El fin de la prensa

En julio de 1845 un avezado periodista norteamericano ya anticipó la crisis actual de los periódicos por el advenimiento de internet:

Telégrafo

No me dirán que no es algo maravilloso.

Anuncios