Diarios de un tipo que no tiene horno de gas (IX)

 

En el colegio tuve un compañero que afirmaba que la única solución sensata y coherente para el sexo era la masturbación. En aquel momento me pareció un descerebrado. ¡Cómo iba a ser un buen plan renunciar al sexo con otros! Creo que hoy solo sería escéptico. No con las bondades del plan, sino con la posibilidad de la firmeza y la constancia suficientes para llevarlo a la práctica.

Naturalmente, me refiero a un plan voluntario. Ad hoc, pero con su diseño inteligente incorporado. Lo impuesto por la realidad no sirve en este experimento mental. Eso sería como una especie de falacia retrospectiva del pajillero obligado.

Si se pregunta por qué lo califico de experimento mental, recuerde que la masturbación es siempre sexo con otros.

Incluso en su versión solipsista, como es evidente y espero no tener que demostrar.

 

 

 

Un comentario en “Diarios de un tipo que no tiene horno de gas (IX)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s