Tuiter no exculpa a Zapata, pero recuerde: tampoco lo condena

 

Acabamos de saber que el magistrado Pedraz ha admitido a trámite una querella contra el concejal Guillermo Zapata. La primera consecuencia de la admisión es que Zapata está imputado se le haya citado o no como tal. Recuerdo esto porque, como siempre digo, todo procedimiento penal implica que se impute a alguien concreto la comisión de un presunto delito. En otro caso, el procedimiento se abre y se cierra inmediatamente hasta que podamos identificar a sus posibles autores. Al margen de esto, se ha llamado a Guillermo Zapata a declarar como imputado. Y a Irene Villa se la cita, imagino que para ofrecerle acciones, ya que uno de los tuits se refería a ella, víctima del terrorismo.

Ya expliqué mi opinión sobre las gracietas de Zapata y sobre el famoso contexto así que intentaré ser breve comentando un par de cosas sobre la cuestión estrictamente penal.

La primera es que me parece muy bien que el fiscal apoye la apertura de la causa y que el juez la acuerde, cuando alguien presenta una querella y acompaña tuits como esos, publicados aparentemente por D. Guillermo Zapata. Y digo aparentemente aunque aparentemente el propio Zapata admita que son suyos. Esa es la diferencia entre un proceso penal, que debe someterse a reglas rigurosas y a garantías y el mundo del periodismo, la opinión y la comunicación en las redes sociales, en los que, por decirlo sin crudeza, somos bastante más ligeros en eso del rigor.

El código penal dice en su artículo 578:

El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años. El Juez también podrá acordar en la sentencia, durante el período de tiempo que el mismo señale, alguna o algunas de las prohibiciones previstas en el artículo 57 de este Código.

Este artículo en realidad comprende dos delitos: uno es el de enaltecimiento terrorista; el segundo es el de realizar actos que impliquen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas. Sobre este último dice el Tribunal Supremo:

Y de otro lado, en un segundo párrafo, considera también punible un supuesto por completo diferente cual es; “la realización de actos que entrañen descrédito (esto es, disminución o perdida de la reputación de las personas o del valor y estima de las cosas), menosprecio (equivalente a poco aprecio, poca estimación, desprecio o desdén), o humillación (herir el amor propio o dignidad de alguien, pasar por una situación en la que la dignidad de la persona sufra algún menoscabo) de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares, esto es se trata de perseguir conductas especialmente perversas de quienes calumnian o humillan a las víctimas al tiempo que incrementan el horror de sus familiares. Actos todos ellos que producen perplejidad e indignación en la sociedad y que merecen un claro reproche penal (Exposición Motivos, apartado III, Ley 7/2000 de 22.12)”.

Ahora, olvidémonos de lo que creamos saber sobre Guillermo Zapata (tras el ruido y la furia) y sobre el contexto en el que produce su “obra” y veamos uno de sus tuits:

 

bromaahoramadridirenavillan-672xxx80

 

¿Puede entenderse este texto como menosprecio y humillación de una víctima del terrorismo? Si alguien me dice que no, rehago la pregunta ¿si eso mismo lo dice el terrorista que puso la bomba que mutiló a Irene Villa supondría menosprecio? Bien, si se contesta que sí, entonces hay que abrir el proceso penal, porque lo que no es admisible es que sin investigar el contexto excluyamos que algo puede ser delito cuando admitimos que ese algo sí es delictivo en un determinado contexto.

En consecuencia, es lógico que se abra el proceso penal. El problema en realidad deriva de la perversión a la que hemos llegado con el uso de la palabra “imputado”. La histeria es tan profunda que basta con que a alguien se le impute un delito para que se convierta en un apestado. Y además, va por barrios: porque mucha gente se dedica a la cacería de personas que “aparentemente” han podido cometer un delito, por el hecho de que se las investigue y aunque ni siquiera se haya abierto juicio contra él, no digo ya que resulte sentenciado. Esa locura colectiva nos ha convertido en esclavos de la imagen, infantilizando la sociedad y trasladando la idea de que es más importante la apariencia que la verdad. Así, todo imputado es ya culpable. Y, por cierto, si ahora está moviendo la cabecita porque cree que tengo razón, recuerde qué pensó del presunto pederasta detenido en Madrid hace poco, de Bárcenas, de Correa, de Griñán, de Zaplana o de los tres gitanos a los que detuvieron por una denuncia por violación. Recuerde qué pensó y qué escribió en esas redes sociales en las que se enfanga tanta gente a diario.

Decía que es normal que el juez admita a trámite la querella y que el señor Zapata, asistido por un letrado designado por él, o uno que pagaremos todos si no tiene dinero para permitirse un abogado particular, pueda dar, con garantías y ante el juez y el fiscal y el abogado de la acusación popular (y en su caso el de Irene Villa) las explicaciones que considere sobre si efectivamente escribió ese tuit o no, sobre su intención y sobre el famoso “contexto”. Podrá explicarse y además podrá pedir que se practique prueba, porque a veces las explicaciones no bastan. Podrá acompañar la conversación completa. Podrá acompañar pruebas periféricas sobre sus opiniones en la materia. Y además contará con la ventaja con la que cuentan todos aquellos contra los que se dirige una acción penal: la presunción de inocencia y el principio de que, en caso de duda, se deba resolver en favor del acusado.

He leído las explicaciones que dio y he visto que los tuits que pudieran ser delictivos sí estaban entrecomillados (explico esto porque otros bastante asquerosos no lo estaban pero no se refieren a víctimas del terrorismo). Creo que pasará algo que explica bien esta sentencia del Tribunal Supremo:

En cualquier caso, como también subraya la  STS núm. 224/2010, de 3 de marzo  (RJ 2010, 1469) , con cita de la  STS núm. 585/2007, de 20 de junio  ( RJ 2007, 3440 ), se requiere en estos supuestos de un análisis judicial particularmente riguroso, examinándose caso a caso las concretas circunstancias en las que el acto humillante, hostil o vejatorio se produce, las frases y/o acciones en que queda materializado, la ocasión y escenario en que se desarrolla, etc. Aunque referido al enaltecimiento, procede traer a colación lo que también señalaba la STS num.  812/2011, de 21 de julio  (RJ 2011, 5546) por remisión a la  STS núm. 31/2011, de 2 de febrero  ( RJ 2011, 457 ), en el sentido de que en esta clase de delitos es importante no sólo el tenor literal de las palabras pronunciadas, sino también el sentido o la intención con que hayan sido utilizados, pues es evidente que el lenguaje admite ordinariamente interpretaciones diversas y, a los efectos de establecer la responsabilidad por un delito de esta naturaleza, es preciso determinar con claridad en cuál de los posibles significados ha sido utilizado en cada concreta ocasión.

Preveo, por tanto, que el procedimiento termine sobreseído. Ahora bien, esta decisión la tendrá que tomar el juez una vez practicadas las diligencias de instrucción en el juzgado, y no en tuiter, en facebook o en un blog. Y, por tanto, mi opinión sobre el futuro del asunto adolece de las mismas carencias que denuncio. La única diferencia es que yo soy consciente.

Una última cosa. Hay quien se pregunta si es normal que el Estado reaccione así frente a uno o varios tuits. Y cuando dice “así” quiere decir desmesuradamente. Una afirmación así parte de dos errores capitales:

a) El primero es que no hay nada más importante que la investigación de conductas delictivas. No promuevo ni defiendo un estado policial, pero si se denuncia la comisión de hechos que pueden ser delito, hay que investigar. Eso o nos tomamos a chufla el código penal y la razón por la que el parlamento, expresión de la soberanía nacional, ha convertido determinadas conductas en delictivas.

b) El segundo es que afirmar que es desmesurado actuar así implica precisamente prejuzgar un hecho. Es decir, considerar que es más importante mi opinión basada en datos  de origen incierto (que normalmente otros escogen por mí), que una investigación en serio realizada por profesionales y con garantías. Me temo que yo opto por la segunda opción. Y seguro que usted, si es víctima o si es presunto autor de un delito, también.

Que sí, que seguro.

14 comentarios en “Tuiter no exculpa a Zapata, pero recuerde: tampoco lo condena

  1. Nada que objetar, una vez más, a las clarificadoras explicaciones con que, un día sí y otro también, arroja luz sobre las sombras, el ruido y la furia.
    Me gustaría saber su opinión, disculpe si ya la ha dado en alguna ocasión y me la perdí, acerca de esa especie de tufillo que transmite en ocasiones la Fiscalía sobre lo que considera delito y lo que no. A alguien ajeno al mundo del Derecho y la Ley, y creo que a mucha gente le ocurre esto, le parece que tiene cierta predisposición a promover ciertas causas mientras en otras enseguida se coloca de perfil. Vamos que si es real el tufillo político que se desprende de algunos de su comportamientos o si la separación de poderes y tal…
    Agradecido siempre por sus Cuatro esquinas por mis cuatro costados.

  2. Buenas tardes,

    Excelente, como de costumbre.

    Roberto, no sé si será por lo inesperado, pero me ha hecho bastante gracia imaginarme a PI, Carmena, etc., calificando de imputadillo al Sr. Zapata.

    Saludos,

  3. temporazlización, el fiscal no ha denunciado a nadie; se le ha requerido por el juez tras una querella presentada por una asociación.

    Ignoro lo sucedido en esos casos a los que se refiere: ¿hubo querella? ¿hubo denuncia al fiscal? ¿a la policía? Tampoco sé qué decían esos tuiteros. ¿Me puede traer los tuits concretos? Sin los datos, sin todos los datos, opinar ni más ni menos que existe “prevaricación” (que tampoco por el tipo de delito que es) es absolutamente temerario.

    Algo más y aprovecho para contestar a J.T. a la fiscalía (como a la policía) se la trata como si fuera una especie de ente monolítico con una mente-colmena. Pues no. Aunque esté sometida la fiscalía a ciertos principios de jerarquía, cada fiscal tiene un ámbito amplio de decisión (como cada juez) y puede (y ocurre: de hecho hay procedimientos para resolverlo) que dos fiscales tengan opiniones diferentes sobre los mismos hechos.

  4. temporalizacion, el problema de esa noticia es que no nos da un solo dato para juzgar si lo que dice Manjón está justificado. Todos podemos ver en qué consistía el tuit de Zapata, pero no podemos ver esos tuits que menciona Manjón.

  5. Me llama la atención, el que el juez únicamente tenga en consideración la referencia a Irene Villa, y no la hecha a las niñas de Alcasser. Entiendo que es porque se circunscribe dentro del apartado del CP dedicado al terrorismo ¿no es así? ¿se le imputa únicamente por lo dicho sobre Irene Villa?

  6. Pronto le espera otra entrada: la Asociación para la Memoria Histórica ha presentado querella contra Hernando y Casado por los tuits sobre las víctimas del franquismo. Doy por ello que no serán admitidas por no ser referidas sus declaraciones a víctimas del terrorismo.

  7. Muy claro, como siempre. Una duda: ¿qué delitos son perseguibles de oficio, cuáles por denuncia de cualquiera y cuáles solo a instancia del afectado? No me aclaro con eso.

  8. Otra duda, perdón. Tengo entendido que si el fiscal no apoya la apertura de la causa, el juez no puede admitir a trámite, mientras que si el fiscal apoya la apertura el juez decide si admitir o no a trámite. ¿Es así?

    Lo digo porque he visto no sé cuántas acusaciones a la fiscal de ser esbirro del Gobierno, pero si el juez tiene la última palabra esa tesis no se sostiene (Pedraz lleva fama de ser amigo de Garzón). Sí, ya sé que la tesis no se sostiene de ninguna forma, salvo por teorías conspiranoicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s