Matasanos

Soy un caso raro: la homeopatía no solo no es inocua en mi caso, sino que me pone enfermo.

Sobre todo cuando he ido descubriendo que hay médicos con bata blanca y título y farmacéuticos con título y bata blanca, que se dedican a recetar bazofia homeopática y a sacar pasta al pobre paciente que ni sabe ni tiene por qué saber que esos supuestos profesionales le están engañando.

En tres ocasiones han recetado a mi mujer y a una de mis hijas cosas que parecían medicamentos y que no lo son. Y en dos de ellas lo descubrí cuando se había consumado la estafa. Y encima tuve una discusión porque mi mujer, con buen criterio, me decía que por qué cojones tenía que creerme a mí y no a un dermatólogo o a un traumatólogo. Y esto, además, agravado por el hecho, notorio, de que “siempre tengo razón”, “soy el más listo del planeta” y “sé de todo más que nadie”.

Y eso es lo peor: que perdamos de esa manera tan terrible la confianza en profesiones que siempre han gozado de un aura irracional, la creencia en que el médico nos curará (causa de un efecto placebo conocido), confianza basada en la autoridad. Y que, al perderla, tenga uno que ponerse a mirar qué te han recetado, no sea que el tipo ese tan simpático que te atiende en una clínica modernísima con equilibrios feng shui y fotos gigantes con guapas y guapos doctores con dentaduras perfectas, idénticas a las de las fotos de las webs de consultores dinámicos, resulte ser un perfecto estafador hijodelagranputa al que tu salud le importa una higa.

Y ya para terminar lean esto y asómbrense con la desvergüenza del Colegio de Farmacéuticos de Madrid.

ACTUALIZACIÓN:

Un amable lector nos da un enlace a una obra de su autoría sobre homeopatía: (NOTA: no es de su autoría; lo aclara dn los comentarios).

Acabo de leerla y está muy bien. Es clara y completa. Seguramente ya conocerán algunas o muchas de las cosas que allí se cuentan, pero como se exponen de manera ordenada y sistemática, es recomendable para todos.

En particular me ha llamado la atención la referencia a los casos en los que el consumo de sustancias homeopáticas pueden haber producido efectos nocivos. No obstante, puesto que parece deberse a errores o diluciones insuficientes, lo paradójico es que sería casos de mala práctica … homeopática.

En fin, que merece la pena.