Anas

 

Vean este tuit de Ana Pastor:

La respuesta de la periodista es consecuencia del reproche que le han hecho algunas personas como consecuencia de un artículo de Hughes, en el que se comentaba cierta intervención del periodista García Ferreras que no he encontrado.

Lo interesante del tuit de Ana Pastor es que afirma que el propio ABC hace la misma comparación. ¿Y qué contestan algunos?: que eso no justificaría que Ana Pastor haya hecho una mala comparación y que blablabla.

Lo acojonante es que nadie le diga a Ana Pastor que ABC no ha hecho la misma comparación que ella retuiteaba.

Veamos el retuit original de Ana Pastor:

Ana Palacio cree q el éxito de Podemos y Ada Colau es fruto d la “nostalgia por el Califato Islámico”

Qué dice ABC:

Ana Palacio compara la “nostalgia comunista” de Podemos con la del Estado Islámico y el siglo XI

¿Ven? Muchos de los que hacen reproches a Ana Pastor o no han leído a Hughes o no le han entendido, porque la respuesta de Ana Pastor no demuestra un auténtico “otros lo han hecho”, sino que es una falacia.

ABC dice que Ana Palacio compara nostalgias, algo admisible, porque ella se refiere a un proceso que, según considera, se basa en una misma estructura: la nostalgia por el pasado que deberíamos considerar superado. Y es evidente que esa nostalgia se puede referir a “objetos” diferentes (el califato, el comunismo, el imperio español, el Reich, la arcadia feliz, el pop sesentero, el cine americano de los cincuenta …), irrecuperables, y que esa comparación (acertada o no) es legítima. Y es evidente que hacer esa comparación no supone que Ana Palacio afirme que el éxito de Podemos y Ada Colau es resultado de que la gente añore el “Califato Islámico” como sostiene literalmente el tuit retuiteado por la periodista (cuando, por cierto, del cuerpo de la noticia se deduce otra cosa).

Es obvio que Ana Pastor manipula al defender ese retuit. Y es obvio también que mucha gente no se ha enterado de que manipula.

Dos cosas más:

La primera es que este tipo de falacia es muy usual en los medios informativos y en los mensajes en tuiter y a mucha gente le cuesta entender dónde se encuentra la manipulación. Se usa porque funciona. Se hace decir a alguien lo que no dice y se le atiza en ese momento una buena hostia.

La segunda es que las comparaciones a menudo tampoco son neutras. La pregunta lícita que debería haber hecho alguien con integridad intelectual es precisamente por qué a la hora de escoger “objetos históricos”, Ana Palacio menciona esos tres. Uno de ellos (el llamado califato) ha alcanzado cotas extremas de violencia y realiza habitualmente crímenes contra la Humanidad. Otro de ellos (la Rusia de Putin) es imperialista y defiende posiciones contrarias, en algunos aspectos, a los derechos humanos. La cuestión es que, al relacionar estos ejemplos, con Podemos, Ana Palacio ¿solo los compara como formas de nostalgia o la comparación se extiende a la nostalgia por regímenes liberticidas y totalitarios?

Si pretende esto último también debería decirlo. En otro caso, quizás la elección no fue afortunada o se hacía de mala fe. Como ya saben, yo no veo problema en que la reflexión sobre la nostalgia incluya las consecuencias del totalitarismo que algunos justifican y explican, es decir, el comunista, con el que tanta relación biográfica han tenido los dirigentes principales de Podemos. Como he escrito ya sobre esto no me repetiré.

La cuestión es que si es falaz hacer decir a alguien lo que no dice, también lo es que las comparaciones no puedan escogerse (incluso sobre cuestiones que parecen insustanciales) para introducir en la cabeza de la gente la idea de que A no solo se parece a B en tal o cual cuestión, sino que A es como B.

El problema de estas vueltas de hoja es que, si es difícil hacer comprender a la gente que una comparación de aspectos similares entre cosas diferentes no implica que esas cosas dejen de ser diferentes, más lo es hacer comprender que una comparación de aspectos entre cosas diferentes escogidas por razones espurias puede encerrar un intento de hacernos creer que esas cosas son iguales afirmando expresamente que lo son en algún aspecto circunstancial.

Es igual: ese tuit es manipulador y Ana Pastor es su profeta.

 

Anuncios

Entrevista a Pedro Sánchez

 

La auténtica entrevista a Pedro Sánchez que El País no se ha atrevido a publicar:

 

Pregunta. Se da la paradoja de que tras estas elecciones el PSOE va a conseguir varios Gobiernos cuando ha obtenido uno de los peores resultados de su historia.

Respuesta. JAJAJAJAJAJAJAJA. Sí. ¡Es cojonudo! Es lo que pasa cuando la gente se traga lo de “PSOE y PP la misma mierda es” y votan a nuestros amigos.

P. El PSOE ha perdido 700.000 votos…

R. Qué sí, que ya lo sabemos. ¿Y qué? Los votos nos dan igual. Lo importante es mandar. ¡Y vamos a mandar!

P. Pero en las grandes urbes como Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza bajan como mínimo al tercer puesto.

R. Qué va. En Madrid, por ejemplo, somos la segunda y la tercera fuerza más votada.

P. Pero se les ve demasiado alegres cuando el resultado no ha sido bueno.

R. Bueno, no habrá sido bueno, pero al menos no ha sido una debacle como la del PP. Eso al menos llevo escuchando a los periodistas desde el domingo pese a que nosotros hayamos sacado menos votos que ellos.

P. ¿Y empieza otro en el que ustedes van a ir con Podemos?

R. Pregúntese: ¿cómo no vamos a poder ir con Podemos si estos de Podemos desde 1982 harían votado al PSOE? Pues eso. Solo hay que repartir cosas. Pero eso lo sabemos gestionar muy bien desde siempre.

P. Se le reprocha que no quiera nada con el PP.

R. Eso es injusto. Yo con el PP estoy dispuesto a pactar todas las rendiciones que hagan falta.

P. ¿Pueden deslizarse a otras posiciones llevados por la necesidad de pactar con Podemos ? El PP dice que eso es frentismo.

R. ¿Cómo va a ser frentismo compartir una paella y unas cervezas con la familia? Por otra parte, el PSOE siempre ha demostrado una madurez indiscutible a la hora de hacer lo que haga falta para seguir mandando. No vamos a ser menos responsables ahora.

P. El comité federal de su partido acaba de aprobar que los acuerdos no serán a cualquier precio, pero Podemos se muestra, en principio, como actitud, muy exigente.

R. Hombre, es lógico. Las formas son importantes en democracia y por eso estamos disimulando un poco.

P. Aunque no han empezado las conversaciones ¿tienen usted y sus compañeros un criterio sobre lo que podrán o no pactar con el partido de Pablo Iglesias?

R. Sí, claro. Pactaremos un justo reparto de puestos.

P. ¿Con Ciudadanos tienen más puntos en común?

R. Ninguno, oiga, no se confunda. Esos también andan disimulando.

P. ¿Pero estaría más cómodo con Ciudadanos que con Podemos si las cuentas para sumar mayorías le salieran mejor?

R. ¿Está sordo? No obstante, como es lógico, si se trata de joder al PP somos capaces de pactar con el demonio, así que ¿por qué no también con esos pijos de Ciudadanos? Aunque, ya ve, están hablando con los del PP para repartirse la Comunidad de Madrid.

P. ¿Estas reflexiones son solo para Madrid?

R. Es que es importante dejar claro que, para que Ciudadanos fuera uno de los nuestros, sería necesario que tuviese tanta alergia por Bildu que les llevase a, por ejemplo, compararlo con el PP … Perdón, quería decirlo al revés.

P. Usted ha anunciado que se presenta a las primarias y Susana Díaz no quiere hablar de este asunto. ¿Como se llevan?

R. Me llevo muy bien con esa asquerosa.

P. Parece que no se va a presentar nadie más…

R. Pues es una pena que no se presente Carmona.

P. Corre por la red estos días que vienen los comunistas, y ustedes de su brazo.

R. ¿Comunistas? Yo hace mucho que ya no veo comunistas en España. Al menos desde hace una semana.