No eres mejor por tener hijos; solo más rico

 

He leído que si eres padre te afecta más intensamente una fotografía como la del niño sirio ahogado. Esto lo han dicho muchas personas, todos padres, por supuesto. Y la afirmación ha molestado a muchas personas que no lo son, porque objetivamente la expresión implica grados de empatía o como se llame eso.

Así que me he preguntado por la lógica de esa afirmación. Y tiene muy poca. No me refiero al hecho constatable de que muchos hijoputas integrales sean padres y traten a sus hijos y, sobre todo, a los hijos de los demás como a la basura, a falta de una estadística que me demuestre que hay un porcentaje mayor de no progenitores entre los hijoputas que en la población general, hijoputas incluidos (y que se corrigiese por el pequeños detalle de que es más fácil ser hijoputa siendo joven).

En realidad esa afirmación no tiene lógica porque solo puede referirse, y de manera muy problemática, a uno mismo. Yo podría admitir que alguien dijese: yo, ahora que soy padre, me veo afectado en mayor medida por la visión del daño a un niño que antes de serlo (lo admito con los peros derivados de la dificultad de medir sentimientos “históricos”). Pero, no solo no podemos decir eso de los demás, sea un escenario real o hipotético (es decir sea el otro padre o no), sino que además no podemos medirlo en términos absolutos. Puede que tú, que has tenido hijos, sufras menos por el dolor de un niño que otro que no los tenga aunque tu grado de sufrimiento haya aumentado tras tenerlo.

En realidad, yo creo que todas esas personas exponen de forma incoherente y en cierto sentido ofensiva, algo mucho más sencillo: cuando se ve a un niño muerto o herido, es fácil que un padre piense en sus propios hijos. Que vea a sus propios hijos muertos o heridos. Si es así, y es lo que sospecho sucede en la mayoría de los casos en realidad, no sufren más por los niños muertos. Ser padres no les ha hecho mejores. Solo les ha dado un patrimonio que preservar.

Por eso, quizás lo mejor sea no insultar a los demás. Sobre todo cuando esos otros que sufren y no son padres, sí lo hacen de forma altruista.

 

Anuncios

12 comentarios en “No eres mejor por tener hijos; solo más rico

  1. Coincido plenamente con usted en que el hecho de tener hijos te da una visión diferente de las cosas a las que se tenían cuando uno no había tenido descendencia. Sin tener en cuenta lo que sientan los demás, claro. Creo que, efectivamente, un no-padre puede ser afectado por la foto del niño muerto más que un padre, pero si tuviera hijos se sentiría aún peor.

    Aún así, creo que es usted bastante injusto con los que hacen ese tipo de afirmaciones. En esas situaciones hay que verse. Y sí, es posible que la imagen del niño te pueda afectar menos siendo padre que a otro que no lo sea, pero lo que está claro es que tienes bastante más elementos de juicio para saber cómo se siente el padre del niño que otro. Para mí eso es indudable. La empatía no se produce con el niño, sino con su padre.
    Por otra parte, en mi caso al menos, tener hijos me ha dado una visión bastante diferente del futuro y de mi propia biografía y plan de vida que antes de tenerlos. Y eso es un plus, se ponga como se ponga. La opinión del padre respecto a los hijos es una “opinión experta” como se llama ahora, con respecto a los que no la tienen (hablando de gente normal, claro, no de catedráticos de pedagogía ni cosas de esas). Piensen en Podemos. ¿Se han parado a pensar en el número de hijos que suman los miembros de la cúpula de este partido? Yo no me fío ni un pelo de ellos, y esa es una de las razones.

    Hijoputas hay, por supuesto. Pero también hay hijoputas que se han desvivido por sus hijos (Pablo Escobar) y bellísimas personas que los han maltratado (no me refiero a físicamente) o a los que les han importando un pepino.

    No sé si usted ha leído “Mortal y Rosa” de Francisco Umbral. Es un libro escrito durante la enfermedad y muerte de su hijo, de 7 años. Ser padre no sirve para sufrir más o menos por su lectura (para mí es un libro terrible que a ratos tenía que dejar de leer, por insoportable), sino para entender mejor a Umbral.

    Aunque todo esto ya lo sabe usted.

  2. copio comentario que he dejado en meneame… hasta el gorro del tema ya…ah, y coincido con el compañero anterior al 100%

    #7 ya están los imbeciles hipster gafapastas hedonistas y egocentristas despotricando sobre los padres para de alguna forma justificar su vacía existencia.
    Desengañaros, ser padre es algo duro, requiere esfuerzo, sacrificio y tesón, como muchas de las cosas que valen la pena en esta vida (relaciones de pareja inclusive, hola mayoría single).
    Y ser padre/madre, no es un imperativo social, es un imperativo biologico, el fín último de nuestro paso por esta bola de barro, y cualquier cosa que no cumple su fin, es un proyecto fallido.
    Ahora lo podeis vestir de la forma que querais: Conciencia ecologica por la sobrepoblación, falta de sentimientos paternales/maternales, situación económica y/o sentimental complicada, proyectos profesionales inaplazables… lo que quieras…. el tiempo, ese juez inapelable e implacable, será quien al final evalúe si llegar a la vejez con una descendencia, o llegar solo con tu pareja (o solo, a secas)es mejor que la otra opción.

    Mi opinión, tan despreciable como cualquier otra, es que hemos crecido tan concentrados en nuestro propio bienestar que no somos capaces de dedicar el mas minimo esfuerzo a los demás, ni a las parejas, ni mucho menos a los hijos… y no, los colaboradores de ong’s no cuentan, en muchos casos el principal receptor de su dedicación es su propio ego, siendo los demás simples -y bienvenidos- daños colaterales.

    Por eso la gente que ha decidido tener hijos es continuamente atacada… (calificar de perdida de patrimonio la perdida de un hijo es muy rastrero).

    No quereis tener hijos, no los tengais, me parece cojonudo, no deja de ser el darwinismo en su expresión mas pura. Pero por favor, dejadnos a los padres en paz.
    Y si, si no has sido padre/madre no puedes ni siquiera aproximarte a lo que se siente cuando ves un niño sufriendo, porque ese conocimiento no se aprende en las revistas o en los foros, se aprende criando a un ser indefenso, que cualquier día se pone enfermo y, mirandote con total ignorancia de su estado, te pide que le abraces. Para los demás, solo son esos pequeños animales sucios y ruidosos que dejan meter en los restaurantes para joderos la cena…

  3. Comparto con usted el aprecio por la lógica, don Tsevan, pero hay cosas que no se pueden explicar hasta que no las experimentas. No tengo duda de que un padre sufre más ante esa imagen que uno que no lo es, porque he sido las dos cosas: no-padre y padre. Por su texto intuyo que usted no lo es, y aunque entiendo que no le guste, esto lo pone a usted (aunque sea excepcionalmente) en desventaja para desentrañar el asunto. Lo que no obsta para que sea usted una buena persona capaz de empatizar ante el dolor humano, por supuesto.

  4. Lehningen:

    (…) pero si tuviera hijos se sentiría aún peor.

    ******

    Eso no puede saberlo, simplemente. Y si se trata de creencias, puede que se sienta peor, pero por la raszón que expongo, que es, en el fondo, egoísta.

    ******

    Aún así, creo que es usted bastante injusto con los que hacen ese tipo de afirmaciones. En esas situaciones hay que verse. Y sí, es posible que la imagen del niño te pueda afectar menos siendo padre que a otro que no lo sea, pero lo que está claro es que tienes bastante más elementos de juicio para saber cómo se siente el padre del niño que otro. Para mí eso es indudable. La empatía no se produce con el niño, sino con su padre.

    ******

    Yo no tengo elementos de juicio porque no he perdido un hijo y eso es esencial. Y aun así, puede que alguien que no tenga hijos sufra más. Simplemente está especulando.

    ******

    Por otra parte, en mi caso al menos, tener hijos me ha dado una visión bastante diferente del futuro y de mi propia biografía y plan de vida que antes de tenerlos. Y eso es un plus, se ponga como se ponga.

    ******

    En mi caso no fue así. Simplemente escogí un camino. Cuando escoges caminos desechas otros.

    ******

    La opinión del padre respecto a los hijos es una “opinión experta” como se llama ahora, con respecto a los que no la tienen (hablando de gente normal, claro, no de catedráticos de pedagogía ni cosas de esas). Piensen en Podemos. ¿Se han parado a pensar en el número de hijos que suman los miembros de la cúpula de este partido? Yo no me fío ni un pelo de ellos, y esa es una de las razones.

    *******

    Totalmente en desacuerdo. He escuchado a padres decir cosas totalmente estúpidas sobre sus hijos y la paternidad y a gente que no tiene hijos decir cosas muy sensatas. No tener hijos, por cierto, si es una decisión razonada, demuestra sensatez. Tener hijos no demuestra nada. Mucha gente los tiene por tenerlos o por accidente. Lo de Podemos no lo entiendo.

    *******

    Hijoputas hay, por supuesto. Pero también hay hijoputas que se han desvivido por sus hijos (Pablo Escobar) y bellísimas personas que los han maltratado (no me refiero a físicamente) o a los que les han importando un pepino.

    *******

    Exacto: pero Pablo Escobar era un hijoputa porque jodía a los niños de los demás. Lo he dicho en la entrada.

    ******

    No sé si usted ha leído “Mortal y Rosa” de Francisco Umbral. Es un libro escrito durante la enfermedad y muerte de su hijo, de 7 años. Ser padre no sirve para sufrir más o menos por su lectura (para mí es un libro terrible que a ratos tenía que dejar de leer, por insoportable), sino para entender mejor a Umbral.

    ******

    No lo he leído. Pero, insisto, todo lo más que podría decirnos alguien es que ahora, tras ser padre, y releer el libro, lo entiende mejor (con lo problemático que es esto, insisto). Nos puede hablar de él mismo. Pero no puede decir nada de los demás.

    ******

    Aunque todo esto ya lo sabe usted.

    ******

    EScribo lo que pienso. No ironizo.

  5. “No tener hijos, por cierto, si es una decisión razonada, demuestra sensatez.”
    =======

    y hay parejas que no tienen hijos, les gustaría, pero no pueden. y hay miles de abortos por todo el mundo. y para qué voy a seguir.

  6. ****************************
    Tsevanrabtan: Eso no puede saberlo, simplemente. Y si se trata de creencias, puede que se sienta peor, pero por la razón que expongo, que es, en el fondo, egoísta.

    Lehningen: Es cierto, no puedo saberlo. Pero parto de la base de que, aunque cada persona sea un mundo, existen elementos comunes a todos que deben producir una coherencia perceptiva similar que permita entendernos y comunicarnos. Yo sé a qué se refiere alguien cuando dice: “tengo hambre” aunque su cerebro elabore una percepción de ese estímulo completamente distinta a como lo hace el mío. Los colores, las formas, deben producir un sistema perceptivo coherente y, lo más importante, intersubjetivo, de forma que haga posible la comunicación. La cultura, entendida como conductas transmitidas de generación en generación, no existiría sin esa intersubjetividad. Por eso digo que yo, que me considero una persona completamente normal, sí puedo más o menos saber lo que siente, cualitativamente, otra persona normal.

    ****************************

    Tsevanrabtan: Yo no tengo elementos de juicio porque no he perdido un hijo y eso es esencial. Y aun así, puede que alguien que no tenga hijos sufra más. Simplemente está especulando.

    Lehningen: No ha perdido un hijo, pero los tiene y, por tanto, puede imaginárselo, puede construir su ausencia y el vacío que dejaría. Y eso, estoy seguro, le produce emociones. Quien no tiene hijos no puede hacerlo. Una vez yo soñé que un hijo mío se moría. Si no me hubiera despertado, me hubiera muerto yo de angustia.

    ****************************

    Tsevanrabtan: En mi caso no fue así. Simplemente escogí un camino. Cuando escoges caminos desechas otros.

    Lehningen: Yo también elegí ese camino. Y mucha gente se escandaliza cuando digo que, lo primero que aprendes al tener hijos es que tu vida hubiera sido igual de plena si no los hubieras tenido. Pero es un camino sin retorno. Es un camino que fija no sólo tu futuro, sino también tu pasado: si tus hijos han nacido a causa de haber estado en la cárcel, porque allí has conocido a tu pareja, si volvieras a nacer no te quedaría más remedio que volver a pasar por ella para volver a tenerlos. No te valen otros hijos distintos. Sólo te valen esos. Cuando se tienen hijos, la expresión “si volviera a nacer cambiaría…” pierde su sentido.

    ****************************

    Tsevanrabtan: Totalmente en desacuerdo. He escuchado a padres decir cosas totalmente estúpidas sobre sus hijos y la paternidad y a gente que no tiene hijos decir cosas muy sensatas. No tener hijos, por cierto, si es una decisión razonada, demuestra sensatez. Tener hijos no demuestra nada. Mucha gente los tiene por tenerlos o por accidente.

    Lehningen: Sí. Yo también conozco a padres que dicen cosas estúpidas. Y eso ahora, porque antes lo normal era oir cosas como (y con esto le doy la razón) “a mí me da igual que mis hijos sean listos o tontos: son para el campo”. Pero, en el caso de los padres conocemos las dos versiones: sus opiniones con hijos y sin hijos. En el caso de los que no tienen hijos, lo que digan sobre los hijos es un contrafáctico. Aquí es usted el que especula. No sabe lo que dirían esas personas si fueran padres.

    Yo no estoy hablando “de los niños”, sino “de los hijos”. Estoy hablando “de la paternidad”. De los niños puede opinar cualquiera con dos dedos de frente, básicamente porque todos hemos sido niños. De la paternidad, “los padres” tienen más elementos de juicio.

    ****************************

    Tsevanrabtan: No lo he leído. Pero, insisto, todo lo más que podría decirnos alguien es que ahora, tras ser padre, y releer el libro, lo entiende mejor (con lo problemático que es esto, insisto). Nos puede hablar de él mismo. Pero no puede decir nada de los demás.

    Lehningen: Me remito al principio cuando hablaba de la intersubjetividad.

  7. Yo puedo saber que después de ser padre soy más sensible que antes a las desgracias de niños y eso me podría llevar a la idea de que ser padre es un elemento que tiende a aumentar dicha sensibilidad y deducir de ahí que eso pueda pasar a todos como norma (menos aquellos casos que sean más duros frente al tipo de impulso psicológico del que se trate) porque he sido padre y no padre.
    No puedo de ningún modo pretender de ahí que quien no es padre no sea afectado en igual medida por desgracias de niños de ninguna manera, salvo que medien experimentos de psicólogos muy serios y rigurosos, porque podré haber sido no padre antes que padre; pero nunca podré haber sido otro que yo. Además de que la sensibilidad ante la desgracia ajena no tiene por qué ser un elemento que aumente la atracción del otro sexo y conduzca a una mayor proporción de matrimonios siendo un ser sensible y empático que siendo un cabrón psicópata.
    Aceptemos la primera parte, “tras ser padre me hice más sensible y deduzco de ello que ahí hay algún ‘impulso psicológico’ con el funcionamiento específico que sea que se da en general en toda mente humana sana”. Pero propongo que cambiemos la formulación: “Cuando no era padre no me hubiera importado (tanto) ver un niño muerto”.

  8. Desde luego que ser padre no lo hace a uno mejor que nada (en principio), pero creo que es innegable que le da a uno más capacidad de comprender la pérdida que significa la muerte de un hijo.
    También hay que reconocer que para algunos padres probablemente no significará nada, pero menos aún lo significaría si no fuese padre.
    Siempre hablando “en principio”. Deben de existir tantos casos distintos como padres, pero, por regla general, es así.

  9. Yo no tengo hijos pero he sido entrenador de chavales y puedo asegurar que el egoísmo de los padres con sus hijos no lo he visto nunca , matarían al que quita el puesto o no se la pasa a su hijo , y en el tema de podemos , solo decir que Rajoy , zapatero , puyol , barcenas , urdangarin etc .. tienen todos ellos muchos hijos y familias tradicionales y son o pesimos gestores o chorizos y corruptos directamente , a mi me parece bien que en el poder empecemos a ver nuevas formas de familias y ya no hablo solo de con hijos o sin hijos , sino solteras con hijo , matrimonios gays con o sin hijos , hombre – mujer sin casar con o sin hijos etc .. , la vida privada y la gestión no tienen nada que ver , y en todo caso , el que no tiene hijos y pareja seguramente tiene mas tiempo para dedicarlo a los demás .

  10. Y el que es gay y se casa con una mujer para que le voten ( por suerte esto pasa cada vez menos ) o el que no es monógamo y se hace monógamo para que le voten , lo único que vamos a conseguir es que sean infelices y gobiernen peor .

  11. Los que no tenemos hijos no podemos entenderlo. Pero no basta con ser padre; para empatizar, empatizar, lo que se dice empatizar hay que haber perdido un hijo.
    Un hijo sirio, claro.
    Varón.
    De esa precisa edad.
    Ahogado.
    Al huir de una guerra.
    Vestido así.
    Etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s