Diarios de un tipo que no tiene horno de gas (XXII)

 

Hoy cumplo cincuenta años y me doy cuenta del error cometido al no empezar este diario a los quince. Estoy absolutamente convencido de que en estos treinta y cinco años me han pasado cosas increíbles, divertidísimas, interesantísimas, intensas, únicas.

No las apunté por desidia y ahora casi todas se han perdido como lágrimas en la lluvia, como bártulos en el desván, como agujas en los pajares. Absuélvanme, estaba ocupado viviendo.

*

Ser cursi me parece facilísimo. Lo que me parece muy difícil es serlo sin bromear. Mejor: serlo sin dar a entender que bromeas.

*

 

Conocí hace muchos años a un tipo que trabajaba para la Comisión Europea. Era el primero de su calaña que conocía. Tenía una novia adinerada con negocios de hostelería, hortera y rechoncha, a la que ponía los cuernos con fruición. Se dedicaba a realizar montajes fiscales fraudulentos en sus ratos libres y además viajaba una vez al año a países del tercer mundo en busca de prostitutas baratas. Al menos lo contaba así. Era joven, entonces, con aspecto de roedor —imagino que lo conservará—, y solía vestir jerseys de talla inadecuada, que le tapaban la mitad de las manos.

Menos mal que luego conocí a otros tipos que han trabajado para la Comisión Europea. De no ser así, imaginad la idea equivocada que habría tenido de ellos.

Anuncios

15 comentarios en “Diarios de un tipo que no tiene horno de gas (XXII)

  1. ¡Felicidades, don Tsé! Que lo disfrute. Tengo un amigo profesor de piano que dice, cuando le preguntan por algún pianista o por alguna versión buena para comprar o regalar, que él siempre recomienda pianistas a partir de cincuenta años. Ha alcanzado usted la edad en la que ya sabe uno lo que hace, pero en serio.

  2. Felicidades, buen hombre. Como lo cortés no quita lo valiente he dejado una opinión adversa en el post anterior. A disfrutar.

  3. «Absuélvanme, estaba ocupado viviendo».

    Cincuenta años es bastante buena edad para empezar un diario y enmendar el error de habérsela pasado hasta ahora viviendo.

    Muchas felicidades.

  4. Yo mismo he trabajado casi treinta años en un par de instituciones europeas (no en la Comisión). Creo que hay gente muy variada en sea ‘calaña’…

  5. Acabo de leer de un tirón “Los Diarios” y me parece una obra maestra. Que lo diga yo, no tiene mucha importancia, pero así lo pienso.
    Un saludo.

  6. Aquí, faltas unos días y va el del horno y cumple los cincuenta. Pues, como decía mi suegro, “ya has mediao”. Felicidades, cuyo retraso sólo es de recibo si consideramos que todos los santos (y, por extensión, los cumpleaños) tienen su octava.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s