La que se avecina (X)

No deja de asombrarme el empeño sistemático con el que los nacionalistas se aplican para ensalzar a determinados personajes de su historia. Sobre todo, porque muchos de los glorificados serían incapaces de resistir un solo asalto en un combate de conducta democrática. Uno de los elegidos para la loa suele ser Lluís Companys al que se le suele disculpar, como si se tratara de una travesura, la proclamación por las bravas en 1934 de un “Estado Catalán”. Lo que “La Vanguardia” consideró en su tiempo “Alzamiento del Gobierno de la Generalitat”, titular significativo y precursor de otro de consecuencias mucho más trágicas.

LV

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1934/10/09/pagina-6/33155298/pdf.html

Y por si este conocido precedente no fuera suficientemente revelador para mantener a determinados personajes en el congelador de la historia, ahora descubro una nueva perla de este magnífico ejemplo de político con el que la empatía de los nacionalistas parece total. Al ser elegido Presidente del Parlamento de Cataluña el 6 de diciembre de 1932, Lluís Companys proclamó: “Renacido el espíritu inmortal de nuestra raza, tomo posesión victoriosa de esta fortaleza para celebrar de nuevo Cortes nuestras, que dictarán leyes nuestras en lengua nuestra.”
Pero volvamos al presente. Tenemos ahora mismo en activo a un presidente de la Generalitat tremendamente preocupado y disgustado por el escaso respeto, que según su parecer, se dispensa a Cataluña desde el resto de España. Veamos un ejemplo clarificador de cuál puede ser la manera que él concretamente entiende por estrechar lazos para evitar esa antipatía:

Pues ya lo ven, meterse con el acento andaluz y con el acento gallego y permitirse el lujazo de hablar de que “a veces no se les entiende… pero hablan castellano”. Lo que no me deja otra opción que parafrasear a Enrique Jardiel Poncela con su famoso “…¿pero exisitió alguna vez un President de la Generalitat normal?

10 comentarios en “La que se avecina (X)

  1. Seguro que ya lo conoce. Yo me lo pongo alguna vez. Ya solo veo el trozo del “niño del Exorcista” Espot. Quizá debería darme miedo pero no puedo evitar partirme de risa. No puede ir en serio, tiene que estar sobreactuando.

    ¡Feliz Año!
    Gracias por la entrada.

  2. Lo malo del racismo nazionalista es que los juicios de Nuremberg no le llegan hasta que han perdido la guerra. Y esta guerra (fría) aún no la están perdiendo…

  3. Hoy en una tertulia radiofónica alguien ha aventurado la relación entre el cese del fuego de ETA y el desafío secesionista en Cataluña. Lo digo porque yo siempre he pensado que si las atrocidades de ETA beneficiaban a alguien era a estos otros. Y porque de guerra nada, Sr. Grunentahl. Ya verá que nada.

    Muy buena idea la de Goslum de aprovechar las hemerotecas, sea la de ABC o la de La Vanguardia, útiles por su extensión aunque desiguales en coherencia. LV, ya lo dijo el último Godó, siempre al lado de quien (paga-)manda.

  4. Amiga Aaoiue, me sorprendió asaz el término empleado por LV para denominar lo de Companys. Supongo que en aquellos tiempos era muy normal su uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s