Dawkins y la maldición de la inteligencia (Notas aclaratorias)

 

Comienzo una serie de entradas1 sobre un libro publicado en 2006 por el etólogo y divulgador Richard Dawkins. El título original del Libro, The God delusion (se ha traducido por El espejismo de Dios) refleja, supongo, mejor las intenciones del autor: Dios no sólo no existe, sino que es una engañifa.

Antes de comenzar, voy a hacer una serie de advertencias preliminares, a lo anglosajón, que naturalmente no sirven para nada, ya que por mis obras me conoceréis, pero que, al menos, me permitirán satisfacer mi ego, placer estéril, pero no por ello y por contradictorio que parezca menos satisfactorio. Lo haré, al modo del deportista de élite, usando la tercera persona, que le sitúa a uno ante todos, en el gran escenario de la vida:

TSEVANRABTAN NO ODIA A RICHARD DAWKINS

Au contraire. Hace más de veinte años, cuando estaba en período de desintoxicación por haber habitado durante lustros en la herejía literario-filosófica y haber hurgado en las heces del pensamiento hegeliano, un amigo me prestó El gen egoísta. Me pareció entonces un libro fantástico y hoy, cuando lo he releído, he llegado a una conclusión similar, pese a los matices que pudieran introducir mis conocimientos adquiridos y la decadencia intelectual iniciada pasado el umbral de los cuarenta años. Y, sobre todo, su lectura me invitó a leer mucho más sobre esos asuntos tan interesantes de los que hablaba.

Esa ya es una buena razón para agradecer personalmente a Dawkins que escribiera esa obra tan conocida.

No puedo calibrar —he leído versiones contradictorias— cuáles son los méritos científicos del Sr. Dawkins. Ocupó hasta 2008 una cátedra creada ad hoc en Oxford que se denominó de “Conocimiento Público de la Ciencia”. Parece que optó, por tanto, por centrarse, al menos en sus últimos años, en la divulgación científica.

Ahora bien, desde el primer momento observé la tendencia del Sr. Dawkins a metaforizar con exceso. Esa tendencia, al principio, sirvió seguramente para que le prestara más atención y además, después de los borborigmos consumidos, era de una tibieza extrema. Ahora, más después de haber leído las bromas del Sr. Feynman, me gusta mucho menos.

Pero claro, no es de El gen egoísta, de El relojero ciego o de El fenotipo extendido, de lo que tratarán estos comentarios.

TSEVANRABTAN ES ATEO

En cierto sentido anticipo alguna de las críticas a la obra de Dawkins.

Soy ateo no porque no crea en un Dios personal o porque piense que la hipótesis de Dios es innecesaria. No es necesario ni posible que llegue ahí. Soy ateo porque no sé de qué me hablan cuando me hablan de Dios. Por tanto, tampoco soy panteísta en el sentido de que Dios sea un equivalente o un sinónimo de “la Naturaleza, del Universo o del conjunto de leyes que rigen el modo en que ambos funcionan”2. No puedo serlo porque no sé, panteísticamente hablando, de qué me hablan cuando me hablan de la Naturaleza, del Universo o de sus leyes. Es esta una cuestión capital, que me servirá para mantener una tesis arriesgada (también puedo excederme con las metáforas) y sobre la que volveré habitualmente.

Antes de exigir pruebas sobre si Dios existe o no, y ante la ausencia de una experiencia que pudiera permitirme intuir (con todos los equívocos que pudieran producirse en tal caso y que pueden producirse también cuando se usa un lenguaje verbal) qué es eso de Dios, solicito de mis interlocutores que me concreten de qué hablamos cuando hablamos de Dios. La ausencia de una respuesta psicológicamente satisfactoria a esa pregunta, hasta la fecha, me impide plantearme siquiera la cuestión de su existencia. Naturalmente, el hecho de que no alcance a comprender el concepto, habida cuenta de que esa falta de comprensión no se debe a mi deficiente formación o escasos conocimientos de alguna rama del saber o a algún tipo de incapacidad cognitiva, excluye, para mí, su existencia. O, mejor, hace que la existencia de Dios se convierta en una pregunta informulable, salvo de manera retórica.

Mi posición es, por tanto, más radical aún que la del Sr. Dawkins, pues como argumentaré, creo que pretende demostrar la existencia de una alternativa “natural” y absoluta a los sistemas de creencias sobrenaturales y absolutos que se asientan sobre la existencia de un Dios personal (cualquiera que sea). Esa alternativa tiene, a mi juicio, un origen similar, la pulsión por la trascendencia, una justificación similar, la búsqueda de una satisfactoria explicación del mundo, y una finalidad similar, la creación de referencias (pese a lo civilizadas y poco agresivas que resulten) que terminan constriñendo el pensamiento libre.

TSEVANRABTAN SE ESFORZARÁ EN SER OBJETIVO

Me lo he propuesto. Dudo sobre los resultados, pero lo intentaré. Por tanto, y pese a la tendencia natural de un criticón a mencionar sólo aquello en lo que está en desacuerdo, procuraré dejar constancia de las partes que me convenzan. Eso sí, valoraré el interés y pertinencia de las mismas, por correctas que me parezcan, igual que valoraré la profundidad o sutileza de argumentos que no comparta.

TSEVANRABTAN NO PIDE PERDÓN POR SU ATREVIMIENTO Y …

…deja al juicio de los que lean estos comentarios su calificación.

−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−−

NOTAS1:

1.- La razón del título de la serie Dawkins y la maldición de la inteligencia la daré en las conclusiones que incluiré en la última entrega.

2.- R. Dawkins, El Espejismo de Dios, Editorial Espasa, pág. 27.

NOTA DE LAS NOTAS:

1.- Siempre he querido escribir algo con gran aparato de referencias. Así que no se extrañen si alguna nota en cuestión no viene muy al caso y les pido por ello su indulgencia.

7 comentarios en “Dawkins y la maldición de la inteligencia (Notas aclaratorias)

  1. Tras leer esta “introducción” a sus comentarios sobre el libro “The God delusion” de Dawkins y viendo su planteamiento sobre Dios, no quiero dar mucho la brasa ni provocar un debate eterno. Si quiere -y le viene bien-, más que debatir sobre el ateísmo y la existencia de Dios me gustaría saber su opinión sobre el planteamiento de Kant en relación a la existencia de Dios en la Crítica de la Razón Práctica. No soy filósofo. Recuerdo que en su día me llamó la atención y vi lógica la relación entre la moral, la felicidad y la creencia en Dios. Para refrescarme he leído esto http://www.nodulo.org/ec/2004/n024p15.htm

  2. Pues después de su introducción aclaratoria nos dejas con la miel en los labios. Nos esperan suculentas y sabrosas reflexiones sobre el particular, auque se trate de un particular inexistente fuera de las metáforas al uso. Como sebes alguien dijo que lo que hoy tenemos por conceptos fueron ha tiempo bellas y por supuesto ambiguas metáforas. Seguirélas con esmero y atención suma

  3. Creo que plantea Vd. un ateísmo tan extremo que acaba por confundirse con un agnosticismo. Lo cual es una paradoja, dado que desde el ateísmo suele considerarse al agnosticismo como un ateísmo blandurrio, poco comprometido. Se diría que propone Vd. un agnosticismo más radical en la negación de Dios que el propio ateísmo.

    Por otra parte, entiendo que su agnosticismo se extiende hasta las construcciones científicas; mejor dicho, hasta la construcción de marcos generales en los que encaja el verdadero conocimiento científico. Esos marcos son ficciones, claro, pero no podemos evitar construirlos… ¡Nuestros cerebros segregan ficciones como las glándulas sebáceas segregan, pues eso, sebo! La cuestión es si cree Vd. posible hacer ciencia sin construir esos marcos.

  4. El libro es un panfletillo, con algunos momentos brillantes. Pan comido.
    Pero habrá que leerlo.
    (“Lo primero que haremos es matar a todos los abogados”, Enrique VI, The selfish gen, pág. 249)

  5. “El gen egoísta” debe mucho y cita poco a un librito mucho más breve y brillante, “El azar y la necesidad” de Jacques Monod (1970 )

  6. Cuando Krahe afirmaba: “no más confío en que seré algo eterno gracias al cromosoma”, estaba resumiendo magistralmente a Dawkins. Y ese es, como muy bien señala usted, el “no-ateísmo”, incluso el “teísmo” de Dawkins disfrazado de terminología no siempre bien explicada y casi siempre mal entendida. ¿Tiene sentido, para empezar, emplear el término “egoísta” referido a un gen? De tenerlo, habría que asumir que los cuerpos caen porque su “egoismo” les lleva a una posición de mínimo potencial que debe de ser, sin duda, la más cómoda; o que el DNA es bifilar porque las bases sienten un extraordinario deseo (egoísta, por supuesto) de aparearse mediante enlaces de hidrógeno que las llevan (once again) a una situación de mínimo en su superficie de energía potencial. En fin, que incluso aunque a mí me resultara -igual que a usted- muy interesante en su día, resiste mal una relectura cuando se sabe algo de bioquímica y de termodinámica.
    Y holmesss dice algo muy cierto, a mi juicio. Monod, que sabía mucha bioquímica y bastante termodinámica (se había empapado convenientemente de Duhem, como buen miembro de la gran escuela francesa), sí avanzó en el por qué de la vida más que Dawkins, sin emplear metáforas cogidas por los pelos y pre-titulares de aroma inequívocamente publicitario. Pero, ay, su hermoso texto resulta algo más complejo que la parábola (escrito en todo el sentido apostólico y creyente de la palabra) de Dawkins.

  7. Don Protactínio, creo que se equivoca en lo que dice al principio. Dawkins en todo momento tiene presente que calificar de egoísta el comportamiento de un gen es eso, una metáfora. Se le podrá reprochar que recurra a las metáforas pero es consciente de estar usándolas; y se lo advierte al lector.
    Claro que leí “El gen egoísta” hace mucho; a lo mejor estoy adornando el recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s