Asesoría verbal

En El País nos cuentan sobre los nueve mil lereles mensuales que facturaba el despacho del señor Trillo a una constructora mientras era diputado. En El Mundo nos citan la respuesta del señor embajador.

Son noticias de periódicos españoles, así que no aventuremos a darlas por ciertas. Sin embargo, hay algo interesante en el asunto de la ausencia de rastro de trabajos específicos de asesoría, según dice el periódico que dice la Agencia Tributaria.

La pregunta es si esto es posible.

Yo tengo contratos similares con algunas empresas (aunque más modestos). En ese tipo de contratos son muy habituales las consultas verbales que se resuelven verbalmente. En gran medida el trabajo consiste precisamente en eso. Sin embargo y pese a ello, podría presentar cientos de pruebas del trabajo cotidiano que realizamos. Siempre quedan rastros y, sobre todo, siempre es posible explicar en qué consistieron. Más aún en la época del correo electrónico. Y, además, es inevitable que de ese tipo de relación surjan procedimientos administrativos, judiciales, comunicaciones con empresas, con particulares o con la propia administración.

¿Quién no puede demostrar el trabajo jurídico habitual? ¿Un trabajo que merece pagos de nueve mil euros mensuales? Solo el que no lo hace.

Digo el jurídico, claro. Otra cosa es otro tipo de trabajo. En España ha habido siempre “conseguidores”. Gente con contactos en la administración, en los partidos, en los lugares en los que se toman las decisiones “que importan”. Esas personas no es que no puedan demostrar su trabajo, es que mejor para ellas que no lo hagan, ya que suele ser ilegal. Los indicios de que podamos estar en presencia de un conseguidor son: a) una remuneración b) una simulación de relación mercantil o laboral que la justifique c) ciertas características personales en el sujeto que le den capacidad de influir en determinados círculos. Si se dan el indicio a) y el c), el b) hay que presumirlo, salvo que se demuestre lo contrario. Es la consecuencia natural de gozar o padecer del perfil del conseguidor.

Naturalmente, es posible que la noticia sea falsa. Es posible que esos despachos, llegado el caso, puedan apabullarnos con las pruebas e indicios de su trabajo de asesoramiento. Considerando que el señor Trillo y el señor Martínez Pujalte han sido diputados y personas de relevancia política en el partido que gobierna España y que gobierna en muchas partes de España, quizás deberían, en vez de enviar notas anunciando querellas por filtraciones (cosa que están en su derecho de hacer, naturalmente), empezar a dedicar su tiempo al indicio b). En el mundo moderno el asesoramiento tiene un precio de mercado. Que nos vayan explicando cuál fue el que dieron y por qué una empresa que no se dedica a la colusión pagaría por él esa cantidad de dinero.

Por cierto, puede que Hacienda no haya abierto contra esas personas procedimiento alguno. Puede también que el Congreso diera el visto bueno y los señores diputados declarasen los ingresos. La cuestión no es esa. La cuestión es que alguien con el perfil de esas personas debería estar siempre en condiciones de explicar y demostrar por qué cobra dinero de alguien con negocios que dependen en gran medida de decisiones que toman conocidos y amigos.

Demostrarlo con algo más que gritos sobre el honor personal.

10 comentarios en “Asesoría verbal

  1. No entiendo su ¿post?

    ¿Ante quién tienen que demostrar su relación laboral? ¿ante El País? ¿Ante El Mundo? Precisamente creo que, al menos Trillo, se queja de que nadie le ha informado de nada ni le han pedido ninguna aclaración.

    “Trillo criticó que la Agencia Tributaria no le haya pedido su versión antes de enviar el informe a Anticorrupción.”

    Un saludo.

  2. Icosaedro, aclaro el post.

    Por supuesto que no ante los periódicos. He dicho “estar en condiciones de demostrar y explicar”, no que den una rueda de prensa sacando papeles que además serán confidenciales.

    Lo que digo se refiere sobre todo a la respuesta dada por la empresa y lo que no dicen los dos políticos. Porque me extraña que, siendo una cuestión sensible, no digan en primer lugar: “naturalmente que puedo justificar los trabajos realizados y facturados sin ningún problema y no enseñando un contrato, sino diciendo día a día en qué consistieron y si me llama Hacienda o el sursum corsa para hacerlo lo haré”. Y luego añadiría el resto. Que no desmientan categóricamente eso de que “era verbal” y no hay constancia escrita de nada que suena a excusa.

  3. “naturalmente que puedo justificar los trabajos realizados y facturados sin ningún problema y no enseñando un contrato, sino diciendo día a día en qué consistieron y si me llama Hacienda o el sursum corsa para hacerlo lo haré”.

    Yo creo que caso de hacer esa declaración, no cambiaría nada. Si por ahora no hay justificación, la prensa destacaría que son incapaces de justificar sus trabajos. Y esa declaración no tendría ningún coste para ellos caso de ser mentira cuando llegue la hora de la justificación ante la autoridad correspondiente.

    Un saludo.

  4. Bueno, yo no hablo de lo que diría o no la prensa. No soy sospechoso precisamente de defender a la prensa y además eso es hipotético.

    Pero no creo que dé igual. Una declaración así (aparte de más natural en alguien a quien se pregunta por trabajos reales) crea los fundamentos para saber si han mentido o no. Porque lo que parece es que pretenden agarrarse a la imposibilidad de probar (acabo de escuchar declaraciones del señor Pujalte en ese sentudo) y si declaran algo como lo que he dicho antes ya no podrían usar esa excusa. Y ahí es dónde adquiere sentido mi entrada.

  5. No, claro que no es sospechoso.

    ¿Es cierto esto que dice Ekaizer en http://politica.elpais.com/politica/2015/04/22/actualidad/1429729276_751605.html? “El enriquecimiento injustificado es un delito en otros países. En España, no. En nuestro ordenamiento, siempre ha sido visto como una figura penal reñida con la presunción de inocencia. Porque se invierte en este delito la carga de la prueba. Es el imputado/acusado el que tiene que probar la justificación de su enriquecimiento. ”

    Le pregunto sin más ánimo que enterarme.

    Un saludo.

  6. Icosaedro, yo no sé si el enriquecimiento injustificado es delito en otros lugares. En España, tal cual no. Puede ser delito fiscal, ya que hay presunciones fiscales en esta materia. Si se te descubre un patrimonio que no puedes justificar se presume ingreso del ejercicio y si se pasan los límites podría ser delito fiscal. Y puede ser indicio de otros delitos, claro.

    Pensando en alto, un enriquecimiento injustificado tal cual solo tiene lógica como figura delictiva autónoma en el caso de personas vinculadas con la administración pública a las que se exija una declaración inicial de bienes, cuando el patrimonio final no se ajuste a esa declaración inicial. Ahí sí podría fijarse bien técnicamente el ilícito penal.

  7. Lo digo porque si se puede considerar que no es ético, la cuestión legal debería determinar si deben responder ante la ley, pero ante los ciudadanos deberían responder con ética. Desde este punto de vista a mi me da igual si lo que han hecho es legal o no; deberían dejar sus cargos. Yo soy alérgico a los calificativos morales, pero no a los éticos. ¡Saludos!

  8. A mí me sorprende que les dé tiempo a estos señores a hacer tantas cosas a la vez. Si el día tiene 24 horas, la jornada laboral 8 (o 9 “facturables a clientes” en los grandes despachos españoles, que tienen bastante más trabajo que estos señores) y estos señores ya pasan bastantes horas en el congreso… ¿de dónde sacan el tiempo para realizar esos servicios? En una de las primeras inspecciones de hacienda que vi, el año pasado, el Inspector, ante un caso de una persona que recibía sueldos de tres empresas por su trabajo a tiempo completo en cada una de ellas preguntó simplemente “¿este señor duerme? un día tiene 24 horas y este señor 3 sueldos por dedicación a tiempo completo (8×3=24)”.
    Yo, sinceramente, aún existiendo prueba documental, no me lo creería “del todo”. Es que no hay tiempo razonable de hacerlo. Y hacerlo bien.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s