El marciano no es El marciano

 

Hace un par de días me compré El marciano, la novela de Andy Weir. Lo hice, pese a que solo debería haber un El marciano en la historia de la literatura: el inmortal cuento incluido en Las crónicas marcianas de Ray Bradbury. Ya veis, me dejé llevar por consejos de gente aviesa.

Rápidamente te das cuenta de por qué esos capitalistas ávidos de dinero que se dedican a la industria del cine compraron los derechos, incluso antes de que se publicase “profesionalmente” (el autor había autoeditado la novela, que se fue haciendo famosa por el boca a boca). ¡No es una novela! Es un guión de cine (y Ridley Scott tiene que ser muy torpe para joderla).

Les daré mi opinión: es entretenida; se lee con facilidad; le encantará a los que tengan alma de ingeniero.

Pero no es una novela importante.

No es Solaris; no es Dune; no es Neuromante; no es Hyperion; no es Marea Estelar; no es Un abismo en el cielo; no es El marciano.

 

Anuncios

6 comentarios en “El marciano no es El marciano

  1. La presión fiscal en España es excesivamente baja. Esto es un hecho y es un escándalo, no uno de corrupción pero si uno económico.

    Está demostradísimo por los hechos (que son tozudos y socialdemócratas) que los impuestos altos ayudan a tener un déficit más bajo, a hacer realidad la igualdad de oportunidades y a generar empleo y crecimiento económico.

    Pongamos un ejemplo del mejor laboratorio económico del mundo: EEUU. En EEUU a los habitantes de california se les ocurrió votar a chuarcheneguer como gobernador. Chuarcheneguer llevaba uno de esos programas que le encantan a la gente: “Pagarás menos impuestos y la economía crecerá y habrá menos pobreza y paro, ¿a que es genial?” Es algo así como cuando ves una de esas dietas “volverás a pesar lo mismo que cuando tenías 18 años y podrás comer todos los dulces que quieras, ¿no es fantástico?”.

    Bueno, el resultado fue tan exitoso como el de esas dietas milagro: California terminó arruinada.

    Cuando se veía con el agua al cuello chuarchueneguer intentó subir los impuestos , cosa que los californianos (el sabio pueblo 🙂 ) rechazaron en referendum. Naturalmente california entró en suspensión de pagos y comenzó a emitir pagarés.

    Un demócrata (Jerry Brown) llegó entonces al gobierno y comenzó a hacer cosas aburridas que aparecen en los libros de macro-economía: Subir los impuestos, aunque a la gente no le guste.

    El resultado es que hoy día california vuelve a presentar crecimiento económico y creación de empleo.

    ¿Por qué suelto todo este rollo? Lo suelto porque si tú no tienes impuestos razonablemente altos, lo que vas a tener es una economía con grandes déficits públicos y además una menor creación de empleo y crecimiento económico. Así que aunque el titular sea amarillista, la verdad es que es bueno que los medios eduquen un poco a la gente: Fue irresponsable y anti-económico que el PP de Madrid tuviese los impuestos tan bajos, fue irresponsable y muy dañino que Zapatero bajase los impuestos (cuando era un momento idóneo para subirlos, amortizar mucha deuda y tener mucha capacidad presupuestaria para el momento del pinchazo de la burbuja), es incalificable que Susana Diez baje los impuestos.

    Los políticos saben que bajar los impuestos da votos. Pero bajar los impuestos es una de las razones por las que hemos llegado hasta aquí. No la más importante, desde luego es verdad, pero una de ellas.

  2. Tampoco es “El quijote” ni “El llano en llamas” ¿cual es tu punto? Tal vez tengas razón, quiza sólo quienes tengan gusto por la ciencia ficción la encuentren genial.

  3. No es el Quijote, no es Guerra y paz, no es El hombre sin atributos, no es Ulises. Es el puto Buscón, la mejor novela de todos los tiempos. Irrelevante frente a la trascendencia FUERA de la novela de esas cuatro que cito y otras diecisiete, mejor novelísticamente que todas ellas.
    No comparo el Buscón con El marciano, salvo en esos términos. Que quede claro. Ese párrafo inicial se debe a mi incomprensión del concepto ‘novela importante’ o, al menos, a las dudas.
    Para mí, El marciano entra en el canon de las mejores; por debajo de muchos clasicazos, claro, pero también por encima de otros. Y, sobre todo, El marciano, a diferencia de la gran mayoría de novelas de cienciaficción de la historia, habla de nosotros, de mí. Desde luego, Cita con Rama o A vuestros cuerpos dispersos o Anatema NO hablan de nosotros. Ni Hyperion. Ni siquiera 2001. Casi toda la cienciaficción habla en realidad de marcianos; El marciano no.
    Pienso en otras dos novelas que sí son eminentemente humanas, Fahrenheit 451 y 1984; son peores narraciones, con peor estructura, mucho peor ritmo, hasta peores personajes que El marciano. La ‘importancia’ de 1984 es ajena a su, ejem, novelez o novelidad; la de Fahrenheit es, a estas alturas, que la escribió el autor de la inmortal (y muy humana; y superior, claro) Crónicas marcianas.
    ¿Quedará El marciano como obra canónica para la posteridad? Supongo que a la altura de El guardián entre el centeno, sí; a la de Crimen y castigo pues igual no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s