Jot Down Smart

 

Si no estoy equivocado, he escrito sesenta y dos artículos para Jot Down: cincuenta y dos para su web y diez para la revista trimestral en papel. En este tiempo me han pedido algún artículo concreto y, en la mayoría de las ocasiones, no les he hecho caso. Por tanto, no hay prácticamente artículos de encargo. He escrito lo que he querido, sobre lo que he querido y me han publicado todo lo que les he enviado. Más aún, ni siquiera conozco personalmente a la persona que me preguntó si quería escribir para ellos y con quien he tratado desde entonces.

Solo puedo darles las gracias. Apostaron por publicar cosas de alguien anónimo -al que no conocía ni el tato- y aceptaron que continuara siendo anónimo. Nunca se han quejado cuando les he criticado y lo he hecho a menudo. Han sido serios conmigo y yo he intentado serlo con ellos.

Para ser sincero, ni siquiera sé qué es Jot Down. No leo ni de lejos todo lo que publican; solo que me interesa. No creo que haya una línea ideológica marcada; solo gente intentando escribir cosas interesantes. Tampoco hay una línea “cultural”, si es que esto significa algo. Todo lo más puede haber cierta afinidad en la gente que hace la revista o, quizás, cierta limitación en los temas, ya que no hay hombres del Renacimiento desde el Renacimiento y estamos en España, ese país en el que fabricar un producto cultural es una labor casi imposible. Comprendo, naturalmente, las críticas que puedan referirse a la calidad de algún artículo o a la calidad media de la revista en sí. También comprendo el odio. Siempre hay gente dispuesta a odiar a los que hacen algo y a los que tienen éxito, por pequeño que sea. Si es odio desnudo al menos es sincero. Sin embargo, casi todo el mundo oculta el odio desnudo porque está mal visto y no queda otro remedio que utilizar el estereotipo y la etiqueta.

Hoy Jot Down une su revista a El País. Publicarán, cada mes, Jot Down Smart y se venderá con el diario. Les felicito. Llevan años trabajando mucho y merecen triunfar.

No sé cuánto tiempo seguiré escribiendo para ellos y no importa gran cosa; quizás me canse o quizás se cansen ellos o quizás solo la muerte nos separe. Lo que sí espero es poder seguir viendo sus revistas en los quioscos dentro de muchos años.

Y a los que les moleste, que se jodan.

 

Anuncios

4 comentarios en “Jot Down Smart

  1. Usted siempre elegante. Si se puede preguntar, ¿cómo comenzó la relación Tsevan – Jot Down? ¿Se puso usted en contacto con la revista, la revista se puso en contacto con usted o cómo fue?

  2. Todo procede según el Plan: con esta fusión estamos más cerca de tenera Tse de articulista en El País.

    (Bromas aparte, un aplauso a JD por su buen gusto con los colaboradores y por sus éxitos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s