Yo sí puedo mostrarte la verdad

 

Resulta que una empresa suiza se dedica, entre otras cosas, a análisis genéticos. Otra empresa española, llamada MEGALAB había anunciado uno de esos procedimientos, al que habían llamado tranquility, utilizando la foto de una niña con trisomía del cromosoma 21 (una digresión: ya podíamos todos de dejar de usar el apellido del siniestro doctor Down). Esta es la foto:

Genoma

 

Como mucha gente se ha indignado tras salir la noticia en prensa, los señores de MEGALAB han publicado este tuit:

El comunicado es algo lamentable. Tampoco me extraña: cuando surgen polémicas de este tipo es prácticamente imposible hacer un comunicado que no moleste a nadie.

Lo verdaderamente interesante del asunto es, sin embargo, la reacción de mucha gente que es contraria a la realización de este tipo de análisis y es contraria al aborto en casos como el de la trisomía que se usa como ejemplo. Voy a explicarme poniendo algunos ejemplos que cojo al azar:

Veamos. Uno de los errores más evidentes del comunicado de la empresa es eso de que el diagnóstico prenatal ayuda a los padres para la preparación del nacimiento del bebé como merece. Yo no dudo de que haya padres que, tras realizar un análisis genético y saber que su hijo está afectado por (sigo con el ejemplo que proporcionan ellos mismos con la imagen escogida) la trisomía en cuestión, decidan continuar con el embarazo. Y que saberlo previamente les ayude de alguna manera a prepararse. Sin embargo, sospecho que la decisión de efectuar el análisis obedece en muchos padres a la necesidad de asegurarse de que su hijo no estará afectado por ciertas enfermedades o síndromes, de forma que les sirva para tomar la decisión de abortar. Lo decente es que la compañía hubiera hablado tanto de lo uno como de lo otro.

Y resulta que los antiabortistas suelen publicar fotografías con fetos abortados. Lo hacen además con cierta violencia, como una prueba de que la razón está de su lado, mientras le echan en cara, a cualquier persona partidaria de que sea legal alguna forma de aborto, la realidad truculenta del mismo. Nos dicen: ¡son personas, seres humanos y tú al apoyarlo un cómplice de millones de asesinatos!

Entonces, me pregunto ¿por qué, si son partidarios de lo más, de mostrar imágenes de fetos muertos tras un aborto, se indignan por lo menos, mostrar imágenes de seres humanos vivos sanos y sonrientes? Lo lógico es que nos dijeran: “¿veis? ¿hasta los mismo tipos que hacen esos análisis genéticos saben que se hacen para evitar que exista esa estupenda niña sonriente con síndrome de Down?” Vamos, que se alegrasen de la fotografía. Eso demostraría cierta coherencia.

Pero no. Ellos, que muestran con enorme activismo fotografías de restos humanos sanguinolentos, se indignan porque alguien relacione el aborto con seres humanos vivos. Recordemos, al efecto, que la mayoría de los fetos abortados podrían haber terminado siendo como todas esas personas que aparecen en cualquier álbum familiar.

Y es que ahí está la cuestión: el aborto que es objeto de debate es el de seres humanos.

Veamos otros dos tuices:

https://twitter.com/locaconsombrero/status/609027826545754113

Mi discrepancia es simple de explicar: hay personas adultas que hacen análisis genéticos a fetos. Lo hacen, en algunas ocasiones, para no tener hijos que, de nacer, serían como esa niña de la fotografía. Es para eso. Y, naturalmente, eso es un negocio para esa empresa. Imagino que desde un punto de vista publicitario se trata de un error. Es la tiranía de lo políticamente correcto: que a veces no queramos ver las cosas como son en realidad.

Más aún, que caigamos en la falacia de pensar que las personas que deciden abortar porque no quieren tener un hijo que imaginan como el de esa fotografía, más tarde lo maltratarían o discriminarían.

Ahí es donde se despeña la racionalidad.

Por eso hay que practicarla.

15 comentarios en “Yo sí puedo mostrarte la verdad

  1. Gracias por no esquivar los jardines, por no buscar el aplauso fácil, por no hacernos creer que lo complejo es sencillo, por obligarnos a estar a la altura.

  2. Sospecho que, bajo las reacciones airadas ante este tipo de publicidad (o de argumentaciones científicas como las que nos brindó también en Twitter, por ejemplo, Richard Dawkins) por parte de los padres de niños con síndrome de Down late algo trágico y terrible: el sentimiento de culpa, remordimiento y auto-odio por haber seguido adelante con el embarazo de lo que ahora comprueban, de primera mano, que será un niño enfermo, gravemente discapacitado para llevar a cabo una vida realmente digna, dependiente, infeliz y trágicamente limitado en todos los aspectos de lo que se considera humano.

    Estas personas saben, sienten y experimentan en carne propia el gran crimen moral que consiste en dar la vida en un mundo intelectualmente exigente a un ser limitado que va a ser discriminado y apartado, por muchas normas que alumbremos para evitarlo, que va a sufrir lo indecible y que va a llevar una vida dolorosa y sin sentido por culpa del egoísmo y el capricho de unos padres que han querido seguir adelante de manera irracional con una decisión que habría sido mejor, a todas luces, tomar en sentido contrario.

    Proyectan su dolor y remordimiento sobre quien les recuerda que se podría haber tomado otra decisión. No hay más.

  3. No puedo estar de acuerdo con usted en esta ocasión señor Saulo.

    Qué hay que entender por dignidad hoy en día? No hay dignidad mientras haya dependencia? Y si la dependencia es sobrevenida? Tal vez la dependencia siempre esté ahí de una forma u otra. se puede depender de una persona, de un sistema…

    No creo que egoísmo y capricho sean las palabras. Supongo que como todo, dependerá del cristal con que se mire. Pero ni siquiera todavía los expertos se han puesto de acuerdo en lo que es o nos hace humano.

    Una postura un tanto extrema para un tema tan complejo y tan en construcción.

    Imagino que otro punto de vista es posible.

    Saludos

  4. Y yo sospecho Sr. Saulo que usted y todos los que opinan como usted desde la más absoluta de las ignorancias por no saber, ni entender, ni comprender el sentido de la dignidad humana lejos de los caprichos y los egoísmos que significa precisamente lo contrario de lo que usted nos reprocha a los padres de niños con Síndrome de Down, que le puedo asegurar que ni tenemos sentimientos de culpabilidad (de que?), ni remordimientos (de que?), ni auto-odio (por que?), porque comprobamos día a día que nuestro hijo no tiene enfermedades, va a un cole ordinario como el resto de niños, se siente querido y respetado, nadie siente pena por el, y es igual de humano que el resto, y sospecho que bastante más que usted porque el nunca sería capaz de decir las burradas y barbaridades de decir lo que usted dice de otra persona.
    Lea, documéntese y conozca de lo que quiera opinar antes de hacer otra vez el ridiculo como lo ha hecho en esta ocasión, y cuidado porque esta a punto de ser excluido de este mundo tan exigente intelectualmente!!!

  5. Bienvenida sea la discrepancia, Luis.

    Yo entiendo, efectivamente, que sin autonomía no puede haber dignidad y que una persona discapacitada puede ser humana pero no completa.

    En cuanto al egoísmo y el capricho, considero que son en gran medida las fuerzas motoras que están detrás de la decisión de tener hijos, sean estos discapacitados o no. Una pareja, o una mujer en soledad, decide crear vida, porque “quiere” (voluntad, capricho) y siempre considera que esa nueva vida es de su propiedad y no de otras personas o de la sociedad en su conjunto (“mi” hijo, egoísmo).

    Si ese capricho y ese egoísmo a largo plazo dan como resultado una persona completa, capaz de desarrollar inquietudes profesionales y artísticas sofisticadas si así lo desea, doy por bien empleadas aquellas fuerzas motoras. En caso contrario, me parece crueldad innecesaria. Aquí la palabra clave es “capaz” y, en menor medida, “deseo”.

    Saludos.

  6. “Más aún, que caigamos en la falacia de pensar que las personas que deciden abortar porque no quieren tener un hijo que imaginan como el de esa fotografía, más tarde lo maltratarían o discriminarían.”
    No sé, me estaré despeñando pero ahora que sabemos que hay personas incompletas, ¿deben tener la misma consideración legal que las superiores, digo completas?

    Es gracioso ver a alguien que defendiende descarnadamente la eugenesia llamando criminales a los que no lo hacen, sospecho (sí, yo también me permito el lujo de sospechar sobre los intríngulis morales de los demás, sobre todo si ellos se lo permiten antes) que para limpiar su mala conciencia.
    Un cordial saludo

  7. “No sé, me estaré despeñando pero ahora que sabemos que hay personas incompletas, ¿deben tener la misma consideración legal que las superiores, digo completas?”

    Buenos días, Icosaedro. Permita que recoja el guante y amplíe mi punto de vista sobre el asunto.

    En el ordenamiento jurídico español, y hablo como lego en la materia, las personas discapacitadas no solo tienen la misma consideración legal que las que no lo son, sino que gozan de “protección especial” al menos desde que entró en vigor la Constitución Española de 1978.

    Esta protección especial se ha materializado en multitud de subsidios, ayudas sociales, centros de educación especial financiados en todo o en parte (concertados) con dinero público, sensibilidad en el desarrollo de normativas diversas en atención a este colectivo, etc.

    En mi opinión personal se trata de un imperativo moral, que va más allá de lo opinático, y me siento orgulloso de pertenecer a una sociedad que pone en práctica una especial consideración hacia sus miembros más desfavorecidos.

    Ello no quiere decir que haya que negar la realidad de que estas personas sufren una discapacidad, así reconocida por el mismo ordenamiento jurídico que usted invoca (busque el porcentaje 33% en cualquier base de datos legislativa) y que convierte a la persona a la que se certifica esta situación en titular de una serie de derechos y prerrogativas muy superiores a las de cualquier otra que se encuentre por debajo de esa graduación.

    Todo esto que aquí expongo (y me disculpo ante el autor del blog, Tsevan Rabtan, por acaparar la sección de comentarios) no obsta para que mantenga la opinión que comparto en mis anteriores comentarios: traer al mundo a una persona con una discapacidad severa que va a condicionar irremediablemente su desarrollo personal, social, profesional e intelectual, pudiendo haberlo evitado, me parece una mala decisión, por ser suave, y me congratulo de que hayamos alcanzado un grado de desarrollo tecnológico tal que nos permita corregir esta situación si así se desea.

  8. Icosaedro, no entiendo su comentario. No sé si se refiere a mí, ya que me cita, aunque después cita el comentario de otra persona.

    En el caso de que se refiera a mí, como le digo, no entiendo su comentario.

  9. Señor Saulo,

    Sin ánimo de extender la discusión en casa ajena (sabrá usted disculpar el allanamiento, admirado Tse, o señor Tsevan Rabtan) y apartando de ella el enfoque legal,(la ley está para cumplirla, pero ni es la que fue ni es la que será) la cuestión que creo relevante es la de humanidad. Como yo lo veo, o se es humano, o no se es. Si estamos de acuerdo en ello, el siguiente paso es dónde colocar la línea. Allá cada cual, pero una vez colocada, no vale desplazarla según conveniencia.

    “…me congratulo de que hayamos alcanzado un grado de desarrollo tecnológico tal que nos permita corregir esta situación si así se desea”. Idem.

    Saludos cordiales.

  10. Tsevan Rabtan, en ningún caso me refiero a usted. Copio su texto, porque en él habla del riesgo de sacar conclusiones que no necesarimente se deducen de las posiciones de las personas que abortarían en el caso de conocer que el feto muestra la trisomía referida. Y lo copio porque, a pesar de lo que ustede dice, yo sí que creo que, después de leer lo que ha escrito Saulo, se pueden sacar conclusiones (que él no saca) o al menos se da pie a que se puedan sacar.
    Un saludo.

  11. Sr. Saulo,
    sigue usted opinando desde la más absoluta de las ignorancias…, claro que las personas con discapacidad tienen la misma consideración legal, y claro que gozan de “protección especial”, salga usted a la calle un solo día en silla de ruedas, o con una venda en los ojos y un bastón y después venga a este blog y nos cuenta la experiencia, y además comprobará que no solo estas personas son humanas como usted y como yo, son bastantes más que humanas!!
    Y ya que lee tanto ordenamiento jurídico enumere esa “multitud” de subsidios, ayudas, derechos o prerrogativas, verá que sorpresa se lleva, y sobre todo sea capaz de separar aquellas que actualmente están concedidas a personas con una discapacidad sobrevenida de las que están concedidas a personas que tienen una discapacidad de nacimiento que pudieran haberse detectado, porque según usted estos últimos serían los “menos humanos” o los “no completos” o los que sufren a diario…., o quizás, aprovechando el “cartelito” ya arremete usted contra todos los discapacitados (mayor al 33%)???, porque quizás considere un gasto innecesario tantos subsidios, ayudas sociales, derechos y prerrogativas, o el tener que hacer accesibles a estas PERSONAS las calles y servicios públicos de nuestras ciudades….
    Y como le decía en mi anterior comentario, antes de opinar sobre algo hay que documentarse, porque no solo hay que parecer entendido sobre lo que se escribe sino que hay que serlo, porque esto que usted califica como imperativo moral, no es un antojo de nuestros gobernantes, porque existe un documento vinculante, del que nuestro país es firmante, de un organismo tan “sospechoso” en temas morales y éticos como son las Naciones Unidas, llamado “Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad”, que entiendo que será desconocido para usted ya que versa sobre estas “casi-personas”, que en su articulado propone una serie de consideraciones para que los países firmantes lo vayan introduciendo de forma progresiva en su ordenamiento jurídico, y le puedo informar en primicia que desgraciadamente nuestro país aún está muy lejos de lo que en ese documento se expone, así que váyase preparando para lo que se le viene encima!!!

  12. Saulo,
    “traer al mundo a una persona con una discapacidad severa que va a condicionar irremediablemente su desarrollo personal, social, profesional e intelectual, pudiendo haberlo evitado, me parece una mala decisión, por ser suave”
    Es que yo creo que hay que ser suave; acusar a gente de un crimen por traer conscientemente a una persona con una serie defectos al mundo está fuera de lugar. Defectos que por la descripción que usted hace, por cierto, me temo que le mantienen muy alejado de la realidad de la gente que padece el síndrome de down.
    Por otro lado, hablar de personas incompletas, me parece también fuera de lugar. Hay personas (físicas, jurídicas o lo que sea) pero no medio personas. Tendría usted que decirnos qué define una pesona completa: ¿el IQ? ¿la altura? ¿el peso? ¿el número de extremidades? ¿el de pulmones? ¿una combinación?
    Y ¿qué pasa cuando hay que socorrer a alguien que, indefectiblemente se va a convertir en una persona incompleta (según su criterio), por, por ejemplo un accidente de coche? ¿hay que socorrorle o es un crimen?
    Yo creo que se mete en un jardín, del que dificilemente se puede salir fácilmente.

    Por otro lado:
    Habla usted de ¡argumentaciones científicas! entiendo que ¡¡sobre el aborto!! de ¡¡¡Dawkins!!! en ¡¡¡¡twitter!!!!, lo cual ya me dejó ojiplático.

    Habla, supongo que en nombre de los que sufren el síndrome de Down, de lo que es una vida digna, alegre. Bien, creo que la última niña que se suicidó recientemente, según dicen los medios no era por la vida indigna de sus limitaciones, sino por la vida indigna que le hicieron vivir unos compañeros de clase.

    Parece desconocer que el posesivo “mi” no siempre indica posesión.

    Pero lo que realmente me ha enojado es la película que se ha montado respecto a los padres que traen al mundo conscientemente un niño con síndrome de Down.
    Por un lado, no sé por qué; ¿acaso sólo han protestado padres que han traído al mundo niños con sindrome de Down?
    Por otro por el psicoanálisis sin base alguna que se monta para criminalizarlos: esos sentimientos de autoodio que proyecta sobre ellos; esa calificación denigratoria de los que sufren down; ese llamar criminales a los padres; y encima les llama egoístas, cuando no sé de una sola madre que decida abortar en caso de down diciendo, qué esfuerzo más grande voy a hacer por la sociedad, sino más bien son de los que piensan, como usted, voy a quitarme al monstruo de en medio.
    ¿Y los que trajimos al mundo niños sin hacernos la amniocentesis? ¿qué película se va a montar de lo que pasa por mi mente? ¿también somos criminales o solo en grado de tentativa?
    Un cordial saludo.

  13. Jose Manuel,

    haga usted el favor de volver a leer los comentarios de Saulo.

    Un saludo,

    Archiconocido

  14. Archiconocido,
    Los comentarios de Saulo no merecen ser releídos, prefiero releer los de Icosaedro…., y le aconsejo que haga usted lo mismo!!

  15. Me encanta el debate que están manteniendo (aunque lógicamente no comparta con ustedes bastantes cosas) porque cada vez tengo más claro que muchas personas desconocen el Síndrome de Down y cómo está el tema en la actualidad, no hace 40 años.

    Dejando esto a un lado – yo estaba igual hasta que vino al mundo mi querida criaturita (en parto, con un Triple Screening estupendo y sin cantar la muchacha) – el problema de fondo (o al menos así lo veo yo) es que se empieza con la T21 y se acaba por el moreno o que mida menos de 1,75. Los test están genial para CONOCER, pero no para PREDECIR.

    Y lamentablemente, ahora mismo se está haciendo lo segundo (otra conversación sería la información que se da a los futuros padres que es de juzgado de guardia, como la que nos dieron a nosotros cuando la niña nació)

    Respecto a la foto, aparte de que es una foto robada, sin autorización de la familia para utilizarse, y demás dilemas éticos que plantea su utilización, es que, sinceramente, está vendiendo una solución a un “problema”. Si nos ponemos tiquismiquis, está incumpliendo el punto 14 de autocontrol, sobre publicidad engañosa.

    Probablemente piensen que soy una madre cabreada con el mundo porque mi hija tiene SD y no pude arreglarlo a tiempo. Realmente, estoy cabreada porque se piensa que son ángeles pero sin capacidad intelectual alguna, que no merecen estar aqui, que no se les respeta sus derechos… Y por supuesto, me cabrea soberanamente que se quiten apoyos a las familias para conseguir que sus hijos puedan llegar a su máximo.

    Un saludo para todos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s