Fundación

Leo que la HBO se ha propuesto hacer una serie basada en Fundación de Asimov. No sé si pretende hacerlo considerando todos los libros de la serie o solo con los tres libros que recibieron en tiempos el premio Hugo. Si hace lo primero, la serie puede ser más larga que Cuéntame: el propio Asimov incluyó en ella sus relatos sobre robots, las novelas detectivescas con el insufrible R. Daneel Olivaw, las novelas sobre la expansión del imperio y, además, terminó escribiendo unas precuelas y secuelas pésimas que se caracterizaban por engordar una oca que ya estaba más muerta que viva, en las que Hari Seldon se dedicaba a hacer el memo o en las que unos personajes cercanos al encefalograma plano se daban un rulo de tres pares de cojones para terminar encontrándose a … ¡Sí! ¡El maldito robot humaniforme arquetipo del afiliado a Podemos!

Pero hablemos de la trilogía. No es la mejor obra de Asimov, en mi opinión. Son superiores algunos cuentos y Los propios dioses (aunque la segunda parte de esta novela es un coñazo). Su atractivo (y esto le pasa a Asimov a menudo) es la idea. Asimov es un novelista muy malo. También lo es en sus mejores obras. Ni siquiera como ejemplo de space opera ingenua resiste cualquier obra suya la comparación con cualquiera de los grandes del género. Asimov no es capaz de escribir nada medianamente extenso con algo de calidad porque, aunque sus ideas son originales, es incapaz de desarrollarlas. Por eso sus cuentos se leen tan bien, y por eso Fundación, la primera obra de la trilogía, es la mejor: cuanto más breve es cada “relato”, menos se va Asimov por las ramas. Me explico: las novelas se publicaron primero como relatos cortos en revistas del género a lo largo de varios años y finalmente Asimov las reunió en las tres novelas, y los primeros relatos, en los que se esboza la idea básica de la serie, la de la psicohistoria, son los más cortos. Sin embargo, en las otras dos de la serie, cuando imagino que ante el éxito inicial, Asimov se nos pone a desarrollar caracteres (el pseudoBelisario, el Mulo y toda la pandilla) la obra se debilita. En cierto sentido, cuanto menos psicohistórica es la narrativa de Asimov más se nota que es un literato incapaz.

Ahora, la noticia es cojonuda. La idea de la trilogía es excelente para una serie. Y para que tenga éxito solo es preciso que los de la HBO respeten el fondo de la historia (ese imperio moribundo y sus dos fundaciones, una evidente y otra oculta, con la psicohistoria, las crisis Seldon y la mano muerta de los “psicólogos”), mantengan  un par de nombres, contraten unos buenos escritores y se salten prácticamente todo lo escrito por Asimov. Eso y que metan sexo. Mucho. Y si R. Daneel Olivaw es desintegrado en la primera media hora, mejor.

Éxito garantizado.