Camino de la muerte tuitera

En diez días, mi vieja cuenta de tuiter ha perdido 55 seguidores. Si se mantuviera un ritmo como el actual, en 909 días alcanzaría el 0 absoluto. No llegará a esa situación porque al menos me seguiré siguiendo para evitar el colapso.

Sin embargo, será curioso ir observando (y más en un blog termodinámico como este) hasta qué punto la ausencia de actividad produce una degradación uniforme o no. Naturalmente, el aumento de entropía tuitera es inevitable.

Creo que, al efecto, hay que considerar tres principios que tienen un sentido diferente:

1.- Por un lado, el ritmo de la degradación debería aumentar desde el momento en que se vayan rompiendo los enlaces entre esa cuenta y los que la seguían como consecuencia del hecho evidente de que no se recuperará.

2.- Esto podría verse compensado en parte por el hecho de que, mientras subsista, puede ofrecer alguna información que incitará la introducción de energía tuitera. Por desgracia, estos episodios serán cada vez más raros: la evidencia de degradación y abandono serán tan inmediatos (con ese “chau” que irá oxidándose a gran velocidad) que, salvo algún despistado aka gilipollas, lo normal será incluso apartar la mirada con repugnancia.

3.- La velocidad de degradación puede ser diferente considerando el tipo de enlace tuitero subyacente. Podría ocurrir que la intensidad de alguno de esos enlaces retardasen el proceso a partir de un cierto nivel de “desorden”, en particular si la cuenta se mantiene en un ambiente seco. No obstante, la existencia de otros sustratos a los que adherirse (esa cuenta clónica repleta de vida potencial) puede convertirse en un peligroso atractor.

4.- Finalmente, no se trata de un experimento “doble ciego”, ya que el autor de este blog es un bocazas, por lo que cabe un efecto placebo inducido a favor o en contra.

Sí, ya sé que he dicho tres principios y he enunciado cuatro.

La explicación es sencilla: uno de ellos es falso; concretamente el cuarto. El jurado actuará como si no lo hubiese escuchado.

Anuncios

3 comentarios en “Camino de la muerte tuitera

  1. ¿Otro tseexperimento?

    No creo que llegue al colpaso. Por experiencia personal es normal que los primeros días de inactividad, sobre todo si viene de la mano la creación de una nueva cuenta, haya una pérdida de followers, pero, en un determinado momento, la sangría de unfollows se detiene. El porqué no lo tengo claro, pero apostaría por el 2º principio.

    Me ha parecido interesante el post “un tseexperimento”. Es llamativo que a pesar de empezar una nueva vida tuitera, al final, es más que probable que te sigan (o sigas) a los que te seguían (o seguias). Será que, en el fondo, buscamos afinidad hasta en la tuiter. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s