Podemos prometer

El programa de Podemos (el último, claro, porque del de hace un año -por iluso, vago y disparatado- es mejor que nos olvidemos) demuestra un saludable avance de la nueva formación política hacia los programas al uso. Prometen muchas cosas sin explicar de donde saldrá la pasta para financiarlas y sin estudiar su impacto. No voy a criticarles específicamente por eso. En materia de programas electorales, Podemos se ha convertido en casta a una velocidad asombrosa.

Ahora, sí se puede hacer un análisis sencillo. Si una medida supone gastar mucha pasta, le damos un (1), si es gastar más pasta un (2), si desincentiva la actividad económica un (3), si puede ser neutra un (4), si la incentiva un (5), si supone ahorro un (6) y si supone mucho ahorro un (7). Al menos, y al margen de la bondad de la cosa, nos servirá para estimar visualmente hasta qué punto nos encontramos ante un programa realizable (tomando como ejemplo el despelote griego).

Vamos a ello:

1.- (3)

2.- (3)

3.- (1)

4.- (1)

5.- (4)

6.- (3)

7.- (3)

8.- (3)

9.- (2)

10.- (1)

11.- (1)

12.- (2)

13.- (1)

14.- (1)

15.- (2)

16.- (2)

17.- (2)

18.- (2)

19.- (2)

20.- (2)

21.- (2)

22.- (1)

23.- (3)

24.- (1)

25.- (2)

26.- (2)

27.- (3)

28.- (2)

29.- (3)

30.- (2)

31.- (4)

32.- (3)

33.- (1)

34.- (4)

35.- (2)

36.- (2)

37.- (2)

38.- (3)

39.- (3)

40.- (3)

41.- (3)

42.- a 47.- (3)

48.- (2)

49.- (2)

50.- (2)

51.- (4) o (5)

52.- (2) y (3)

53.- (1)

54.- (1)

55.- (2)

56.- (2)

57.- (1)

58.- (2)

59.- (2)

60.- (2)

61.- (3)

62.- (1)

63.- (2)

64.- (2)

65.- (5)

66.- (5)

67.- (2)

68.- (2)

69.- (2)

70.- (2)

71.- (2)

72.- (2)

73.- (4)

74.- (2)

75.- (1)

76.- (2)

77.- (2)

78.- (5)

79.- (2)

80.- (2)

81.- (1)

82.- (1) y (3)

83.- (1)

84.- (5)

85.- (2)

86.- (2)

87.- (2)

88.- (2)

89.- (2)

90.- (4)

91.- (3)

92.- (3)

93.- (2)

94.- (2)

95.- (4)

96.- (2)

97.- (1)

98.- (2)

99.- (2)

100.- (2)

101.- (4)

102.- (2)

103.- (1)

104.- (2)

105.- (2)

106.- (2)

107 a 112.- (1)

113.- (2)

114.- (2)

115.- (4)

116.- (2)

117.- (2)

118.- (2)

119.- (1)

120.- (2)

121.- (2)

122 a 124.- (1)

125.- (4)

126.- (2)

127.- (2)

128.- (4)

129.- (4)

130.- (4)

131.- (2)

132.- (4)

133 a 135.- (1)

136.- (2)

137.- (4)

138.- (2)

139.- (2)

140.- (4)

141.- (2)

142 a 151.- (2)

152.- (2)

153.- (2)

154.- (3)

155.- (4)

156.- (2)

157.- (1)

158.- (2)

159.- (2)

160.- (4)

161.- (2)

162.- (4)

163.- (2)

164.- (4)

165.- (2)

166.- (2)

167.- (4)

168.- (4)

169.- (4)

170.- (2)

171 a 174.- (2)

175.-  (4)

176.- (2)

177.- (4)

178 y 179.- (2)

180.- (5)

181.- (2)

182.- (5)

183.- (4)

184.- (5)

185.- (5)

186.- (5)

187.- (5)

188.- (4)

189.- (2) y (5)

190.- (4)

191.- (4)

192.- (4)

193.- (2)

194.- (2)

195.- (2)

196.- (2)

197.- (3)

198.- (6)

199.- (5)

200.- (2)

201.- (1)

202.- (4)

203.- (4)

204.- (2)

205.- (4)

206.- (2)

207 a 210.- (2)

211.- (4)

212 a 214.- (2)

215.- (4)

 

Esta evaluación es naturalmente aproximada y discutible, fruto de una primera lectura. Algunas de esas medidas pueden encajar en varias categorías y el gasto depende en gran medida de la intensidad con la que se pretenda alcanzar el objetivo programático que se propone.

Son 34 (1), 110 (2), 26 (3), 35 (4), 14 (5) y 1 (6).

Como verán, no discuto la bondad o maldad de las políticas propuestas. Hablo de lo que cuestan y de la influencia que tienen. Es interesante verlo en conjunto, porque una a una a lo mejor le gustan a mucha gente.

Ahora sería interesante que los de Podemos contabilizasen el gasto previsto en cada una de ellas y nos explicasen cómo un país con el déficit público actual va a poder pagarlas sin que nos pase lo mismo que le está pasando a Grecia.

Y sería interesante que la gente que se plantea votar a Podemos se pregunte si este partido podría llevar a cabo mínimamente su programa considerando esto o si, en consecuencia, son unos jetas que saben que mienten (en el mejor de los casos) o no solo saben que mienten sino que plantean un programa así para acceder al poder y luego dar todas las vueltas de tuerca que hagan falta camino del paraíso socialista (en el peor).

 

Anuncios