Otra de Urreiztieta

No conozco el asunto del ático de Ignacio González lo suficiente como para hablar de él. Sin embargo, al leer unas noticias de El Mundo me he encontrado con algunas afirmaciones verdaderamente pasmosas y se las quiero mostrar.

De este artículo, la asombrosa capacidad telepática de un encargado de mantenimiento:

«Puestos en contacto con el responsable de Mantenimiento, Sr. David Jiménez» -señala uno de estos informes, que da cuenta de gestiones realizadas en agosto de 2011-, «éste de forma espontánea manifestó que el ático del bloque 11 pertenece al -entonces- vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Sr. Ignacio González». «Ante la pregunta de que si estaba de alquiler, respondió: ‘Eso dice él, pero el piso es suyo'», agrega la nota. «Al preguntarle por qué estaba tan seguro, dijo que no podía demostrarlo pero que se sabía por la forma de comportarse tanto él como su mujer».

Ya veis. El piso es suyo, por cómo se comporta.

Y de este artículo, me asombra esto otro:

El presidente de la Comunidad de Madrid solicitó en marzo de 2013 al Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid la apertura de un procedimiento penal contra los policías que investigaron su ático. Eligió para ello este juzgado ya que está dirigido por Adolfo Carretero, hermano del director general de Justicia en la Comunidad de Madrid, Agustín Carretero.

¿Eligió? Veamos: cuando se presenta una denuncia o querella no se dirigen a un juzgado concreto, sino que se turnan conforme a unas normas que son previas y conocidas. Salvo que se trate de una ampliación de unas diligencias o sumario abierto previamente con el que tenga alguna relación de conexidad (como parece que es el caso, y así se avaló según he leído en un medio por la Audiencia de Madrid). Al parecer en el el juzgado 47 se estarían tramitando diligencias por el seguimiento que se hizo a Ignacio González en Colombia y se denuncia que la investigación sobre el ático -sin mandato judicial- formaría parte de una misma trama. Si se trata de esto, González no ha «elegido».

Por cierto, el artículo no tiene desperdicio: dice que la denuncia de González se «vuelve en su contra» porque entre los documentos aparece un «informe policial» que dice lo que sea sobre quién pidió una reunión.

Sin embargo, qué valor le damos a un testimonio documentado que hacen unos policías. ¿En serio se pretende que eso desmonte nada, como si fuera una prueba pericial o un documento con un contenido inatacable?

Ya sabéis. Otra de Urreiztieta.

Hacerse

Cuánto me ha gustado esto de Antonio Villarreal.

Y me habría gustado aunque no me hubiera pasado algo parecido.

 ******

Lo más divertido de las quejas de Tsipras sobre España y Portugal es que, incluso aunque fueran ciertas, no demostrarían más que la enorme jeta del sujeto. Al fin y al cabo ¿no demostraría esto que Tsipras es el que promete cosas para las que necesitaría, entre otros, el sí de los gobiernos de España y Portugal, algo con lo que no podía contar?