No te culpabilizo por lo que haces mal, hija mía. La culpa es del demonio.

Leo esta noticia sobre reacciones a una noticia previa que da El Mundo sobre fiestas en las que hay chicas que se desnudan a cambio de bebidas.

Las opiniones entrecomilladas son asombrosas:

La diversión camufla el machismo y parece que la culpa es de las chicas porque se exponen

Volvemos a lo mismo de siempre. Este tipo de empresas cosifican y sexualizan el cuerpo de la mujer a cambio de algo

Su página web aloja todo un rosario de fotografías de adolescentes posando y bailando en ropa interior; la mayoría de ellas son chicas.

Los expertos coinciden en que toda la responsabilidad recae en el organizador del evento, “que debe tener una responsabilidad social”, apunta Alejandro Delgado, presidente de la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (FAEST)

“Ahora todo es muy explícito y también hay que valorarlo desde esta perspectiva actual: desnudarse ahora no significa lo mismo que años atrás”. Aun así, Aguinaga matiza que “cuando hay una prestación a cambio, como en este caso, la cosa cambia. Es una prueba de machismo creciente y denota cierta reacción al empoderamiento femenino. Parece que haya que volver a someterlas por otras vías, de otras formas”

“La diversión no puede provocarse mediante la degradación de la mujer”, afirma Alejandro Delgado. “No podemos permitir este tipo de comportamientos en pleno siglo XXI” porque, entre otras cosas, “no son necesarios”. “Muchas discotecas grandes y de referencia no utilizan este tipo de reclamo”, añade el portavoz de FAEST.

También se puede leer una aclaración del promotor que dice no comprender la sorpresa, ya que no obligan a nadie a desnudarse, y también hacen concursos de “chicos”.

Lo fascinante del asunto es que lo que en un momento dado fue síntoma de libertad y de lucha por la libertad, es decir, la posibilidad de que la gente pudiera desnudarse y fornicar con quien quisiera sin terminar en un calabozo, libertad que además era mucho más necesaria (junto con otras más importantes) para las mujeres que para los hombres, ya que la represión siempre fue mayor con ellas, se haya convertido, gracias a todos estos clérigos de nuevo cuño, en algo reprobable.

Yo me pregunto si lo que le jode a esos expertos (expertos=estudiantes progresistas) es que alguien decida desnudarse libremente a cambio de lo que le dé la gana. Supongo que no defenderán que se trata de pobres chicas que no saben lo que hacen o que están explotadas por oscuras mafias o por su falta de educación o por no sé qué extraño mecanismo que ellos identificarán rápidamente, que para esos son guardianes de la moral pública.

Porque, en fin, lo de que se “cosifica” el cuerpo de las mujeres a cambio de algo es un puto chiste. Todo uso a cambio de pasta del cuerpo de un hombre o de una mujer para vender algo es una cosificación siguiendo ese canon. ¿O van a reintroducir la censura y discriminar ellos qué es artístico y qué no? Supongo que exigirán una cuota de hombres y mujeres feos y “normales”, para contrarrestar el porcentaje insultante de macizos y macizas que vemos constantemente en el cine, en la publicidad, en la música, en los videojuegos. ¡En todas partes!

Todos sabemos que esos actores y actrices, que esos cantantes, que esos modelos, lo son en gran medida por su aspecto físico. Y que ellos están felices de cosificarse a cambio de un montón de pasta gansa que les permite vivir cojonudamente. Como sabemos que la gente de éxito a menudo termina emparejada con personas que curiosamente presentan un agradabilísimo aspecto exterior. Sin embargo, si una chica -si es un chico da igual- decide, porque le sale de sus reverendas partes pudendas, despelotarse a cambio de lo que le dé la gana (o a cambio de nada) hay que protegerla. No sea que se degrade. No sea que los hombres -imagino- las estemos sometiendo por “otros modos”. Presumiendo que esas chicas son necesariamente gilipollas y precisan la guía espiritual de toda esta gente, la que sí sabe lo que les conviene.

Se ve que la degradación depende de lo que obtengas a cambio.

A esta gente la libertad no le gusta. Son personas religiosas. Saben lo que es mejor para nosotros y no dudarán en imponérnoslo por nuestro bien.

Son retrógradas y liberticidas.

 

Anuncios

8 comentarios en “No te culpabilizo por lo que haces mal, hija mía. La culpa es del demonio.

  1. La tuya es, de todas las que he leído, la verdadera opinión progresista sobre el tema. Intuyo, no sé si equivocadamente, un cierto ‘temor’ (que no alcanzo a definir del todo) entre los hombres que opinan lo citado a comienzo del artículo, una especie de incomprensión paradójicamente conservadora con respecto a las chicas que se desnudan sin ningún motivo, porque sí, por diversión, porque les mola que las vean y animen desde fuera.

    Esa, creo, es la clave: la actriz, la prostituta o la modelo se desnudan o hacen lo que sea con un fin, que es ganar dinero. Sin embargo, ¿qué mueve a las jóvenes de la “UniversiParty” a desnudarse? Desde luego no una miserable botella de cava, sino más bien ganas simplemente de lucir el cuerpo y saberse observadas y apreciadas, un deseo que no puede estar supeditado al dinero o al control de un solo hombre (de Alejandro Delgado, por ejemplo) y que no alcanzan a comprender: Pp-pero… si no lo hacen por dinero, ¿por qué lo hacen, POR GUSTO?

    Como prueba ante lo que pueda parecer un comentario algo incoherente aporto la siguiente reacción, de un tal Rubén Rayo, citada en la propia noticia de ‘El Mundo’:

    «Yo paso de salir a una fiesta que el único objetivo de los tíos es babear detrás de unas cuantas descerebradas que se desnudan a cambio de una copa y posiblemente su novio esté en su casita pensando que tiene la mejor chica del mundo…».

  2. Bueno, parece que sólo investigarán esto:

    “La investigación está orientada a comprobar si la discoteca de Humanes ha utilizado publicidad “sexista” para dar a conocer la fiesta UniversiParty, que organiza cada mes, lo que supondría un incumplimiento de la Ley General de Publicidad.”

    Y más que investigar, supongo que tratarán de ver cómo hacen para calificarla de sexista.

    Todo lo demás, a pesar de la opinión de los “expertos” parece ser que queda en nada.

    Un saludo.

  3. […] No te culpabilizo por lo que haces, hija mía. La culpa es del demonio: la opinión de Tsevan Rabtan es sin duda de las que más respeto en casi cualquiera de los temas que suele tratar en su blog, en Jot Down donde colabora, y antes en Twitter. Supone muchas veces una gran cura ante la irracionalidad y el engaño al que muchas veces nos incitan las masas y los medios. Cuando individuos recalentados intentan vestir de racionalidad y vendernos como algo moral e intelectualmente superior aquello que no responde sino a meras pulsiones irracionales, Tsevan Rabtan pone de manifiesto con brutal lógica y brillantez las contradicciones que todo pensamiento irracional y erróneo trae consigo. Y es realmente ilustrativo, porque muchos de los temas que a veces nos incitan a tratar de forma banal e intuitiva –usando el sentido común, como quien dice– resultan ser más complejos y menos intuitivos de lo que al inicio pensamos, y requieren un poco más de disección y profundidad. Esta es una de sus grandes luchas personales, y es gracias a ella y a sus esfuerzos por lo que aprendo tanto con muchos de estos artículos que me incitan a pensar y a revisar mis razonamientos, y que recomiendo como lectura obligatoria. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s