Níigo

Imaginen poder decir algo como “nosotros, pero sólo nosotros dos, deseamos, cada uno por su cuenta, que varios objetos sólidos y duros de pequeño tamaño vuelvan a caer repetidamente, pero no de forma habitual, en sitios distintos”, utilizando una palabra. Ya sé que me dirán que la frase es un tanto extraña, pero sirve de ejemplo de la complejidad del navajo.

Hace unos años se realizó una película, llamada Windtalkers —es muy floja—, en la que se contaba la historia de los navajos utilizados en el Pacífico por el ejército norteamericano para evitar que los japoneses pudieran descifrar sus comunicaciones.

Puede uno pensar que, para eso, basta con utilizar un idioma desconocido. Sin embargo, hay un añadido: el navajo es una de las lenguas, si no la más, complicada del mundo. Vean algunos datos.

Los sustantivos no tienen ni género ni se declinan (como en latín o en alemán). Sólo tienen plural, pero no se puede deducir el plural del singular, hay que conocerlo. Además, los navajos unen a los sustantivos y a los pronombres unos sufijos, llamados posposiciones, que funcionan como declinaciones. Hay 78 diferentes. Así, shí es yo, shee, acerca de mí, shiih, hacia dentro de mí, shinaashii, al otro lado de donde estoy, enfrente de mí, y así muchas y muchas más posibilidades.

Por otro lado, dejando de lado los posesivos, que son, en realidad, prefijos, y que incluyen una forma dual, los adjetivos funcionan como los verbos, conjugándose. Y ahí la cosa se complica.

Los verbos navajos tienen las mismas personas que los nuestros (más la forma dual, nosotros dos), pero el sujeto y los complementos directos se indican por medio de prefijos. Además, en el plural hay que distinguir entre supuestos diferentes: por ejemplo, si varios actúan a la vez, como una unidad, o cada uno por su lado. Otro ejemplo: si el adjetivo se refiere a un lugar su forma será diferente de si se refiere a otra cosa.

Además, no tienen tiempos verbales; a los navajos lo que les importa es cómo suceden las cosas y no cuándo (aunque esto se deduzca del cómo). Y esas formas se expresan de siete maneras diferentes, según la acción esté o no terminada, se esté produciendo, se vaya a producir, o si es posible, habitual o repetida (no es lo mismo que habitual). La putada es que el prefijo de cada modo es tan diferente (a veces se altera la raíz del verbo) que hace irreconocibles las palabras resultantes.

Además, los navajos, a diferencia de nosotros, que distinguimos sólo entre la acción que está terminada (fui) y la que está teniendo lugar (iba), distinguen doce aspectos. Algunos son acojonantes: por ejemplo, hay uno que distingue el movimiento “aquí y allá” en forma dispersa, otro señala el cambio de dirección en el movimiento, mientras que otro te indica que el movimiento (incluso temporal) es en línea recta.

Tienen voz activa, pasiva, mediopasiva (el jarrón se cayó) y neutra (algo que es o está en un lugar).

Además tienen clasificadores: unos prefijos que se unen a los verbos de movimiento y que te indican las características de lo que se mueve, si es redondo o cuadrado o duro o blando o yo qué sé.

Y al parecer esto sólo es el comienzo.

Pobres japoneses.

(Estos datos los he sacado de un libro que recomiendo. Se llama “¿Qué son las lenguas?”, su autor es Enrique Bernárdez y está publicado en Alianza Editorial, isbn 84-206-2934-0)

Anuncios

Un comentario en “Níigo

  1. Menudo lío, el navajo. No sé por qué la gente dice luego que si el navajo de Ockham por aquí, el navajo de Ockham por allá.
    Otro libro de Bernárdez que a lo mejor también le gustará: El lenguaje como cultura (Madrid: Alianza, 2008).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s