El año del silencio

Contaba aquí esto:

Katharine Clifton y el conde Almásy prácticamente se acaban de conocer. Ella le pregunta qué lleva a un hombre como él a errar por el desierto, dejando atrás su castillo o lo que sea que tuviera en Hungría.

Almásy le contesta: una vez me llevó un guía camino de Faya. No habló durante nueve horas. Al final, señaló el horizonte y dijo: “Faya”. Ése fue un gran día.

Sospecho que pocos lo entendieron y que pocos de los que lo entendieron lo comparten.

Por eso está tan sobrevalorado el diálogo.

*************

Cuando mis hijas eran pequeñas, de vez en cuando les decía: “ha llegado la hora del silencio”. No solía durar más de quince minutos, pero ah.

Perdida la autoridad, se ha hecho mítica.

*************

No suelo prestar atención a Juan Manuel de Prada, al que conocí en algún debate de Garci. Sin embargo, hoy ha escrito un artículo sobre la Ródina. Aconsejo su lectura. Es vacuna.

3 comentarios en “El año del silencio

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s