Qué le debemos a Grecia

 

Si hay algo que me deprime es la irracionalidad. La Humanidad ha avanzado precisamente por ir desterrándola lo más posible, a pesar de su presencia aún abrumadora. Cualquier comparación entre el corpus de ideas actuales con las que cuenta la civilización humana respecto del que manejaba en tiempos pasados es una prueba definitiva de esto mismo. Ese camino ha sido duro y se ha basado en gran medida en catástrofes que probaban el error de defender soluciones estúpidas. En esa evolución la Grecia clásica y el helenismo tuvieron un papel importante. Como otros, a menudo no suficientemente considerados.

Pero no quiero entrar a cuantificar su importancia, cosa por lo demás discutible y bizantina. Lo fue mucho en Roma y en todo lo que Roma legó al mundo, lo fue en el mundo árabe y en el revival renacentista, lo fue como mito, más que como realidad en las ideas que desembocaron en todas las formulaciones sobre lo que es una democracia. Tampoco voy a enumerar las carencias de los griegos y sus contradicciones, que también fueron muchas. La cuestión es que, en lo que fue importante, lo fue precisamente en cuanto ampliaba el ámbito de aplicación de procedimientos racionales.

Hoy en El País, sin embargo, un señor se ha dedicado a hacer un panegírico a la irracionalidad como glosa al legado de la Grecia clásica. Ha defendido que porque unos señores nacieron en un determinado lugar y produjeron ciertas obras notables y de importancia, otros señores, nacidos miles de años después, en la misma zona, son acreedores de algún tipo de beneficio que implica que, aunque hayan tomado prestado dinero, no tengan que devolverlo. Y ello pese a que haya una solución de continuidad del tamaño del Olympus Mons entre aquellas ciudades estado que tuvieron que ser invadidas por Roma a su pesar para que no siguieran haciendo el capullo (cosa a lo que se dedicaban con gran alegría) y lo que hoy se llama Grecia, un estado nacido de milenios de dominación, primero romana y luego turca.

Es una manera tan irracional de comportarse que cualquiera de los griegos que menciona si pudiera, se levantaría avergonzado de su tumba y le mandaría con los bárbaros orientales que ignoran las reglas del discurso (sí, estoy ironizando).

Y, además, es una idea perversa y anticuada: esta Europa que se supone defendemos se construye sobre la idea de ciudadanía. Un ciudadano es un hombre con derechos y obligaciones. Y un ciudadano tiene derecho a reclamar para sí todo el patrimonio espiritual de la Humanidad. Los Elementos de Euclides no son de un griego más que míos. Ni un norteamericano es más dueño de la idea de libertad, igualdad y búsqueda de la felicidad que un somalí.

Aunque, por otro lado, creer que la razón pertenece a una raza o a una nación sí es bastante griego. Es lo que le enseñaba Aristóteles a Alejandro Magno. Naturalmente, ahora, dos mil trescientos años después, hemos aprendido que aquellos griegos también decían gilipolleces. Incluso los más inteligentes.

A esa tradición sí que hace honor el articulista de El País.

 

Anuncios

4 comentarios en “Qué le debemos a Grecia

  1. Es posible que todo comenzara en una vacaciones por Grecia,

    – Un café.

    – Aquí tiene.

    – Cuánto es?

    – Son 21€, 1 por el café y 20 por la filosofía.

    Y claro, quiere compartir la experiencia y dar ejemplo.

    Yo ahora mismito estaba redactando un artículo en el que expongo que podríamos hacer un referéndum tipo ¿estás dispuesto a condonar la deuda griega? A la vez, calculamos la parte proporcional de la deuda que le corresponde a cada ciudadano de la Unión y asi, por cada SÍ obtenido vamos haciendo una quita.

    Supongo que no tardará en publicarse en algún lodiario o algo así. Ya os aviso.

    Aunque pensándolo mejor, podríamos celebrar un referéndum sobre si celebramos el referéndum de la quita. Y así todo más democrático.

    Ya me dicen,

    Buenas noches.

  2. Ya le digo: no me habré enterado bien pero creo que además de la gracia y el borrón, piden algo, payo.

  3. Precisamente ahora estoy leyendo “Los griegos”, de Indro Montanelli, y cada día le doy las gracias mentalmente por haberme descubierto al autor. Aprovecho para verbalizar el agradecimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s