Trololó

Al margen de estúpidos debates nominalistas que tanto juego dan a los chistosos habituales, percibo avances en el affaire Grecia-UE.

Así, aunque no me gusta nada hacer de pitonisa, verán ustedes como, en breve, Tsipras empieza a ceder y donde se negaba a cualquier reestructuración de deuda y a pagos sujetos al crecimiento del PIB y donde era inflexible en ayudar a la financiación del Banco Central Europeo, empezará a ser más comprensivo con los problemas del derrochador norte de Europa.

Por cierto, troika es palabra de origen ruso y tiene su origen en la época en que Iván el terrible prohibió el cultivo de sardinas en los montes cercanos a Nóvgorod.

No en vano los griegos nos dieron la democracia a los europeos, como sabe cualquier persona ilustrada.