Más sobre la “doctrina Parot”

Algunos ya sabrán que hace un par de días escribí en Jot Down sobre qué se planteaba en el recurso ante el TEDH sobre la llamada “doctrina Parot”.

Ayer tuvo lugar la vista. No conozco más que las crónicas de los periodistas, por lo que no sé si la intervención del abogado del estado fue, como se dice por ahí, magistral o no. Espero que, como representante de España, lo fuera realmente.

Sólo quisiera precisar algunas cuestiones importantes en relación con lo que he leído y he escuchado desde ayer.

1.- El TEDH no va a derogar nada. Si la sentencia confirma -como espero- la de la instancia, la llamada “doctrina Parot” seguirá en el código penal, pero no se podrá aplicar a los que cometieron delitos antes de la reforma de 2003. No habrá ninguna tarifa plana a partir de esa fecha y si la hay antes los responsables serán los parlamentos españoles sucesivos, no el TEDH.

2.- El argumento de que no es los mismo matar a 1 que a 100 es muy interesante, pero eso es algo que deben prever las normas penales en vigor. No obstante, dado que tanta importancia se da a esta cuestión, pregunto: ¿es lo mismo cometer cuatro asesinatos terroristas que cincuenta? Lo digo porque en ambos casos, HOY, la pena que se va a cumplir es la misma: 40 años. Si no es lo mismo y la consecuencia es igual, me da que el argumento no es tan contundente como se pretende y tiene un límite. Al final, el límite, claro, es la ley. La ley aprobada. La vigente.

3.- El argumento sobre los beneficios penitenciarios y la exigencia de requisitos para obtenerlos y que es algo que es materia de cada Estado y que no afecta a la irretroactividad de las normas penales desfavorables es muy interesante, pero presenta un problema en el caso concreto que se juzga. La redención de penas por el trabajo formaba parte del sistema penológico del Código penal de 1973. Estaba contemplado en el artículo 100 de esa norma y sólo se excluía de su aplicación a quienes observasen mala conducta reiterada o quebrantasen la prisión. Era, a todos los efectos, automático para todos los condenados y se aplicaba de una forma constante desde su aprobación. Sin derogar esa norma resultaba imposible no aplicarlo a los condenados durante su vigencia.

Hay, en relación con esto, un argumento simple y llanamente definitivo sobre el hecho de que el asunto de que se cumplieran otros requisitos (por ejemplo el abandono de los fines terroristas) tuviera o no importancia: si podía aplicarse discrecionalmente, ¿por qué es necesario que el Tribunal Supremo en 2006 se invente -tras décadas de una práctica constante en otro sentido- la “doctrina Parot”? Si es tan claro que podían darse o no -como parece venir a sostener el abogado del estado según lo que he leído- lo más fácil sería habérselo negado. Haber dicho: la pena es de 30 años y la redención de penas por el trabajo es discrecional -o no automática, al menos- por lo que no redimes nada, amiga etarra, y al trullo treinta años. No. No hacen eso. No discuten que esos beneficios haya que concederlos a todos los etarras. Lo que hacen es descontarlo desde la suma total de condenas y no desde la condena máxima, como se hacía hasta ese momento. Yo espero que alguno de los que aducen este argumento me conteste a una pregunta tan sencilla: ¿para qué la “doctrina Parot” si la redención no era automática y se podía sin más denegar a los etarras? Ánimo.

4.- Se insiste en que no se trata de un caso de aplicación retroactiva de una norma desfavorable. Se olvida que en 2003 se aprueba una reforma del código penal que recoge expresamente la llamada “doctrina Parot”. Esa norma no existía antes. Hablamos de una norma dentro del Código penal que determina expresamente qué cuenta hay que hacer a la hora de aplicar los beneficios penitenciarios. Y se olvida que lo que hace el Tribunal Supremo es aplicar el criterio introducido en 2003 a condenas por hechos cometidos durante la vigencia del Código Penal de 1973. Y lo hace, por vez primera, en 2006, cuando se llevaba décadas interpretando la pena refundida como una nueva pena EN TODOS LOS CASOS SIN EXCEPCIÓN. Si era una cuestión relacionada con los beneficios discrecionales, ¿por qué cambiar la ley en 2003 -reformando el nuevo código- para hacerlo expreso?

Insisto. No sé qué hará el TEDH. Cuando dicte la sentencia y leamos sus argumentos podremos opinar nuevamente. Lo bueno del asunto jurídico es que los argumentos van por un lado y las decisiones por otro. Las decisiones hay que cumplirlas; los argumentos se pueden discutir.

Para mí todas las decisiones judiciales son discutibles. Eso sí, no puede ser que las sentencias del TEDH sean la Biblia cuando nos gustan y un asco producto de un sitio infecto lleno de jueces de países raros, cuando nos molestan.

Algo más: he escuchado que hay presiones del “mundo abertzale”. Yo alucino, la verdad. No sé, uno esperaría que, de haber presiones, las presiones verdaderamente efectivas sean las de los gobiernos de los estados, que son los tipos que de verdad tienen poder. Si es verdad que el “mundo abertzale” tiene más capacidad de presión en el TEDH que el Gobierno español es para echarse a temblar. Yo sospecho que es mentira.

En fin, seguiremos discutiendo.

7 comentarios en “Más sobre la “doctrina Parot”

  1. Perfecto.
    A mí también me ha llamado la atención lo de la intervención “magistral” porque el único argumento que ha trascendido (el de no es igual 1 que 130) no tiene nada que ver con lo que se juzga.
    Por no hablar sobre qué sentido tendría hablar de redimir pena si la pena es de 1000 años.

  2. “Si es verdad que el “mundo abertzale” tiene más capacidad de presión en el TEDH que el Gobierno español es para echarse a temblar. Yo sospecho que es mentira.”

    No es exactamente quien tiene más capacidad de presión, sino que el TEDH es (o pudiera ser, no lo afirmo; simplemente sospecho) más susceptible a la presión ejercida por los héroes de un pueblo sometido por una potencia ocupante que a la de un Estado que aún conserva tics franquistas

  3. Brutal el párrafo final, don Tsé. El recelo, yo lo entiendo, es el aprovechamiento que pueda hacer el infecto nacionalismo, pero somos más y mejores, señores.
    Magnífica exposición ex ante y ex post.
    Saludos.

  4. El punto 2 es débil. No es lo mismo matar 1 que 100. Pero debe haber un límite. Siempre lo hay, salvo que alguien quiera la cadena perpetua (no es mi caso).
    La cuestión es que muchos pensamos que un límite de 20 años es poco para 100 asesinatos. Un límite de 40 años es, en mi opinión, más justo para unos crímenes así. 60 años, por ejemplo, sería de facto cadena perpetua y, también en mi opinión, no sería humano tener a alguien a los 90 años a alguien en la cárcel, aunque fuera Hitler. Siempre existe un listón. Y el listón de 20 años (existentes de facto cuando no se aplicaba la doctrina Parot) era muy bajo. Esta creo que es toda la cuestión referida a la doctrina Parot, que muchos pensamos que un listón de 20 años es muy poco para ciertos crímenes (otra cosa es la cuestión jurídica y la retroactividad, ahí no entro, hablo de mi opinión sobre la justicia o no respecto a la pena que debe cumplir alguien que comete ciertos delitos).
    No es lo mismo, en ningún caso, 1 que 100. Argumento, entiendo yo, irrefutable. O por lo menos, no he leído de nadie que lo haya refutado hasta el momento. Desde luego, no está en absoluto refutado en el punto 2.

  5. Disculpe mi comentario, nacido de la más absoluta ignorancia. Tengo la impresión de que la doctrina Parot no es más que un intento de arreglar tarde y mal un problema que viene desde las penas previstas en la ley para los casos juzgados.
    Recuerdo el comentario de un americano tras las sentencias del 11M, diciendo si era en eso en lo que valorábamos las vidas de casi doscientos españoles y de como nos convertíamos de ese modo en un flanco especialmente débil frente a ataques de terroristas, a los que se lo poníamos tan barato.

  6. le garantizo que los condenados 11M con penas más graves pasarán treinta años en la cárcel
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s