Matasanos

Soy un caso raro: la homeopatía no solo no es inocua en mi caso, sino que me pone enfermo.

Sobre todo cuando he ido descubriendo que hay médicos con bata blanca y título y farmacéuticos con título y bata blanca, que se dedican a recetar bazofia homeopática y a sacar pasta al pobre paciente que ni sabe ni tiene por qué saber que esos supuestos profesionales le están engañando.

En tres ocasiones han recetado a mi mujer y a una de mis hijas cosas que parecían medicamentos y que no lo son. Y en dos de ellas lo descubrí cuando se había consumado la estafa. Y encima tuve una discusión porque mi mujer, con buen criterio, me decía que por qué cojones tenía que creerme a mí y no a un dermatólogo o a un traumatólogo. Y esto, además, agravado por el hecho, notorio, de que “siempre tengo razón”, “soy el más listo del planeta” y “sé de todo más que nadie”.

Y eso es lo peor: que perdamos de esa manera tan terrible la confianza en profesiones que siempre han gozado de un aura irracional, la creencia en que el médico nos curará (causa de un efecto placebo conocido), confianza basada en la autoridad. Y que, al perderla, tenga uno que ponerse a mirar qué te han recetado, no sea que el tipo ese tan simpático que te atiende en una clínica modernísima con equilibrios feng shui y fotos gigantes con guapas y guapos doctores con dentaduras perfectas, idénticas a las de las fotos de las webs de consultores dinámicos, resulte ser un perfecto estafador hijodelagranputa al que tu salud le importa una higa.

Y ya para terminar lean esto y asómbrense con la desvergüenza del Colegio de Farmacéuticos de Madrid.

ACTUALIZACIÓN:

Un amable lector nos da un enlace a una obra de su autoría sobre homeopatía.

Acabo de leerla y está muy bien. Es clara y completa. Seguramente ya conocerán algunas o muchas de las cosas que allí se cuentan, pero como se exponen de manera ordenada y sistemática, es recomendable para todos.

En particular me ha llamado la atención la referencia a los casos en los que el consumo de sustancias homeopáticas pueden haber producido efectos nocivos. No obstante, puesto que parece deberse a errores o diluciones insuficientes, lo paradójico es que sería casos de mala práctica … homeopática.

En fin, que merece la pena.

18 comentarios en “Matasanos

  1. Estimado Tsevan:

    Soy estudiante de último curso de Medicina. Comparto absolutamente su opinión sobre la homeopatía. Siempre he tenido por la verdad y la ciencia un apego que sobrepasa el ámbito intelectual. Mis posiciones en este asunto eran catalogadas de talibán, porque a mí tb se me llevaban los demonios al ver cómo la gente se gastaba 30 ó 40 euros en agua.

    Sin embargo, este curso he encontrado un argumento a favor de la homeopatía que, si bien es cierto me causa un profundo desagrado, debo reconocer que es racional. Me lo dio un profesor de Farmacología, caracterizado tb por combatir a los charlatanes. Por supuesto, mi profesor sabe perfectamente que la homeopatía es un camelo. Agua, ya digo.

    Su argumento era el siguiente. Hay enfermedades que no se pueden curar. Bien porque no conocemos la causa que las origina, bien porque no entendemos su mecanismo, o simplemente porque carecemos de antídoto. Existen pues, pacientes que quedan desamparados, pues ni con todo el conocimiento acumulado podemos otorgarle solución. En esos difusos límites de la ciencia, ahí aparecen nuestro charlatanes (observe que no me corto en calificarlos como se merecen).

    De repente, un paciente al que el médico no puede ayudar, acude a la consulta homeopática. La luz es suave, el charlatán lo escucha atentamente, lo consuela y le ofrece su agua. Y un porcentaje de pacientes mejoran. Pequeño porcentaje, pero recogido en estudios que me gustaría poder citarle ahora mismo pero que me es imposible. En cualquier caso, haga un esfuerzo y créame. Un porcentaje de pacientes desamparados ven aliviado parcialmente su sufrimiento.

    Por supuesto, el mecanismo que produce esas mejoras no es más ni menos que el efecto placebo. En ese momento de la clase intervine “¿Y por qué no podríamos incluir el placebo en la S Social, dado que tiene un porcentaje de eficaciq demostrada?”. Mi profesor contestó: “A estos pacientes los mejora la parafernalia y la atención, así como una confianza en quien hablan y los consuela. Nuestros recursos actuales nos impiden imitar la atención de la consulta homeopática”. Dispuesto a ir hasta el final, argüí;: “Pero me parece inmoral que los estafen, tanto desde el punto de vista de la verdad como el económico. Muchos son sableados”.

    El profesor terminó con un “es duro pero lo que mejora a esos pacientes es que tienen confianza y atención. Si sus fármacos fueran baratos, el efecto placebo disminuye. Siendo precisos, es la mentira, esa mentira concreta e inaplicable por el sistema de salud, lo que los cura. ¿Y qué debe primar en el objetivo de un sistema sanitario, la mejora de la salud o la Verdad?”.

    Yo quise contestar que la religión tb es un consuelo y que quizá mejore la salud de algún crédulo, pero me quedé sin tiempo.

    En fin, no me enrollo más. Mi postura sigue coincidiendo con la suya, pero la diatriba Verdad-Efectividad curativa ahí queda. Yo me quedo con la verdad, francamente, pero igual quiere decir eso poco de mí como futuro médico.

    Un saludo y continúe ilustrándonos con sus artículos. Siempre son un placer.

  2. P, debe primar la verdad, porque solo con ella avanza la medicina.

    Más aún, si hace 200 años los médicos hubiesen puesto en práctica esa “filosofía” no habría medicina tal como la conocemos.

    Así que, para que haya medicina y para que la medicina cure, hay que buscar la verdad. El consuelo, para los curas.

  3. Estoy de acuerdo con su profesor, P, siempre y cuando la homeopatía esté fuera del sistema oficial de salud (es decir, los médicos que actúan como tales no recetan homeopatía; si alguien receta homeopatía tiene que dejar claro que es homeopatía y él un “homeopata”; al dispensar la homeopatía, tienen que quedar claro que es homeopatía).
    Cambiaré de opinión si alguien me muestra cómo y en qué medida la existencia de la homeopatía lastra el avance de la medicina; y digo en qué medida, por que si es verdad que la homeopatía tiene algún efecto real (placebo, no el de las moléculas ausentes), no sé por qué alguien tiene que privarse de él por un posible avance mínimo en la medicina que afectará a Pepito dentro de quince años.

    Hombre, eso del consuelo para los curas… No sé, también se reclaman dueños de la Verdad. El consuelo para el que lo necesite, sea con la verdad o no.

    Un saludo.

  4. Icosaedro, tenga usted en cuenta que estamos basando la discusión en unas afirmaciones de P que este ha sido incapaz de apoyar con argumentos porque no recuerda ahora mismo ningún estudio.

    Apliquemos pues al debate el mismo criterio que al avanve en medicina: sin pruebas no hay credibilidad.

    Por cierto, P: su profesor es … [borrado]

  5. Entiendo que se refiere a mí, pero, lamentablemente, no soy el autor. Es Arturo Quirantes. 😉
    Un saludo.

  6. Icosaedro, en general estoy en contra de todo tipo de estafas, sean la astrología o la homeopatía, pero esa es otra discusión (de enjundia jurídica además), ya que la mayoría de juristas no las consideran estafas.

    Por tanto, me bastaría de entrada lo que usted dice.

    Sin embargo, precisamente el que los médicos “de verdad” receten homeopatía y los farmacéuticos la expendan afirmando que son medicamentos es tan contrario a las bases de sus disciplinas (que se suponen buscan comprender la enfermedad y atajarla usando procedimientos científicos) que resultará inevitable que esfuerzos en mala dirección lastren el avance científico. Insisto, si los médicos “de verdad” y los farmacéuticos no los venden (como medicamentos) me importa menos.

    En cuanto a los curas, puede que se reclamen dueños de la verdad, pero a la vez nos dicen que su verdad consuela, que esa es una de sus finalidades. Al margen de que, naturalmente, se basa en la fe. La ciencia quizás no alcance la “verdad” pero es evidente que sí pretende que sus pequeñas verdades sean susceptibles de prever el funcionamiento de algunas partes del mundo, de ser reproducidas las bases de las que se derivan por cualquiera y, por tanto, de ser contrastadas.

    Como busca eso, el consuelo no puede ser una de sus finalidades. Si la verdad científica nos desconsuela hay que joderse.

    Los curas, sin embargo, no renuncian a prestarlo.

  7. A mí no me parece bien que los médicos receten homeopatía. En mi experiencia con ellos, sólo los pediatras lo han hecho. Siempre decían que era homeopatía (de hecho daba la impresión de que el serlo fuese un plus frente a los medicamentos-medicamentos).
    Donde tengo más dudas es en lo de las farmacias. Desde mi experiencia, también, una farmacia es como un baratillo (mejor un carillo), donde encuentras cualquier cosa: cepillos de dientes, biberones, fórmulas magistrales, chicles de no sé qué, juanolas, remedios de la abuela, y lo peor, los consejos del que te atiende (ya se sabe: “Del cura, lo que diga; del médico, lo que haga; y del boticario ni lo que diga ni lo que haga.”) El que haya homeopatía en las farmacias, dejando claro que es homeopatía, no me parece que desentone con el resto del negocio.
    No obstante, no creo que afectara mucho al consumidor de homeopatía el que, en vez de en las farmacias se vendiera en las parafarmacias. Incluso puede que aumentara el efecto placebo, por lo que decía antes de los pediatras: esto de la homeopatía es tan natural, tan guai, tan poco “efecto-secundario” que no se vende con los agresivos medicamentos de las marditas farmacéuticas.
    Un saludo.

  8. Como penitencia por el ligero improperio anterior que, ahora veo, motivó una inicial desaprobación del comentario en el que aparecía, aporto un enlace que creo interesante sobre todo el debate homeopático generado en los comentarios:

    http://www.sciencebasedmedicine.org/fun-with-homeopaths-and-meta-analyses-of-homeopathy-trials/

    Es una crítica bastante iluminadora de los estudios que normalmente aducen los homeópatas para defender, sorpresa, la homeopatía. Ahora ya pueden reconocer los argumentos más contundentes que posee el enemigo y desmontárselos con fríos datos e implacable ciencia.

  9. No, whatever. Los estudios que no recuerda P. solo hacen referencia a la existencia del efecto placebo. Si usted afirma que no existe el efecto placebo, sí que debería referenciar algún estudio que dé credibilidad a su afirmación. Pero le diré mas, incluso sin existir el efecto placebo, si hay una panda de homeopatas que quieren prestar sus servicios y hay gente dispuesta a pagarla, a mi como si quieren ir a ver el Sálvame en directo. Esto último es muchísimo mas peligroso para su salud, y nunca veo a estos neotiquismiquis haciendo proselitismo de buen comportamiento científista. El único problema real que le veo a la homeopatía y resto de actividades esotéricas es la posible existencia de estafa: y creo que se cuidan bastante de hacerlo siendo suficientemente imprecisos… Yo al menos no sé de muchas sentencias que lo establezcan (lo cual no quiere decir nada, claro está… a lo mejor hay miles).

    Un saludo.

  10. No, Icosaedro, perdone pero no lo ha entendido usted bien. P ha insinuado una relación causal entre la asistencia de un paciente a la consulta de un charlatán y su posterior mejoría, mencionando de paso que hay estudios que lo prueban pero que no los recuerda.

    Pero no hace falta que los busque porque ya le digo yo que no hay absolutamente ninguna forma de que una persona se cure de una enfermedad como consecuencia del efecto placebo. Y puede que usted me responda “pero bueno al menos ha mejorado”, en cuyo caso no le negaré una posible mejoría en la percepción subjetiva de los síntomas, pero las causas de la enfermedad seguirán existiendo en el paciente y este seguirá enfermo y no visitando a su médico, que es el único que podría ayudarle a mejorar de verdad.

    “Si usted afirma que no existe el efecto placebo…”.

    No he hecho tal cosa. Se salva por haber usado el condicional.

  11. Ayer, por error, borré permanentemente un comentario efectuado en esta entrada por Alfredo.

    Lo copio:

    Alfredo_ commented on Matasanos

    Este debate es muy interesante y este blog es un buen sitio para hacer el trazo cada vez más fino. El problema que aquí se plantea se divide en pequeños ‘subproblemas’. Se mezclan cuestiones como “el avance de la medicina”, “curar enfermedades”, el efecto placebo, la estafa y los charlatanes. Y en cierto modo es normal no llegar a ninguna conclusión, porque se examinan aspectos muy dispares en torno a la homeopatía.

    La homeopatía no funciona. No hay ningún estudio científico serio y válido (no todos los estudios científicos publicados, en este caso los ensayos clínicos, son serios y válidos) que muestre la eficacia de los productos homeopáticos. (En realidad sí hay uno, pero los defensores de la homeopatía, o al menos aquellos con los que yo he tenido la desgracia de relacionarme, no tienen conocimiento de su existencia. La explicación a ese estudio es meramente estadística, pero no quiero llevar mi comentario por ese terreno). La medicina debe ser científica, su ejercicio no es posible fuera de la ciencia. El médico homeópata, en mi humilde opinión, es un sinvergüenza, porque sabe, a menos que se sacase el título sobornando con dinero a los profesores o copiando de sus compañeros, que la homeopatía no es eficaz.

    Pero, desafortunadamente (o afortunadamente para aquellos que nos gusta el misterio y por ende la investigación), la ciencia médica no lo sabe todo. Y como muy bien dice P. más arriba, “Hay enfermedades que no se pueden curar. Bien porque no conocemos la causa que las origina, bien porque no entendemos su mecanismo, o simplemente porque carecemos de antídoto”. Aquí la ciencia no llega, en realidad no llega nadie, de momento, En este ‘hueco’ es donde la homeopatía “hace su agosto” a través del efecto placebo. Por cierto, este último sí está perfectamente documentado: los EC en cuyos grupos control se administra un placebo, se registran una serie de tantos por cien de “curación”. Entrecomillo la palabra curación porque ésta a menudo se malinterpreta. Además, hay avances muy significativos en la comprensión biológica del placebo, que me hacen preguntarme en infinidad de ocasiones por qué los divulgadores científicos de este país en lugar de hacer chistes con los que defienden la homeopatía, no divulgan más sobre el efecto placebo. (Seguramente porque no tienen ni puta idea).

    A mí me gustaría vivir en una sociedad racional, en la que no tuviesen cabida ni los charlatanes, ni los estafadores. ¿Debemos permitir esa alternativa a la medicina? No. ¿Qué sociedades tienen mejores ínidices de salud: las racionales o las irracionales? Cuando la medicina científica no resuelve un problema (¡y hay muchos más problemas médicos irresolutos de los que la gente cree!), qué debemos hacer: investigar.

  12. En Alemania, donde resido, la homeopatía está casi totalmente aceptada. Yo nunca había pisado una consulta ni hospital, pero con dos hijos enfermizos se ha vuelto mi segundo hogar. Es curioso como aquí se tiende a hablar de homeopatía como de “fármacos naturales”, en lugar de lo que en realidad es, y se relacionan los medicamentos “normales” con las grandes corporaciones farmacéuticas, para justificarse.
    Aquí los seguros te costean la homeopatía, los osteópatas, la acupuntura etc. Aunque tal vez sea por preservar la salud, en lugar de la verdad, como apuntaban más arriba.
    Mi suegro es traumatólogo ortopeda, y aún asi no te hablará mal de la homeopatía.
    Creo que todo está relacionado tambien con la obsesión con lo “bio”. Como les des salchichas Osacar Mayer a los niños, los padres de los amigos te miran como si les estuvieses envenenando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s