Yue Xia du Zhuo

 

Esta es China durante el dominio de la dinastía T’ang. En Ch’ang-an, la capital imperial, el emperador Hsuan-Tsung destinó un barrio entero, el Huerto de las peras, a formar a los músicos que dotarían al Departamento Estatal de Música de los intérpretes para los diez tipos de música (shih pu chi): la banda de Samarcanda y Bujara, del lejano Pamir; la de Kashgar; las orquestas de Kucha y Turgan; la de la India y la de Corea; el conjunto de músicos que fusionaron la música china y kucha y el que hizo lo propio con la música folclórica china; finalmente, la gran orquesta, donde se escuchaban hasta veinticinco instrumentos diferentes y que interpretaba música cortesana.

Tan enorme aparato colapsó con el colapso del Estado. Las muchachas tuvieron que emplearse en las casas de té. Teatros y burdeles son el destino de los músicos más exquisitos.

¿Qué nos queda de esa época? Sobre todo su poesía. Li Bai, por ejemplo.

花 間 一 壺 酒
獨 酌 無 相 親
舉 杯 邀 明 月
對 影 成 三 人
月 既 不 解 飲
影 徒 隨 我 身
暫 伴 月 將 影
行 樂 須 及 春
我 歌 月 徘 徊
我 舞 影 零 亂
醒 時 同 交 歡
醉 後 各 分 散
永 結 無 情 遊
相 期 邈 雲 漢

Entre flores, mi jarra de vino
Bebo solo, sin amigo
Alzo la copa e invito a la luna
Con mi sombra, ya somos tres
Mas la luna no sabe beber
Y mi sombra me sigue en vano
Compañeras de un instante
Es preciso divertirse antes de que pase la primavera
Canto y la luna se columpia
Bailo y mi sombra también
Antes de caer borracho, divirtámonos juntos
Cada uno se dispersará después
Seréis, sin alma, eternas amigas
Y un tiempo llegará en que, en la lejana Vía Láctea nos volvamos a encontrar.

Y también nos queda la tradición. Quizás fue Wang Wei, el poeta, músico y pintor de la época T’ang, quien escribió la obra “El rey Chu se quita su armadura”. En ese poema se nos cuenta la derrota de Xiang Yu, en la última batalla de la guerra que precede a la instauración de la dinastía Han.

Una versión clásica se interpreta al P’ip’a, un laúd de origen seguramente persa que, sin embargo, la tradición atribuye a las órdenes de Wou-ti que quería, con él, simbolizar las tres potencias, el cielo, la tierra y el hombre, y los cinco elementos, el fuego, el metal, la madera, el agua y la tierra. Un laúd de hasta ocho cuerdas de seda, en el que normalmente la cuerda más aguda hace la melodía, y las restantes se tocan al aire, salvo cuando es preciso obtener esos sonidos percusivos en los que se puntean varias cuerdas a la vez. El p’ip’a es famoso sobre todo por su capacidad descriptiva, como en las piezas de batalla, en las que se intenta reproducir el choque de las armaduras, el silbido de las flechas, los lamentos de los heridos, o la tristeza por la derrota. La derrota que lleva al suicidio de la concubina.

Al P’ip’a, Liu Fang interpreta “El rey Chu se quita su armadura”:

Un comentario en “Yue Xia du Zhuo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s