El triunfo de la realidad

 

Hubo un tiempo, ya fenecido, en el que las preguntas sobre una Cataluña independiente solo las hacían los partidarios de la secesión. Para los demás, hablar del asunto era un tabú, como si por el hecho de mencionar el escenario se fuera a abrir la tierra y emerger una legión de demonios. Algo parecido sucedió con la salida de Grecia del euro. Ningún político admitía esa posibilidad porque admitir una posibilidad parece hacerla real. Es simpático este irracional comportamiento; cualquier posibilidad es real salvo que contraríe las leyes de la naturaleza. Sin embargo, tratábamos la salida de Grecia del euro como si fuera un ejemplo de imposibilidad física y no solo algo improbable. No mentar la bicha es la manera moderna de santiguarse cuando pasa un gato negro.

Al final los hechos son tozudos. Los que se negaban a mentar la bicha no hablan ahora de otra cosa. Veamos esto. No hablamos de otra cosa porque hay mucha gente que quiere hablar de eso, que quiere ponerlo en la agenda. Y como hablar tiene un coste asumible, todo el mundo terminó pasando por las tontas horcas caudinas de la charla inane. Es otro éxito de la realidad. Pasa algo parecido con los catalanes que se manifiestan uniformados y llevan banderas. Son muchos, dan mucho la murga y eso es real. Puede que no nos guste a algunos, pero es real.

La cuestión es que los que hablan creen que esa realidad de su murga y su voluntad de poder no solo es real sino que tiene capacidad para cambiar otras realidades. Esas otras realidades son tremendas, aplastantes y tienen inercia. No están quietas, se mueven en una dirección. Un buen ejemplo es el de los refugiados. Yo, si fuera uno de ellos, correría. Correría como alma que lleva el diablo, porque la ventana de oportunidad se va a cerrar pronto.

Enumeraré algunas de esas realidades. Europa se está uniendo. La dirección es esa. El movimiento es ese. Hay tensiones, pero cada institución que se crea, cada acuerdo que se adopta, cada ley que se promulga aumentan el peso y la malla de intereses. Todos los movimientos que impidan, retrasen o dificulten ese proceso serán estrangulados por esa miríada de intereses cruzados. Otras realidades: en Europa hay Estados creados tras procesos históricos complejos, repletos de violencia y dolor. Bajo la sutura, en el mundo folclórico, perviven animales mitológicos que a veces enseñan los dientes. Los Estados pueden convivir con esos animales siempre que moren en el mundo de las ensoñaciones.

Con esto me basta. Lo interesante es que el éxito de algunos al introducir en la discusión pública de forma ruidosa ciertos asuntos les ha llevado a pensar que esa es la única realidad. Han decidido no darse cuenta de que por el hecho de que se discuta esas otras realidades no desaparecen. El caso más obvio y bochornoso es el de la pertenencia a la Unión Europea de un Estado que se secesiona unilateralmente. Es igual lo que se diga: la solución mágica a ese tremendo problema es negar que existe el problema. Viven como si la realidad de su discurso hiciera a su discurso real.

Lo más necio es no considerar esto: a veces es imposible que los demás acepten voluntariamente lo que quieres imponer. Es imposible aunque quieran. Las razones tienen que ver con el miedo al futuro, con el miedo a las consecuencias colaterales de decisiones que, sin ellas quizás aceptaríamos, y con la sensata idea, común a tantas especies animales, de que es mal negocio ceder al chantaje. Vean que hablo de comportamientos racionales.

Hay algo más. Es necio creer que nuestras apuestas no van a recibir una respuesta irracional, sobre todo cuando nuestras apuestas se basan en la amenaza derivada del daño producto de nuestro propio comportamiento irracional.

Sin embargo, existen carreras armamentísticas. La que llevó a la Primera Guerra Mundial la paró la realidad de los muertos en los campos de Europa y la destrucción masiva.

La realidad, al final, triunfa.

 

Anuncios

10 comentarios en “El triunfo de la realidad

  1. Lo de pasear la pertenencia a la UE como una santo en procesión en las discusiones sobre la secesión de Cataluña me hacen bastante gracia. Como si fuera eso el gran obstáculo a ese proceso.

    Ni siquiera la Constitución ( y toda la legalidad que de ella se deriva), siendo una barrera inmensamente mayor, no es lo mas importante.

    El elefante en la habitación es que el 50% (+- las décimas que le quieran poner) de los catalanes no quieren la independencia. Y pretender construir un país de cero con el desacuerdo del 50% no es viable por ningún método pacífico y democrático.

  2. Hablando de la Unión Europea: se oye mucho la especie de que España vetaría el ingreso de Cataluña en la UE. ¿De verdad estamos tan seguros? ¿Qué va a pasar con los catalanes no separatistas? Van a quedar abandonados a su suerte? ¿Seguirán conservando el pasaporte? ¿Los separatistas también?

    Yo no veo a nuestros Churchilles vetando derechos a cuatro millones de españoles que se han quedado atrapados en Cataluña. Imagínense lo que se diría de un gobierno así. Yo creo que si declaran la independencia, Cataluña será un país independiente. Nadie tiene los cojones suficientes para hacer lo que hay que hacer. Y es más, pedirán indemnizaciones históricas y se las pagaremos. Y conservarán el pasaporte. Y el Barça seguirá en la liga. Y no pasará nada de lo que dicen los que dicen que pasarán muchas cosas. Porque los independentistas saben que sólo se les puede parar por medio de la coerción. Y eso implica putear a mucha gente. Y aquí nadie quiere putear a nadie, no sea que digan…

  3. “Y conservarán el pasaporte. Y el Barça seguirá en la liga.”

    Es interesante. No hace mucho le llevé la contraria a Espada en ese punto. Fue muy amable contestándome. Por supuesto no me convenció.

    No se puede quitar la nacionalidad a un español de origen que no quiera renunciar a ella. Si Oriol Junqueras declara su intención de conservar la nacionalidad lo podrá hacer. Las leyes también pueden cambiarse, claro.

    Soy de la generación de Tse y llevo 28 años trabajando en empresas catalanas. Viviendo allí a ratos. He sido un “corresponsal extranjero” observando los cambios. Si no hay un consentimiento, un deseo de seguir viviendo juntos, veo inevitable la secesión. Mera cuestión generacional. Y solo sería la primera.

    No, no tengo bola de cristal. Pero el sentimiento independentista catalán es una broma al lado del vasco. Aunque ahora no lo parezca.

    (El Barça seguirá en la liga española. El primer interesado será el Madrid. La pela es la pela.)

    ((En la UE la coerción se ejerce como en Grecia. Dudo que nosotros como nación tengamos esa capacidad.))

  4. En la UE la coerción se ejerce como en Grecia. Sí. Pero aquí también se puede ejercer (mejor dicho, se hubiera podido. Ya no hay vuelta atrás). El sr. Mas es el representante del Estado en Cataluña y su actitud es claramente sediciosa. Se le podría haber inhabilitado. Hay un artículo de la constitución que dice: “El castellano es la lengua oficial del estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Para mí, que no soy jurista, este artículo tiene un significado claro y preciso. Es posible que se le puedan hacer objeciones de tipo técnico, pero no sé hasta qué punto es interpretable. A no ser, claro que ese “derecho a usarla” sea considerado similar al “derecho a la vivienda”. Pues bien. Este artículo se lleva incumpliendo décadas. Y así. No cabe duda de que el nacionalismo entendío claramente hace treinta años que el proyecto suyo era a largo plazo y que residiría, sobre todo, en la educación. Han sabido esperar. Y lo peor de todo es que se les veía venir desde lejos, como a la burbuja inmobiliaria. No cabe decir “nadie se imaginaba que pasaría esto”. Sí que se imaginaba. Es más, es la consecuencia lógica de los años de adoctrinamiento escolar.

  5. “No se puede quitar la nacionalidad a un español de origen que no quiera renunciar a ella.”
    Pero se prohíbe el español como lengua vehicular en la escuela al 56% de catalanes que la tienen como materna. Único caso en el mundo democrático. Y eso es real no conjetural.

  6. No se puede quitar la nacionalidad a un español de origen que no quiera renunciar a ella.

    _______

    No es necesario. Bastará con exigirles que opten entre la catalana y la española dejando constancia que optar por la catalana supone perder la española.

  7. Yo, no entiendo a los que dicen que no va a pasar nada.
    Hablan como si lo que pudiera pasar dependiera de los acomodaticios dirigentes del PSOE o de los complacientes dirigentes del PP. Como si los ciudadanos no tuviéramos nada que decir.
    Como si el partido que fuera complaciente, pongamos por caso el PP, no fuese a quedar automáticamente barrido del Congreso si no hicieran lo que la gente espera de ellos; ya sea sustituido por C’s o por el nuevo partido de Aznar (pongamos por caso).
    Como si Florentino Pérez aguantara más de dos partidos si tan siquiera sugiriese que el principal equipo de un país enemigo de España fuera a jugar la liga.

    Sí, enemigo.

    Porque los que dicen que no pasará nada, hablan de lo que ellos creen que pasará en España. Pero no de lo que pasará en Cataluña. Los políticos catalanes seguirán fomentando el odio hacia lo español; si ya lo hacen como medio para tapar sus vergüenzas y su ineptitud, lo harán con mucha más alegría si son de otro país y sus problemas son mucho mayores. Además del expansionismo catalán.
    Por eso mismo, esos políticos y sus organizaciones, acusarán a los albioles, riveras, espadas que no abandonen Cataluña de quintacolumnistas. Si ya tratan como tratan a los que piden educación en su lengua ¿qué harán siendo los amos absolutos del cotarro?
    Y eso tendrá respuesta aquí, http://www.bodeboca.com/bodegas/pago-tharsys, lo quieran o no el PP o el PSOE, o Florentino.
    Y sí, sí se podrá quitar la nacionalidad a quien se estime oportuno.
    Y no, no se permitirá que entren en la UE, ni en ningún sitio.
    Y se irá formando un caldo de cultivo que dan ganas de coger un avión a Australia.

    Eso haciendo, como el resto, de Rappel.

    Yendo a lo práctico, me gustaría que alguien me explicara qué pasará el día que se realice la DUI.
    ¿hay que seguir declarando el IVA?
    ¿las leyes del momento siguen vigentes o rigen otras inexistentes?
    ¿a los funcionarios catalanes, quién les paga?
    Los contratos suscritos por la instituciones catalanas ¿siguen en vigor? ¿quién los paga?
    ¿el ejército, el destacado en Cataluña, qué hace?

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s