Algunos principios e ideas

Genios hay pocos. Se les suele definir como las personas capaces de encontrar atajos reales a la hora de acceder a la información disponible. Son personas que eliminan el ruido superfluo, que reconocen conexiones donde los demás no vemos nada, y que son capaces de enfoques y perspectivas que nos permiten abordar el conocimiento de la realidad y los problemas que se derivan de él de una forma diferente y más adecuada.

Algunas veces, la solución a un problema es simple mercadotecnia. Sin embargo, es sabido que una solución así es ad hoc. Sirve para salir del paso. Es lo que hizo uno de esos genios, Belisario, cuando engañó a un invasor persa, simplemente moviendo su ejército, de forma que los espías del enemigo creyeran que era mucho más numeroso de lo que realmente era. La maskirovka funcionó, pero también hizo falta que el ejército bizantino estuviese flanqueando el camino que tenía que tomar el ejército persa y que el general invasor reconociese el peligro de seguir adelante. Sin embargo, Belisario no era un genio por engañar al enemigo. El uso del engaño no te convierte en un genio, porque estamos diseñados biológicamente para el engaño y (aunque nos parezca mentira) para reconocer al tramposo y, al menos a largo plazo, defendernos contra su estrategia, castigándolo. Por eso decía que una solución así, desesperada, es normalmente una solución ad hoc. Una vez que te resuelve el apuro temporal, no suele poder repetirse. Engañas al invasor una vez, pero más vale que a la segunda tengas un buen ejército para defenderte.

Por esa razón, la realidad se impone siempre a largo plazo. Al menos la parte de ella a la que podemos acceder con la información disponible. Lo que hace el genio no es saltarse la realidad o falsearla (como hizo Belisario) porque eso como mucho puede servir para un rato y al final el resultado suele ser desastroso. Vean lo sucedido con Trofim Lysenko y su estúpida revolución agrícola. Lo que hace el genio es permitir que nuestro conocimiento de la realidad se amplíe o que la definición se afine. Sus soluciones son mejores precisamente porque se basan en una información y un conocimiento superiores.

De ahí que debamos huir de los que sacan conejos de la chistera. En el mejor de los casos, se trata de charlatanes que luego salen corriendo con la cartera tras haberte convencido de construir un monorraíl; en el peor, se trata de iluminados que creen en la capacidad taumatúrgica de sus discursos y que siempre jugarán a la patada adelante cuando los hechos tozudos demuestren que la magia no existe.

Las “jugadas maestras”, incluso en política, no sobreviven si se enfrentan a la realidad.

El “diseño” evolutivo nos ha hecho capaces de localizar al tramposo. El tramposo es disolvente. Jode las instituciones, se cisca en la confianza y sabotea los esfuerzos a largo plazo.

En cuanto lo identificas, hay que castigarlo. Aunque te hagas daño. La clave, de nuevo, es que el castigo al tramposo renueva la confianza y nos hace mejores y más solventes.

Anuncios

4 comentarios en “Algunos principios e ideas

  1. Hay una frase que leí hace tiempo que decía algo así como “El genio no es el que hace de lo sorprendente algo cotidiano, sino el que ve en lo cotidiano lo sorprendente”.
    Entiendo lo que vd dice. Pero yo solo veo charlatanes en todos los sitios. En unos bandos y en otros. Creo que los genios permanecen en silencia, abrumados.

  2. La referencia al monorraíl me parece una muestra más de la soberbia intelectual del arriba firmante. ¡Gracias al monorraíl las ciudades de North Haverbrook, Ogdenville y Brockway figuran en el mapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s