Montoro va vestido como una puta

Siguiendo las recomendaciones de los peores he leído la pieza que Manuel Jabois ha publicado en El Plural, porque pensaba que se refería a Montoro.

¡Qué va! Aunque el nombre del ministro aparezca 8 o 9 veces, Jabois no habla de Montoro.

A Montoro, realmente, solo se refiere para recordar unas declaraciones de candente actualidad hechas en 2002 y 2003 —se ve que ha necesitado más de una década de reflexión para sacarles partido—  y para afirmar que Montoro no es tanto ministro de Hacienda como del PP, algo que tiene un fundamento similar, por lo leído, al que tendría que yo afirmase que Montoro es en realidad un avatar del señor oscuro y que el director del periódico de Jabois vive en Rivendel. En resumen, que este es el artículo que ha escrito Jabois:

Montoro hizo en 2003 una declaración [que dura 30” en el audio de la cadena SER que acabo de escuchar – Nota de Tsé] explicando que las equiparaciones propuestas por el PSOE  aumentarían las prestaciones y con ello el déficit público y el paro, y dijo en 2002 que no le preocupa el endeudamiento de las familias españolas si es para comprar una vivienda ya que la compra de un piso programa a largo plazo un incremento del nivel de ahorro, y eso es muy bueno, y además Montoro es desde 2012 el ministro de Hacienda del PP.

El resto es nada.

Y yo, de la nada, no hablo. Para eso está Hegel, también experto en borborigmos.

 

NOTA:

“… y defender, en el caso del PP, que las donaciones ilegales no tributan siempre que se dediquen a pagar actividades propias de los partidos. Una frase la última que o bien se dirige a niños de cinco años con un verano de menos o asume que entre las actividades propias de un partido político está la de fabricarse una economía sumergida con la que pagar obras y sobresueldos a espaldas de Hacienda, o sea, a espaldas de ellos mismos.”

1.- Las donaciones ilegales no tributan siempre que se dediquen a pagar actividades propias de los partidos.

2.- Esto implica que entre las actividades propias de los partidos está la de fabricarse una economía sumergida con la que pagar obras y sobresueldos a espaldas de Hacienda.

Eso no está bien. Veamos por qué:

1.- Las donaciones ilegales no tributan siempre que se dediquen a pagar actividades propias de los partidos.

2.- Para que esto implique que entre las actividades propias de los partidos está la de fabricarse una economía sumergida con la que pagar obras y sobresueldos a espaldas de Hacienda sería preciso que las donaciones ilegales se dedicasen a fabricarse una economía sumergida con la que pagar obras y sobresueldos.

3.- Lo que dice la AEAT es que, según la información del juez en el caso concreto por el que se le pregunta, las donaciones ilegales se han usado para hacer unas obras y no para fabricarse una economía sumergida con la que pagar unas obras. Para aclararlo, imaginemos que Ruz le hubiese dicho a la AEAT que las donaciones ilegales se utilizaron para pagar a contables oompaloompas que realizasen esa contabilidad en B y transportasen sacas de dinero. Como la actividad de un partido no incluye tener contables oompaloompas que se dediquen a eso, esa sí que no sería una actividad propia de un partido. Sin embargo, sí forma parte propia de la actividad de los partidos tener sedes.

4.- ¡Eh!, Tsé, listillo, no te agarres a sutilezas. ¿Qué pasa con los sobresueldos? ¿Cobrar en B es una actividad propia de un partido?

No, no lo es. Pasa que Ruz no ha preguntado por donaciones dirigidas a pagar sobresueldos, sino por unas concretas donaciones que no constan en la contabilidad del partido y que por los indicios que obran en la causa se han dirigido a hacer una obras. Y, claro, los de la AEAT, ignorando las declaraciones de Montoro de hace una década, van y contestan a lo que se les pregunta.

5.- Vamos, que encima te parece bien.

No, las donaciones ilegales, si se demuestra en un juicio que existieron, algo que parece plausible visto lo que hay hasta ahora, me parecen fatal. Y son ilegales porque incumplen la ley de financiación de partidos políticos. Pero no se pregunta a la AEAT si le parecen bien. Ni siquiera se le pregunta si son ilegales. Se le pregunta si tributan las donaciones ilegales que se usaron para reformar una sede. Repito: si tributan. Y pregunta si tributan, porque no pagar tributos puede ser delito. Y a eso contesta la AEAT en el informe. Podrá discutirse su criterio; pero el que lo haga, en vez de hablar de niños de cinco años, tendrá que decir por qué sí tributan, explicando en qué concretos artículos de la ley (ojo, la de entonces) se basa. Estos, por ejemplo, han dicho por qué, aunque, curiosamente su único argumento es un auto de la sección 4ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de 7/6/2013 que cita el magistrado Ruz en su auto de 10 de marzo de 2015. He encontrado dicho auto (el de Ruz), y contiene esa cita, pero no he encontrado el auto citado. Ni en el buscador de jurisprudencia de la Audiencia Nacional, ni en mi propia base de datos, que es la mejor que puede usarse en España. En cualquier caso, un auto de la Audiencia Nacional no es jurisprudencia y la AEAT puede tener un criterio jurídico diferente mientras no se resuelva.

Veamos qué dice la Ley de financiación de partidos políticos en su artículo 10 sobre esto (era la vigente en 2008):

Artículo 10. Rentas exentas de tributación

Uno. Los partidos políticos gozarán de exención en el Impuesto sobre Sociedades por las rentas obtenidas para la financiación de las actividades que constituyen su objeto o finalidad específica en los términos establecidos en el presente artículo.

Dos. La exención a que se refiere el número anterior resultará de aplicación a los siguientes rendimientos e incrementos de patrimonio:

a) Las cuotas y aportaciones satisfechas por sus afiliados.

b) Las subvenciones percibidas con arreglo a lo dispuesto en esta Ley.

c) Las donaciones privadas efectuadas por personas físicas o jurídicas así como cualesquiera otros incrementos de patrimonio que se pongan de manifiesto como consecuencia de adquisiciones a título lucrativo.

d) Los rendimientos obtenidos en el ejercicio de sus actividades propias. Cuando se trate de rendimientos procedentes de explotaciones económicas propias la exención deberá ser expresamente declarada por la Administración Tributaria.

La exención se aplicará, igualmente, respecto de las rentas que se pongan de manifiesto en la transmisión onerosa de bienes o derechos afectos a la realización del objeto o finalidad propia del partido político siempre que el producto de la enajenación se destine a nuevas inversiones vinculadas a su objeto o finalidad propia o a la financiación de sus actividades, en los plazos establecidos en la normativa del Impuesto sobre Sociedades.

e) Los rendimientos procedentes de los bienes y derechos que integran el patrimonio del partido político.

Pregúntense qué apartado de los anteriores exige que el ingreso se acomode a lo previsto en la propia ley 8/2007 de 4 de julio.

¡Hostias, sí! ¡Hay uno! Las subvenciones solo están exentas si se perciben con arreglo a lo dispuesto en esta ley.

Del resto (y véase que el legislador sí menciona un caso en el que se exige) solo dice que ha de tratarse de ingresos destinados a la “financiación de las actividades que constituyen su objeto o finalidad específica”.

Vamos, lo que dice el inspector de hacienda que ha hecho el informe.

Lo del “criterio de transparencia legalmente marcado” que dice Gestha que dice Ruz que dice un auto que no encuentro, pues yo, verlo, lo que se dice verlo, no lo veo en la ley.

Por cierto, algo más. En la ley (en la redacción aplicable en 2008) viene muy clarita cuál es la consecuencia de que unas donaciones no cumplan la ley. En ese caso, el Tribunal de Cuentas impone unas multas y puede ordenar que se dejen de percibir subvenciones. Sobre otras consecuencias solo dice en su artículo 17:

Sin perjuicio de las responsabilidades legales de cualquier índole que se deriven de lo dispuesto en el ordenamiento jurídico en general y de lo preceptuado en esta Ley en particular, el Tribunal de Cuentas podrá acordar la imposición de sanciones pecuniarias al partido político infractor:

Volvemos al mismo sitio: que alguien me diga en qué parte del “ordenamiento jurídico en general” o en qué parte de la ley 8/2007 se establece la obligación de tributar por donaciones irregulares destinadas al objeto del partido político.

Soy todo oídos.