No estaba imputado, que estaba de parranda

Cuando el Tribunal Supremo abrió el recurso contra Chaves, Griñán y otro aforados ya dije en twitter que esto era una imputación en toda regla de hechos indiciariamente delictivos contra esos aforados.

Lo gracioso es que hubo quien dijo entonces que el Tribunal Supremo simplemente asumía competencia sin imputar a nadie. Naturalmente, esto es un disparate procesal. Todo proceso penal se dirige contra un autor. Sí, el autor puede ser desconocido, pero es literalmente imposible que lo sea cuando el órgano instructor es el Supremo, por una razón bien fácil de entender: el Supremo solo instruye cuando la causa se dirige contra personas concretas a las que llamamos aforados.

Así, desde que un tribunal abre una causa porque hay indicios de que determinados hechos pueden ser delictivos hay alguien a quien se imputa los mismos. Alguien abstracto o, en el caso que nos ocupa, indefectiblemente concreto.

Vamos, que hay imputados. No es que para mí esto suponga nada, ya que las imputaciones pueden ser falsas, extravagantes, delirantes y cualquier cosa que termine en antes. Son los políticos los que se han empeñado en correr a ponerse en cabeza de la manifestación popular de indignados que nos rodea y han decidido que si te imputan a la calle.

Considerando eso, lo que hoy ha hecho el Tribunal Supremo no es sino consecuencia de aquel primer auto. Ojo, podría haber archivado sin tomar declaración a los imputados. Imaginemos un escenario hipotético: los imputan por asesinato y el muerto aparece vivo y coleando. No parece que sea preciso que declaren para archivar, ¿verdad? Bueno, dejemos hipótesis rarunas. El Tribunal Supremo ha practicado algunas diligencias (añadidas sobre un montón de diligencias previas, ya que esto viene de otro sitio) y ahora cita a los imputados a declarar, ¿como qué?, pues claro, como imputados. Con su abogado y con sus derechos … ¡efectivamente!, como imputados.

Esto hace aún más divertido las vueltas verbales de algunos

Aunque el juez no lo precisa, la llamada citación puede obedecer a la solicitud de Chaves y Griñán de declarar de manera voluntaria.

De hecho, fuentes de las defensas de los aforados han recordado esa voluntariedad. Además, han significado que “no es un auto de imputación contra ellos, ni contiene ningún razonamiento que recoja indicio alguno de criminalidad”.

Me parto. ¿Cómo que no hay ninguna imputación? ¿Entonces qué hace el Tribunal Supremo investigando hechos en los que parece han intervenido los imputados? Todo el auto inicial es un auto de imputación. Lo que hay que hacer para justificar que no hagan con ellos lo que hicieron con Tomás Gómez, un señor contra el que ni siquiera hay imputación.

Y lo de la voluntariedad es de chiste. Aunque lo hayan pedido los imputados, el magistrado los llama a declarar porque les imputa hechos que indiciariamente tienen apariencia delictiva. Y lo sabemos porque si no el magistrado todo lo más se tomaría un café con porras o se jugaría con los imputados una partida de mus en el bar El Supremo, que está enfrente de la puerta por la que se entra al tribunal. No habría un fiscal, abogados, oficiales y magistrados, ni se informaría de derechos y se dejaría constancia de la declaración.

En fin, que solo falta que se condene a alguien e ingrese voluntariamente en prisión para que El País recuerde que el tipo no es un convicto sino un señor muy honrado con demasiado tiempo libre.

10 comentarios en “No estaba imputado, que estaba de parranda

  1. Esperaré a que ESTE ARTÍCULO también sea debidamente ACTUALIZADO para comentar, que por ahora me parece muy claro y se entiende todo demasiado bien.

  2. Con el agravante aquí, don Samuel, que ha habido una previa exposición razonada elevada por la Juez Alaya, que ha sido objeto de examen y estimación por parte del Alto Tribunal.

    Recordemos aquello de que un Juez provincial cualquiera solo debe elevar la citada exposición cuando haya “depurado y apurado” (sic) la investigación. Es decir, cuando nos la presente a los altos ropones bien machacadita y detallando con precisión los indicios racionales de criminalidad que pesan sobre el preboste aforado.

    Así es que esos “imputados” son incluso ” más imputados” que los imputados “ordinarios”, a los que llaman sin miramientos tras la previa admisión de una querella o denuncia.

    Obviamente, si Barreiro solicita el suplicatorio, la añagaza habrá concluido. Pero esto solo lo hará pasadas las elecciones, que en eso estas “altas magistraturas” sí son comprensivas ( los ha citado a los dos para después de las elecciones andaluzas).

    Por cierto, vd. que opina, ¿ retardar diligencias judiciales por motivos extraprocesales es o no retardo malicioso, y por ello delito o en su caso falta disciplinaria (para el Juez que lo haga, digo)?.

    Hoy me levanté menos corporativo de que costumbre…;).

    Un saludo.

  3. D. Luis, yo no soy Sámuel.

    Ya advertí en otra entrada que me confundía con él. Sámuel es un amigo y lector de este blog que tiene también un blog estupendo http://cuadernomilanes.blogspot.com.es/

    Sobre lo que comenta, es indiscutible que es así (y ya lo comentaba en un artículo en Jot Down que enlazo). La única salvedad es que la Lecrim se modificó precisamente para que sin necesidad de suplicatorio el imputado pudiera personarse, tener acceso al expediente judicial e incluso declarar voluntariamente (eso sí, como imputado, como es obvio).

    Lo de que no hay “imputación” es un cuento.

    Sobre el retraso: bueno, yo no sé si el TS lo hace por razones extraprocesales o por razones de agenda 🙂 . Pero sí, los jueces (y fiscales y secretarios) deberían intentar trabajar como si el mundo fuera del tribunal no existiera. Lo malo es que si lo hacen así los acusan de interferir con sus resoluciones. Y lo peor es que, a lo mejor, algún juez efectivamente lo ha hecho, porque tan malo es esperar por razones extraprocesales como adelantarse.

  4. Madre mía, madre mía.

    Lesmes de mis pecados.

    Y se mete en este fregao de hoz y coz sin necesidad alguna..

    Perdone el titular del blog por confundirme de nombre.

    Disculpas aceptadas, Icosaedro. Yo tampoco he estado afortunado ,así que igualmente se las pido.

    Un saludo al todos. A todos menos a Lesmes.

  5. Lo de Lesmes es de chiste. Si quiere decir que no hay nada “nuevo” que lo diga. Como comento en la entrada, ya estaban imputados desde el auto. Si quiere decir otra cosa, habrá que recomendar que hagan lo que sugiero: que en vez de gastar dinero del contribuyente en luz, salarios, impresoras y exigir la presencia de un abogado, que se tomen unas porras en el bar de enfrente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s