Diarios de un tipo que no tiene horno de gas (XIV)

 

Me encantaría hacer un manifiesto. El tema da igual. A ver, me explico, que luego alguien me acusará de diletante: da igual a los efectos de lo que voy a plantear, claro que no lo da en sentido sustantivo. Un manifiesto se tiene que ocupar de alguna cosa importantísima que se caracterice por la imposibilidad de influir en ella con un manifiesto. Establecido esto, vuelvo a lo que me ocupa: me encantaría hacer un manifiesto que empezase con una exhortación al pueblo soberano, siguiera con una descripción de los males de nuestros días, apuntillase la parte central prediciendo la catástrofe que se avecina si no se tuerce el rumbo y terminara invocando a la esperanza.

Y, en ese momento, hacer una hecatombe y que la sangre anegue la plaza pública.

 

Anuncios

2 comentarios en “Diarios de un tipo que no tiene horno de gas (XIV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s