En el principio creó Dios Cataluña

 

Artur Mas, Raül Romeva, Carme Forcadell, Muriel Casals, Oriol Junqueras, Lluís Llach, Germá Bel y Josep Maria Forné han publicado en El País esto.

Aquí se mencionan de forma exacta más de setenta agresiones que se contienen en el artículo. Intentaré no incurrir en repeticiones en los comentarios que siguen:

1.- Los firmantes del artículo, al parecer, pretenden contestar a Felipe González, que escribió una carta titulada “A los catalanes”. Lo curioso es que no lo titulan “A Felipe González”. Actúan como si Felipe González fuera un mandatario de todos los españoles (entre los que habrá, de momento, que incluir, a los catalanes). Yo, sin embargo, no recuerdo haberlo apoderado. Y soy español.

2.- El artículo lo han escrito o suscrito ocho personas. Sin pudor, esas ocho personas hablan en nombre de Cataluña constantemente. Quizás esta pulsión por identificarse con un ente administrativo explique su confusión entre Felipe González y los españoles.

3.- Para esas personas, la opción política que promueven es la expresión de algo que no mencionan, y que es la más ilusionante, firme, masiva, cívica y democrática que está viendo Europa. Piensan, además, que opinar de otra forma es una provocación. Es decir, sostienen que opinar que la democracia se fundamenta en el respeto a las leyes, a la legitimidad y a los procedimientos, como por ejemplo sostiene Felipe González, es una provocación antidemocrática.

4.- Para los firmantes del artículo, la extensa carta de Felipe González se resume en la veintena de palabras que recuerda los golpes de estado sufridos por italianos y alemanes en los años treinta del siglo XX. Lo demás parece no existir. Más aún, esa veintena de palabras se transforma en el “discurso y estrategia para con Catalunya” de los principales partidos españoles. No explican cuál es la estrategia, la “receta”, anidada en esa veintena de palabras. He sido incapaz de encontrar alguna referencia a esa estrategia en el resto del artículo. A lo mejor se refieren a la Constitución española, aprobada mayoritariamente por los españoles y, de entre ellos, especialmente por los catalanes. O quizás se refieran a los Estatutos de Cataluña y a las instituciones nacidas de estos, consecuencias legales, precisamente de la Constitución.

5.- Los firmantes del artículo afirman que un ente administrativo ama a otro ente administrativo como consecuencia de la historia, la vecindad, el afecto y los vínculos familiares e íntimos. Incluso sostienen que el primer ente administrativo ama sentimientos por otros entes administrativos, añadiendo, en este caso, un tercer ente administrativo. Uno casi habría preferido que añadieran algún diagrama de Venn o similar, para guía del lector.

6.- Los firmantes del artículo parecen estar orgullosos de que el primer ente administrativo antes mencionado ame a otros y ame sentimientos, pese a que el segundo ente administrativo, del que forma parte el primero, no tenga con él ese inusual comportamiento. Más tarde añaden que el ente administrativo citado en primer lugar está harto, pero, pese a ello, no responde a los agravios. Hay, en esta descripción de afectos históricos entre entes administrativos personificados, una dificultad narrativa salvo si se describe a alguien llamado a soportar todas las cargas del ser humano sobre sus hombros. Más aún, ese ente es algo más que una nación o un Estado: es un sujeto con potencias benéficas indiscutibles desde tiempos pretéritos. Tiene, sin duda, los rasgos propios de una deidad. Un Jesús de Nazaret administrativo destinado a asumir los pecados de los demás entes administrativos. Veamos al efecto que durante siglos:

* Cataluña ha fomentado con pasión y tenacidad la libertad, la racionalidad, la prosperidad (Cataluña ha contribuido como nadie al progreso de España), la justicia, la colaboración y el diálogo, todo ello pese a no recibir a cambio  más que menosprecio e injusticia.

* Cataluña es “una sociedad” que se caracteriza por ser fuerte, plural y cohesionada, integradora, dinámica, creativa, y es y ha sido un modelo ejemplar de convivencia.

7.- El movimiento político que encabezan los firmantes del artículo es una expresión mayoritaria contemporánea de algo y extiende la mano y encauza despropósitos de gobiernos y gobernantes. Es comprensible: al cumplir los mandamientos de Cataluña, se convierte en vicario de la bondad de esta.

8.- Toda esa paciencia secular, descrita con tintes religiosos, de “Cataluña”, ha llegado a su fin. Ha llegado a su fin justo cuando el firmante principal de la carta gobierna Cataluña, pero la causa no es esa, sino que se ha coartado la democracia por un tribunal que “pone” una sentencia por delante de las urnas. Es decir: el tribunal, pese a ser designado conforme a la Constitución y pese a tener las facultades que le reconoce la Constitución, es antidemocrático por hacer aquello que le permite la Constitución, después de que los catalanes votaran una ley aprobada conforme a la Constitución. Hay otra causa para la ruptura de la paciencia secular: se ha ofendido la dignidad de “nuestras” (es decir, las de los firmantes) instituciones durante cuatro años, cerrando todas las puertas con una negativa tozuda. Al parecer, se ofende la dignidad de las instituciones catalanas por no hacer aquello que exige el que las ocupa en ese momento, con independencia de lo que estas exijan. Las demás “naciones” deben obediencia ciega a la “nación” escogida.

12.-  Por esas razones, han eclosionado un anhelo de esperanzas y unas frescas brisas en Cataluña. Ese extraño fenómeno, entre atmosférico y espiritual, ha planteado un reto o test democrático compartido de manera natural por la inmensa mayoría de los catalanes: que los catalanes voten, en las urnas y no en otro lugar, si quieren un nuevo Estado, concretamente Holanda o Suecia. Lo más interesante de esto es precisamente la naturaleza impersonal de eso que se llama “reto democrático”. Esa idea de efluvio natural, de latido cósmico, de aliento divino. Este no es un proceso político parcial e interesado que pueda ser discutido en cuanto a su legalidad, legitimidad, consecuencias, peligros. No, es el destino, amigos.

13.- Hay malos augurios contra Cataluña en otras latitudes; ignoramos qué sucede en otras longitudes.

14.- Pau Casals lloró en cierta ocasión y esto demuestra algo.

15.- Los firmantes del artículo insisten en la base de un acuerdo, aunque no sabemos de qué acuerdo hablan. Insisto: ellos insisten.

16.- No hay vuelta atrás, pero …

17.- … es democrático volver a las andadas. “Volver a las andadas” es, en otra parte del texto “seguir por los mismos derroteros”. Como puede observarse, el proceso asumido con naturalidad por la mayoría de los catalanes consiste o en actualizar todas sus potencias alcanzando la comunión plena con el ser catalán, cumbre de todas las bondades, o en volver a las andadas. No aclaran los firmantes si, en caso de que los catalanes vuelvan a las andadas, ellos volverán a las andadas en cuanto puedan.

18.- Los firmantes de la carta quieren colaborar y estrechar todo tipo de lazos, siempre que antes haya un nuevo país. En el nuevo país se podrá vivir como español sin ningún problema. No sabemos si colaborarán y estrecharán lazos si los catalanes vuelven a las andadas, despreciando a Cataluña y su destino secular.

19.- El problema no es el ente administrativo llamado España, sino el ente administrativo llamado Estado español, aunque los firmantes del artículo no explican en qué se diferencian.

20.- Al parecer es casi imposible ser catalán en el Estado español. Esta afirmación es tan extraordinaria, que llevo desde ayer esperando la visita de quien me ofrecerá una pastilla roja o una azul.

21.- El Estado español trata como súbditos a los firmantes de la carta pese a que, si uno analiza sus biografías, parece que les va de miedo. A lo mejor el Estado español es un tirano ineficaz y despreocupado, aunque esto contrastaría con el hecho que sea casi imposible ser catalán en el Estado español.

22.- Los firmantes del artículo son pueblos hermanos de alguien más que no mencionan, pero esos pueblos hermanos no pueden vivir juntos porque sufren insultos, maltratos y amenazas cuando piden democracia y que se respete su dignidad. No aclara el artículo quién insulta, maltrata y amenaza a los pueblos hermanos.

Los anteriores puntos hacen imposible calificar esta réplica como discurso racional, coherente y bien articulado, susceptible de contrarréplica conforme a las reglas de la conversación civilizada. Al contrario, es una muestra de ventajismo y victimismo, de mala narración literaria repleta de metáforas cuasimilenaristas, de soflama destinada a justificar la imposición de una profecía irracional.

Y además es un bodrio.

 

Anuncios

5 comentarios en “En el principio creó Dios Cataluña

  1. No sé si es que lo ha dicho usted todo, o es que nos hemos quedado todos catatónicos con lo de la imposibilidad de ser un catalán hoy en España, que no hay más que ver el tumulto que se ha provocado hoy en Asturias cuando a Joaquim Rodríguez le han puesto el maillot de la Vuelta, pero he dado un respingo al ver que no hay ningún comentario antes del mío.

  2. La primera en la frente, los artículos más pintorescos de esa Constitución española fueron redactados manu militari, tal como nos han contado en mas de una ocasión algunos de sus “padres”. Vamos a empezar a decir las cosas por su nombre y aparcar , aunque sea por un momento, esa ficción jurídca.

  3. Perfecta argumentación, la suscribo de pe a pa. Lastima que a los que nos gusta ya estamos convencidos y a los que no están convencidos no les gusta. Los primeros hemos dejado que los segundos se hayan estado preparando las mentiras hasta que han conseguido eso de que una mentira mil veces repetida termina por pasar por verdad

  4. Pero Perroplejo, cuanta gente tienes a tu servicio. Seguro que dispones de una oficina bien dotada gracias a las transferencias de euracos procedentes de la bondadosa y desinteresada Generalitat. Por si no sabías ese dinero lo aporta Espayna, la que según la catalufada os roba. Ya ves, el mundo al revés. Sí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s