Lo que ponen los ojos del que mira

 

Esto es puritanismo civil. A cuento de determinados movimientos se está produciendo un nuevo renacer semejante a esos que marcaron el nacimiento de los Estados Unidos.

Los nuevos cultos tienen que ver con la salud, con el sexo y con las diferencias, o mejor dicho con la supuesta ausencia de diferencias. El control de la conducta deriva de nuevas normas de contenido cuasirreligioso. Cualquier regla que se refiere al control de las costumbres se basa en una visión del mundo que excede de lo estrictamente necesario para el mantenimiento de la paz social.

Se nos dice qué debemos o no comer. Se nos advierte —con admoniciones terribles y presentes a todas horas— que no debemos fumar. Se nos exige que seamos solidarios y respetemos el medio ambiente. Lo que importa no es la conducta responsable, sino la conducta sana, conforme a estándares que no pueden discutirse. Se impone el control del pensamiento y se castiga más si los motivos son incorrectos, penetrando en la mente del criminal. El buen ladrón podrá ir al cielo de la reinserción; sin embargo, el malo, el que golpeó a alguien porque era negro o mujer, ese padecerá las penas del infierno. Se analizan las conciencias y no solo los actos.

Corre por el plástico mundo de occidente un viento terrible que anega el pensamiento y constriñe los instintos, que nos hace hipócritas y entierra la verdad bajo montañas de “iniciativas” públicas. El logo de nuestro tiempo es la campaña de sensibilización.

Así, si Armani quiere vender ropa para niños y los disfraza -como ha hecho tantas veces – de mayores (¿o no?), el defensor del menor denuncia la publicidad por su contenido “implícitamente sexual”.

¿Y por qué? Porque son niñas de rasgos orientales ligeras de ropa. Llega el prócer a interpretar —¿serán las sonrisas, el abrazo, la pose inclinada, la mirada al que fotografía, más alto que las modelos?— que lo que se ve es una alusión al turismo sexual.

Sin embargo, yo creo que hay que tener una mente muy estrecha o muy enferma para mirar esa fotografía y, en vez de ver a dos niñas, pensar en occidentales que pagan por favores sexuales. Si las fotografías lo fueran de niñas sin ojos rasgados, los censores permanentes quizás habrían pensado en las fotos esas que guardan en Mis documentos.

Además, en los catálogos de ropa para niños, muchas veces aparecen como aquello a lo que juegan: como adultos. Disfrazados. Porque muchas niñas como las del anuncio se han puesto los zapatos y la ropa de su madre. Porque el juego sirve para eso. Para ensayar conductas. También para ensayar conductas que anticipan la tendencia sexual.

Más le valdría a las autoridades perseguir el delito allí donde se produce y, en vez de gastarse el dinero en juzgar a Pinochet, aprobar normas de persecución universal de la explotación sexual de los niños. No es difícil. Basta con coger ciertos aviones de los que van a Cuba o al sudeste de Asia. Investigar sobre el terreno. Pero claro, resulta mucho más cómodo y rentable montar un escándalo por las fotos del catálogo de Armani. La mierda escondámosla bajo la alfombra.

Al final las terminarán retirando como hizo Dolce & Gabanna.

Y podremos dormir más felices, sabiendo que el defensor del menor ha evitado los, sus, nuestros sueños lúbricos, los de millones de hombres.

Anuncios

2 comentarios en “Lo que ponen los ojos del que mira

  1. Yo publiqué un libro este verano en el que analizo también, entre otros, los casos de Armani y D&G . Coincido plenamente con el autor. El libro se llama Evil Screens, valores sociales y medios de comunicación: evilscreens.blogspot.es. Un saludo. José Antonio de la Rubia.

  2. El mismo año (2007) en que Dolce & Gabanna provocaron un escándalo mundial por sus fotos donde supuestamente una mujer era violada, su campaña incluía también fotos de mujeres abusando, torturando y asesinando a hombres, pero esto no pareció escandalizar a nadie, de hecho, ni siquiera se hizo mención a ello:




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s