No es para tanto

 

Algunos aspectos del asunto del concejal Zapata y sus tuits de hace tres años:

En primer lugar, en cuanto al hecho en sí y si es motivo de dimisión, yo creo que sí, que lo es, pero no por su afición a lo que ahora denomina “humor negro”, y digo denomina porque no tengo ni idea de cuán en serio le parecen graciosos el genocidio judío, el asesinato de niñas violadas o la mutilación de víctimas terroristas. Aclaro esto porque es obvio que no es lo mismo un nazi riéndose del genocidio judío que un judío riéndose del genocidio judío. Y no porque unos puedan hacerlo y otros no, sino porque al primero le parece gracioso algo que cree saludable, mientras que el segundo se sumerge en la humanidad riéndose del horror (vamos, que lo esencial es que el primero es nazi). Así, aunque ahora el concejal y sus amigos nos digan que es una bellísima persona, lo cierto es que la literalidad de lo que escribió es prueba de cargo, y a él le toca la de descargo (y no basta con negar). Por cierto, prueba de descargo es que haga chistes de homosexuales fostiados o de niños palestinos muertos. ¿Tiene ejemplos de esto? Porque yo sí conozco a humoristas que han practicado el humor negro (algo que no me gusta demasiado), pero lo hacen con todo lo que se mueve, incluyéndose ellos mismos en el objeto de sus salvajadas. Y no es de fiar aquel que dice que le gusta “cierto” humor negro, pero que nunca roza con él sus dogmas.

Digo que creo que debería dimitir por coherencia. Desde hace unos años una determinada secta ha explotado de manera sistemática una retórica de lo moral, de lo justo, de lo correcto. Esa secta ha decidido autodenominarse “pueblo” y “gente”, y se ha dedicado a señalar con el dedito todo lo que hacían o decían los “otros”. Y lo ha hecho sin descanso, usando todos los medios a su alcance, incluyendo especialmente tuiter. Esa secta ha decidido que hará lo que le parezca justo, aunque eso implique saltarse la ley. Son ellos los que han decidido que el pueblo pueda tomar en sus manos la rienda de su destino (sí, hablo irónicamente) y declarar la capacidad y la incapacidad de alguien para gobernar. Más aún, ellos mismos han dicho que los nombres no importan, que va a gobernar el pueblo, que todos somos alcaldes y, por tanto, ya nadie es contingente y todos somos necesarios. Visto así, no comprendo cómo alguien se extraña de la autocrítica que le hace el pueblo reunido en tuiter y no se aparta para que otro camarada, uno cualquiera, el siguiente de la lista por ejemplo, ocupe su lugar. Porque ya sabemos que no está allí por el carguito, el sueldo y el poder, sino para hacer cosas, que las hace él pero es como si las hace la gente, así que ¿qué más da el nombre?

En segundo lugar, y esto me interesa mucho más, este episodio es un ejemplo más de la extraordinaria capacidad de la izquierda -y de sus comunicadores- para el victimismo. Tras este episodio resulta que mirar en tuiter es “escarbar en la basura” y que el pasado no cuenta, que solo importa lo que haces desde que llegas al cargo. Lo importante es el futuro, ahora que están en el poder, y ya da igual cómo lo consiguieron. Ahora la democracia ya es democracia, no como antes, y ahora la policía ya no será represora sino que garantizará los derechos del pueblo. Los linchamientos que hicieron a los “otros” en la etapa de toma del poder se irán difuminando y las campañas y manipulaciones en tuiter serán como lágrimas en la lluvia, porque ahora están ellos bajo el foco. Se harán relativistas y reclamarán el derecho a una vida privada los mismos que hacían escraches en la casa de un político del PP acojonando a sus hijos. Los que explotaban en soflamas y alimentaban hogueras ciudadanas por cada expresión que pudiera interpretarse como políticamente incorrecta, reclamarán el derecho al olvido. Y usarán el argumento del “tú no pedías dimisiones de políticos corruptos y las pides por unas tonterías dichas en tuiter”, como si ellos no hubieran pedido dimisiones por gilipolleces de todo tipo y lo hubieran hecho manipulando además la realidad (haciendo decir a la gente lo que no decía, cortando, pegando e inventando desenfrenadamente).

En tercer lugar, y sigo el hilo, esta campaña tuitera tan parecida al día a día de tanto tuitstar y tanto periodista adicto a la causa, pronto dejará de ser un campo abonado para la discusión sensata sobre los límites del humor y de la intromisión de los ciudadanos y los medios en la vida y el pasado de la gente. A ver si me explico. El concejal podría haber dicho algunas cosas interesantes. Por ejemplo:

1.- Mirad, no soy nazi. Hacía humor negro. Puede que no te guste, pero era solo eso. No voy a pedir disculpas por hacer algo que considero lícito, más aún cuando entonces no ocupaba ningún cargo público y solo me representaba a mí mismo. Más aún, cuando ni siquiera pasaba por mi mente llegar a ocupar un cargo público.

2.- Comprendo ahora, yo que me conozco y sé que no soy un nazi ni un apologeta de la violencia, la violación o el terrorismo, qué fácil es sacar unas palabras de contexto y montar una campaña contra una o varias personas para hacerles pasar por lo que no son, invadiendo su intimidad y rebuscando en su pasado.

3.- Cuando alimentas la reacción en cadena de indignados y usas abusivamente la ira de la gente, manipulándola y forzando el juicio sumario para lograr un efecto de simple acumulación, puedes terminar devorado por tu propia criatura.

Palabras así podrían sonar a excusa y parecer cínicas, pero situarían al menos la polémica en el terreno de la discusión racional. Sin embargo, la cabra tira al monte. Por tanto, esta reacción en tuiter de tanta gente, se terminará convirtiendo, y no creo equivocarme en mi predicción, en una excusa precisamente para lanzar otra contraofensiva (con esos tintes simplificadores y manipuladores) que hablará de campaña orquestada o que dirá que las personas que se han sentido agredidas por esos tuits del concejal Zapata no pedían la dimisión de los “otros” que son mucho peores. Zapata terminará convirtiéndose en la víctima, dando gracias por los apoyos recibidos y los que le critican en sus victimarios. Y la verdadera izquierda volverá a ganar en su terreno favorito, el de la superioridad moral.

Esa es su ventaja. Su dogma los convierte en el pueblo elegido. En los únicos que saben cuál es el bien y el mal. Los que siempre aciertan. Los que buscan nuestra prosperidad. Tan evidente es todo esto que, cuando cometen aparentes errores solo caben dos explicaciones:

a) El que erró no era de izquierdas, aunque toda su biografía lo desmienta.

b) El que erró lo hizo por culpa de los “otros”.

Pronto el concejal olvidará que tuvo un leve sentimiento de culpa, y alcanzará el satori de los elegidos: sabrá que si en 2012 escribió eso, la culpa seguro fue de los fascistas que ahora le piden que se vaya, usando arteramente esas seducciones del diablo llamadas responsabilidad individual y coherencia.

 

ACTUALIZACIÓN:

Esto de Espada, sensacional:

Desconozco si Zapata, concejal o persona anónima, como dice de sí mismo, es o no antisemita; pero lo es, sin duda, el chistoso que hay en él: se ha especializado.

 

Anuncios

15 comentarios en “No es para tanto

  1. Más allá del debate entre los límites del humor, etc., que podría ser muy interesante, lo que verdaderamente grave del concejal es lo que señalas: no es capaz de realizar una defensa o justificación medianamente razonada de sus comportamientos. Una persona de treinta y muchos. Uno que va a ser concejal de cultura… Y luego decimos que somos la generación mejor preparada de la historia.

  2. Eso de la descontextualización, nueva disculpa después de haber probado otras y tras borrar su cuenta, le puede colar para alguno de los tutis. Solo para algunos. A ver con qué disculpa el resto. Si puede.

  3. Yo también querría saber más del contexto en que fueron escritos esos tuices, porque sí me parece importante. Mire lo que dice ISdU, que nos e pierde un fregao:

    http://www.guerraeterna.com/sobre-el-holocausto-el-humor-y-la-politica-madrilena/

    Va en la línea de lo que dice el autor y que trae Jhlasa. Pero hay que distinguir. Veamos, por ejemplo, los tuices que señala EAyGdB

    Podría creerme que los entrecomillados sean excusables en cierto contexto (ese entrecomillado me pareció raro desde el principio: quizás esos tuices entrecomillados iban precedidos por otro tuit del tipo “he aquí un par de tuices repugnantes” o “Ideas para el experimento del graciosillo de Vigalondo”). Sin embargo, no logro imaginar un contexto que excuse los tuices sin comillas, pero me gustaría analizarlo por mí mismo. Lamentablemente el autor ha cerrado su cuenta y no podré hacerlo. Lo llaman transparencia y no lo es.

  4. Sámuel, ese comunicador que cita es el que escribió esto:

    http://www.guerraeterna.com/un-perro-judio-que/

    “Pero no se vayan todavía, aún hay más. ¿Ha dicho algo más que pedir disculpas? Desde luego. ”Utilicé una expresión coloquial, muy madrileña, pero muy desafortunada”. ¿Muy madrileña? ¿Los madrileños son conocidos por sus expresiones coloquiales racistas?

    Felicidades a Esperanza Aguirre por el éxito de otra de sus iniciativas en favor de la “regeneración”. Ya ha conseguido algo que sería inaudito en cualquier otro país europeo. Promover a una persona que antes de asumir el cargo ya deja claro que no puede representar a los ciudadanos desde una institución.

    Supongo que nos dirán que esto es un paso adelante en el intento de aumentar la credibilidad de los políticos. Vargas emplea insultos racistas, pero no va a robar. Es todo un alivio.”

    Abren la boca y te dan la razón.

  5. Da usted en el clavo en cada una de las palabras de su entrada. Lo que le pasa al sr. Zapata no es sino que le están dando un poco de su propia medicina. Caramba, que cuando la prueban dicen que no están tan enfermos, que sólo ha sido un estornudo, que no es para ponerse así. Pues que se joda. Y también acierta usted. A ver si alguien encuentra un “metachiste” sobre homosexuales o palestinos. Me parece que no va a darse el caso. Enhorabuena por su post.

  6. Independientemente de tuices, dimisiones y demás,

    “Desde hace unos años una determinada secta ha explotado de manera sistemática una retórica de lo moral, de lo justo, de lo correcto”.

    … y creciendo. And so on.

  7. Tse: no me tiene que convencer del sectarismo del comunicador. Pero los sectarios, a veces (con el viento a favor) pueden tener razón. Me preguntaba si era el caso de los tuices (sospechosamente) entrecomillados. Releídos todos y leído lo que dice el autor, dudo que haya justificación para tanto rebuzno. Pero no he podido evitar el reflejo de pararme a intentar analizarlo con cuidado: será porque no me gusta ver aplicada esa medicina (ese jarabe de palo mediático), ni siquiera a quienes la aprovechan como si la hubieran patentado.

  8. Sin entrar en el fondo del asunto (Zapata debería dimitir, entre otras razones amorales por inepto y por creer que dar explicaciones sirve para algo; en España solo la muerte hace milagros de esos) no me ha gustado el post. Y ya es raro, ya. Es difícil explicar el porqué me siento extraño ante tanto “nosotros” y “ellos”, “ellos”, “nosotros”. Todo blanco y negro. Unos buenos y otros malos. Esta obsesión mía por el gris es insufrible.

  9. En cuanto a tuister no vayamos a pensar que miramos lo de allí dentro como vemos correr un hámster en una rueda. No. En nuestra mirada hay identificación.

  10. No voy a hacer un repaso a tuits libegggales excluyentes, pero me resulta cuasi patético el victimismo moral libeggal. La supuesta superioridad moral de la izquierda y ya tal. Herencia del cristianismo supongo. Y Jesús vivió entre los pobres y ya tal. Un inconsciente traicionero. Lo de Aguirre será retórico imagino. Al menos que tener a media familia viviendo del estado de las mamandurrias sea el inicio del proceso regenerativo de la psicodélica derecha jot down

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s