ENTREVISTA EXCLUSIVA DE GOSLUM al “Pequeño Nicolás”

El pequeño Nicolás me cita en un cafetería de las afueras del centro de Madrid. No se fía del CNI ni de Media Markt (a la que debe 5 plazos de una radio de plasma que les compró de oferta y lo andan buscando también). Viste elegantemente de esmoquin y porta un sombrero tirolés que no recuerda si le regaló Arnold Schwarzenegger o Pep Guardiola. Antes de sentarnos se hace no menos de cinco selfies sonriendo. Me lleva hasta una mesa rinconera desde la que asegura podrá controlar a todas las personas que entren y salgan de los lavabos.

GOSLUM: ¿No sería mejor buscar una mesa que te permita controlar a los que entran y salen de la cafetería?
NICO: ¡Ideaca! (Raudos nos cambiamos de mesa. Se acerca un camarero.) Gracias, no vamos a tomar nada, estamos de incógnito… y vigila con ese trapo que llevas no vayas a provocar una salmonelosis.
GOSLUM: ¿Te están siguiendo en estos momentos?
NICO: Que no te quepa duda. Quieren saber lo que hago a cada instante, incluso en las pausas. Me siguen al menos nueve agencias de espionaje y agentes sociales de más de quince países. Diarios como el Washington Irving quieren entrevistarme.
GOSLUM: Washington Irving fue escritor y periodista pero ya murió.
NICO: Sí, a veces intentan engañarme.
GOSLUM: ¿Pensaste que llegarías a ser la persona más famosa de España?
NICO: Algunas veces, durante las largas noches invernales.
GOSLUM: ¿Guardas secretos de gente poderosa?
NICO: No, también de Carlos Floriano.
GOSLUM: Dicen que si hablaras podrías destruir al gobierno.
NICO: Y no menos de tres autonomías.
GOSLUM: ¿Han de preocuparse en el resto de Europa?
NICO: Sólo Draghi y Juncker.
GOSLUM: ¿También tienes el teléfono de gente famosa fuera de la política?
NICO: Claro, tengo el de Serrat, Sabina, Aute, Víctor Manuel… y el Melendi porque me insistió mucho y no quise hacerle un feo.
GOSLUM: ¿Has usurpado, estafado o falseado?
NICO: Define usurpar, estafar, falsear y esnifar.
GOSLUM: No he hablado de esnifar.
NICO: Van a por mí sin pruebas. Si tuvieran pruebas me preocuparía, o si no las hubiera borrado bien. Pero no encontrarán nada ilegal. Puede que algunas cosas absurdas.
GOSLUM: ¿Cómo conociste al rey Juan Carlos?
NICO: Por un amigo común.
GOSLUM: ¿De qué conversasteis?
NICO: Él se empeñó en hablarme del sexo en la adolescencia. Me dio todo tipo de consejos y una memoria USB con 30 gigas de porno nacional.
GOSLUM: Es un padrazo.
NICO: Ya te digo.
GOSLUM: ¿Y con la reina?, ¿hablaste en alguna ocasión con ella?
NICO: No, una vez me sirvió un Paladín a la taza y luego se marchó sin decir nada.
GOSLUM: ¿Te explicaron por qué te detuvieron?
NICO: Ni siquiera por qué me dieron una celda sin calefacción ni jacuzzi. Lo pasé muy mal. Me tuvieron media hora sin poder ir al cuarto de baño. Un infierno.
GOSLUM: Jope.
NICO: Pero eso no fue lo peor. Luego metieron en la celda a dos ultras del Liverpool para acojonarme.
GOSLUM: ¿Y qué hiciste?
NICO: Les canté el “You’ll never walk alone” y se quedaron dormidos como bebés.
GOSLUM: ¿Hablaste con la familia Pujol?
NICO: Sólo con Marta Ferrusola que es la que lleva la voz cantante.
GOSLUM: ¿Es tan desagradable como dicen?
NICO: Conmigo y con el traductor estuvo simpática.
GOSLUM: ¿Con el traductor?
NICO: Sí, se negó a hablar castellano y tuve que llevar un traductor.
GOSLUM: ¿Y de qué hablasteis?
NICO: Me contó secretos tremendos de ERC. Las 12 dietas que ha abandonado Junqueras desde que comenzó el prusés, la colección de películas de Joselito que atesora Marta Rovira…
GOSLUM: Tremendu.
NICO: Como al final no hubo referéndum legal no fue necesario utilizar todo el material recopilado.
GOSLUM: ¿Nunca hablaste con Jordi Pujol?
NICO: No. Solo lo vi una de las veces que estuve en su casa con Marta Ferrusola. Asomó la cabeza por la puerta, me miró, dijo “hola, nen” y luego a su mujer “estic amb la pitonisa al meu despatx”.
GOSLUM: ¿Conoces a Aznar?
NICO: Sí. Y además me firmó una pala de pádel. (Suena su teléfono.) Perdona… Sí, Pedro, dime… (tapa el auricular y me mira) es Almodóvar… Sí, mejor un plano corto. .. Oye, te dejo que estoy con Amenábar… (cuelga y me mira)… es un pesado. Y ya ni te hablo de la cantidad de periodistas que me piden entrevistas.
GOSLUM: ¿Quiénes?
NICO: Prefiero no dar nombres.
GOSLUM: ¿Y apellidos?
NICO: Eso sí: Gabilondo, Pastor, Évole…
GOSLUM: ¿Cómo empezaste a trabajar para La Moncloa?
NICO: Primero fueron pequeñas cosas, pequeños encargos de albañilería y alicatado de baños. Los resultados fueron tan satisfactorios que luego ya me pusieron en contacto con el CNI.
GOSLUM: ¿Cómo es el CNI por dentro?
NICO: Muy silencioso.
GOSLUM: ¿Te adiestraron?
NICO: Sí, judo, kárate, aerobic… Puede decirse que soy un arma perfecta para matar y para bailar.
GOSLUM: ¿Tus padres que opinan?
NICO: Ellos no saben nada. Creen que estudio puericultura en la Universidad CEU San Pablo .
GOSLUM: ¿Por qué te fuiste a vivir a casa de tu abuela?
NICO: Porque es como de la familia.
GOSLUM: He visto que tienes chófer. Incluso creo su cara me suena.
NICO: Es Nikki Lauda, se gana unos eurillos para la jubilación.
GOSLUM: ¡Sabía que me sonaba su cara!
NICO: Bueno, tengo que irme.
GOSLUM: Espera, lo más importante… ¿me das el teléfono de “La Pechotes”?
NICO: Ni de coña.
GOSLUM: Venga..
NICO: Que no…
GOSLUM: ¡Pequeño Nicolás!… (Y se fue.)

El diario. Periodismo a pesar de todo.

Ayer vi a mi amiga boliqui hacerse eco de una noticia:

Después de tantos años percibiendo el hedor que sale de los periódicos españoles, tuve la sensación de que esa noticia tenía que ser una manipulación y además burda, por lo que la busqué.

En ella aparece un vídeo (que según el propio periódico han recibido del PSOE) editado. Cortado, vamos. Cortado por el lugar más adecuado para que Ignacio González parezca un hijo de la gran puta sin alma que afirma no abrir comedores infantiles porque los niños madrileños están gordos. Y claro, como están gordos, no solo no hay que darles de comer sino que hay que privarles de comida, a ver si adelgazan.

No lo digo yo. Lo dicen los del periódico:

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, cree innecesario abrir los comedores escolares durante las Navidades porque los niños madrileños son obesos. Así lo ha asegurado durante el debate parlamentario de este jueves en la Asamblea de Madrid ante la petición del socialista Tomás Gómez.

Naturalmente, que el vídeo se lo haya suministrado a El Diario el PSOE (suponemos que ya editado) no libra al periódico de responsabilidad por la noticia, tal y como la titula y tal y como la cuenta. Porque, como ya advertía ayer, bastaba con ver el vídeo, ese vídeo que no llega al minuto y medio, para darse cuenta de que desde luego del mismo no se deducía lo que el periódico titulaba y lo que afirmaba en el párrafo que copio. Y el periódico debería haberse preocupado de ver el debate entero.

Y expliqué por qué en twitter:

 

AAAATse

Como era de prever, la noticia es pura porquería. De la peor. Se toma, de un cruce de intervenciones que dura más de doce minutos, dos pedacitos, uno en el que el señor Tomás Gómez habla de los niños y de la Navidad, y otro en el que el Presidente dice que el problema de los niños madrileños es que están gordos; luego añades el «porque». Y claro, el que solo lee el titular o la noticia da por sentado que el desgraciado ese que gobierna Madrid afirma que no va a abrir los comedores en Navidades porque los niños están obesos. Y el que ve el vídeo, si no tiene algo de espíritu crítico, dará por sentado que, aunque no aparezca ese porque por ningún lado, como González no dice otra cosa, hay que entender que efectivamente esa es la razón.

Naturalmente, no es la razón. Y naturalmente lo que yo preveía como posibilidad es lo que efectivamente sucedió. En ningún momento Ignacio González dice eso. Lo que dijo es que no había casos de desnutrición infantil y que se atendía a los niños por otros medios y todo el año. Para que no tengan duda, pueden verlo aquí. La intervención va desde el minuto 33’56» hasta el 45’26».

Yo no sé si lo que dice el Presidente es cierto o falso. O si lo es lo que afirma Tomás Gómez. El debate es bastante lamentable (por ambas partes), aunque no destaca por eso: se parece al que se produce habitualmente en el Congreso e imagino en las demás cámaras autonómicas. Pasa, sin embargo, que si es falso lo que afirma, lo que hay que hacer es desmontarlo. Explicar por qué es falso y qué datos lo demuestran. Demostrar que es cierto que en la Comunidad de Madrid hay niños desnutridos y que la solución más adecuada y eficaz es abrir esos comedores.

Lo que es inadmisible, aunque sea tan común, es hacer decir al otro, al enemigo, lo que no dice.

Y luego soltarlo como carroña para el populacho.