Asfixiante calvinismo

Ahora expedientan a funcionarios por lo que dicen en conversaciones privadas.

Todos con el techo las paredes de cristal, para que nuestros vecinos puedan comprobar si nos ajustamos a los cánones de la corrección.