Sobre las cosas bien hechas

 

Todos deberíamos intentar instaurar una cierta ética de la labor bien hecha y dejar un poco de lado cuestiones ideológicas o visiones del mundo o cualquier otra zarandaja metafísica; premiar al que hace bien las cosas solo por esa razón; castigar, siquiera no premiando, al que se deja arrastrar por la apatía y deja todo lleno de costurones. Con una medida tan simple (en su enunciación), con tan sencillo cambio de orientación, la mejora sería inmediata. Aumentaría de golpe el saldo a favor del supuesto mejor de los mundos posibles. Esto solo puede conseguirse imponiendo la idea de que el orgullo personal debería depender, no de herencias (en particular de la inteligencia), sino de actos voluntarios dirigidos a producir el mejor resultado, el más eficiente, el más hermoso, el más singular. Conseguir, en suma, que el que hace algo mal sienta desazón, primero por el juicio de los demás, luego por el juicio propio.

Sin embargo, lo cierto es que tiene buena prensa el trabajo mal hecho y descuidado. Y se aplaude al que lo hace siempre que pueda venderlo. El perfeccionista es tildado de imbécil. El tramposo ha dejado de serlo, porque ¿quién no hace trampas de vez en cuando?

*******

Hoy el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha retuiteado dos tuits que reproducían la misma imagen. La imagen contiene una fotografía del político y un texto. En uno de ellos se lee “Buen pensamiento de …“. Errejón es doctor en Ciencias Políticas y pasa por ser un notable “intelectual”. Si ha retuiteado dos tuits con esa imagen doy por sentado que es porque le agrada o porque pone de manifiesto alguna reflexión que considera importante.

Los tuits son estos:

ErrejónErrejón2

No voy a analizar el contenido de lo que aparece entrecomillado. Solo diré que me parece bastante inane ese juego dentro-fuera. Si reproduzco la imagen es para manifestar mi sorpresa. Un hombre formado, un intelectual, del que se valora precisamente esa condición,  número dos de un partido que ya es muy importante, escribe eso y le da el visto bueno dos veces, retuiteándolo, pese a tratarse de una frase que te pega una hostia según la lees. Un doctor en Ciencias Políticas se enorgullece de una oración que no pasaría el primer filtro de ningún maestro decente de primaria.

¿Se pueden tener ideas profundas y articuladas y escribir eso? Tengo algunas dudas.

Anuncios

9 comentarios en “Sobre las cosas bien hechas

  1. Es la imagen que venden, o quieren vender. En Barcelona, miembros del equipo de gobierno de Ada Colau cambiaron sus CV hasta cierto punto brillantes (PhD, estancias en diversos países con becas de investigación…) para llenarlo de “otros méritos” tales como acudir a manifestaciones, protestas y movimientos sociales.

    Venden una imagen de pueblo llano, esa reflexión no creo que sea de Errejón mismo, si no que a él le llega, y lo aprovecha y la usa. Para nuestra desgracia, mucha de la gente que le lee no alcanzaría a comprender algo más elaborado.

  2. No sé si habrá algún nombre para la deriva expositiva de lo general a lo partícular que (sintaxis aparte) muestra el comentario de Errejón, pero hay que entender que uno se acostumbra a llamar “terrorismo” a los desahucios, “asesinatos” a los accidentes laborales, “genocidio” a la violencia de género y claro, no hay que extrañarse de que empiece hablando de la “escribir la historia” para quejarse de que el vecino le piratea el wifi.

    Pero el problema del señor Errejón no es que él escriba así de mal. Todos lo hacemos, pero repasamos nuestros textos antes de enviarlos para que superen un mínimo nivel higiénico. Todos olemos mal… si no nos duchamos. Precisamente por eso nos duchamos.

  3. ¿Pero en qué país piensan que estamos? ¿Ustedes han escuchado alguna vez hablar, lo que les escriben, al del plasma o a Pdr Snchz o a cualquiera de sus secuaces de todos esos que sestean en el Congreso? ¿A qué viene tanto nivel de exigencia con el podemita? Es joven, preparado, tampoco nos volvamos locos con este punto que parece que llevase la cátedra bajo sus pies, y con un ego más grande que La Rioja pero eso lo comparte con otros muchos de los suyos y del resto de “ciudadanos” que optan a la siesta dietada en el sitio de los leones, pero no veo porque la vara que los ha de medir tenga que ser más bajita que a los que siempre “han hecho bien las cosas” en este país.

  4. Vale para la primera y también para la segunda parte de la entrada. No me preocuparía en exceso: los votantes del PP no son ni buenos ni malos; son incorregibles.

  5. ¿Pero en qué país piensan que estamos? ¿Ustedes han escuchado alguna vez hablar, lo que les escriben, al del plasma o a Pdr Snchz o a cualquiera de sus secuaces de todos esos que sestean en el Congreso? ¿A qué viene tanto nivel de exigencia con el podemita?

    ******

    Gracias por su comentario, porque me permite plantear un par de cuestiones. En primer lugar, para que su tesis se sostenga sería preciso que tuviéramos un ejemplo similar. Es decir, que alguien del PP o del PSOE con un “estatus” de número dos como el de Errejón, hubiera hecho unas declaraciones similares, luego alguien las hubiese puesto por escrito y finalmente el propio interesado las avalase dos veces, como hace Errejón. Sabemos que el lenguaje hablado es muy dado a incorrecciones y anacolutos, pero en el escrito no deberíamos admitirlos, salvo como figura literaria en el caso del segundo.

    Si le apetece, tráiganos algún ejemplo similar de “buen pensamiento”.

    Dado el nivel, es posible que lo encuentre, pero por cumplir la primera parte del post, empecemos por ahí. Ya que se trata de comparar, abandonemos las generalidades y presentemos ejemplos concretos.

    Dicho esto, voy a la segunda parte de su comentario.

    *****

    Es joven, preparado, tampoco nos volvamos locos con este punto que parece que llevase la cátedra bajo sus pies, y con un ego más grande que La Rioja pero eso lo comparte con otros muchos de los suyos y del resto de “ciudadanos” que optan a la siesta dietada en el sitio de los leones, pero no veo porque la vara que los ha de medir tenga que ser más bajita que a los que siempre “han hecho bien las cosas” en este país.

    *****

    Deduzco, en consecuencia, que debemos juzgar a los de Podemos con la misma vara de medir con que juzgamos a los del PP y PSOE. Yo estaría de acuerdo. De hecho, en muchas ocasiones he criticado a los políticos de muchos partidos por todo tipo de gilipolleces e inconsecuencias. Pasa, sin embargo, que los dirigentes de Podemos llevan mucho tiempo dejando constancia de su superioridad, de que ellos no son iguales. Si son mejores, habrá que exigirles más. ¿No? ¿O es que, en realidad, son tan tristemente patéticos como los políticos de la casta?

  6. Realmente no sostengo ninguna tesis, era más bien una opinión a vuela pluma. Habitualmente entro, leo y me voy. En ocasiones doy mi punto de vista, algo que me lleva apenas unos minutos y ya está. Entiendo que sus habitualmente elaborados posts dan siempre para debate pero me conformo con poco o quizá con no tan poco porque suelo aprender bastantes cosas. No le hago ningún favor al título de su post, lo sé, pero no me pondré a buscar perlitas de colores, de todos los colores, para sostener mi argumentación. Creo que no será necesario pese a que me haga navegar en “generalidades”. Espero me disculpe. Pero seguro que sabe que no son fantasías mías.
    Y con respecto a la segunda parte de su respuesta… Pues que quiere que le diga… Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención, para mal, de Podemos es que en muy pocas ocasiones les he visto hablar en serio de ese habitad del que parecen salir, “La Universidad”. Considero que hay muchas cosas que mejorar en ella y siempre miran al tendido cuando se toca el tema. Partiendo de esto nunca me los he tomado en serio. Y cuánto más tiempo pasa más se les ven las costuras. Así, en general también.
    Dicho lo cual, y para no aburrir ni aburrirme, le diré que esta es su casa y puede utilizar la vara como mejor le convenga o le parezca, faltaría más. Simplemente me pareció que esa idea, con la que estoy totalmente de acuerdo, de premiar las cosas bien hechas con la que empezaba su disertación terminaba siendo un ajuste de cuentas. Y no pude reprimirme.
    Gracias por su tiempo.

  7. Será que soy raro, no solo por llegar tarde a comentar sino también -y especialmente- por no atender tanto al cuento como a la moraleja: “Todos deberíamos intentar instaurar una cierta ética de la labor bien hecha”, “premiar al que hace bien las cosas solo por esa razón”, “Esto solo puede conseguirse imponiendo la idea de que el orgullo personal debería depender de actos voluntarios dirigidos a producir el mejor resultado”, “que el que hace algo mal sienta desazón, primero por el juicio de los demás, luego por el juicio propio”. “Sin embargo, el perfeccionista es tildado de imbécil”. Sí, señor. Ese es el revolucionario cambio que necesita nuestra sociedad, en todos sus ámbitos (empezando en casa y acabando en La Moncloa) en vez de eslóganes, proclamas, soflamas y “cuestiones ideológicas o visiones del mundo o cualquier otra zarandaja metafísica”. Bien dicho, Tsé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s