan mal como la Iglesia y la SGAE).

    Basta leer a muchas élites intelectuales y mediáticas (que, a la postre, determinan notablemente el imaginario social de la crisis) para asistir a la abolición de la responsabilidad individual. Elijan su favorito: los bancos, los políticos, los “mercaos”, Merkel, Bruselas… ¡¡Y lo dice gente inteligente, leída, hasta laica!!

    La “psicología de guerra” resulta imposible, Tsé, porque la verdadera guerra es contra el principio de realidad. Y para esa guerra, a falta de educación, es necesaria la propaganda.

    (El pesimismo es lo fácil; intentaré evitarlo).

  13. Datos básicos:

    1. ‘que estamos muy jodidos’. Indudable, quién va a negarlo

    2. ‘y que tenemos que sufrir, currar más, ser más pobres’. Estamos en ello.

    3. ‘y asumir una culpa colectiva que aún no se ha asumido’. ¿Culpa colectiva? ¿Qué ha pasado con Tse? ¿Me lo han cambiado?

  14. No, Schelling, sigo siendo el mismo. Uso ese término en un sentido descriptivo. No creo en las culpas colectivas, pero sí creo que la mayoría de los españoles han puesto su grano de arena. Naturalmente, muchos no tienen ninguna responsabilidad, y la responsabilidad de la mayoría es individuo a individuo menor que la de los que han mandado y más influencia tienen (y no le digo la de los chorizos y corruptos). Pero esos muchos pequeñoresponsables suman una inmensa inercia hacia las respuestas equivocadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s