Perdidos en la traducción

Muchos creen que el secesionismo catalán se ha destapado en estos primeros años del siglo XXI por una simple cuestión de acumulación. Para explicarlo necesitaría unos gráficos detallados sobre desequilibrios fiscales ponderados durante los últimos milenios y un estudio psicológico del odio al catalán que afecta a varias naciones del mundo y sobre todo a la nación española y a la cherokee.

Pero seguramente, y para hacernos una idea, podemos considerar las lógicas dificultades que se producen cuando se ejecuta una obra civil de importancia en Cataluña. Pondré un ejemplo. No les diré de que obra se trató, más allá de mencionar que se situó en Barcelona y que costó un dineral escalofriante.

Los dueños de la obra eran un calco de los dueños de otras muchas obras que se hacen y se han hecho en Cataluña: participaban el Estado, la Generalidad, el Ayuntamiento de Barcelona y no sé si algún otro sitio de esos donde se trabaja a tope siete días por semana, trescientos sesenta y cinco días al año.

La constructora, lógicamente, contrató a unos señores con carrera (parece que eran muchos y de allí, de Barcelona), para que hicieran el proyecto. Pero había algunas cosas concretas relacionadas con la estructura del edificio para las que hacía falta la intervención de ciertos expertos más expertos (se trataba, sobre todo, de que aquello no se cayera). Seguramente por alguna presión del Ejército o de la derecha extrema, y no por su cualificación profesional, la constructora contrató a tres señores de Madrid. Por esas cosas de la natural expansión de la cultura catalana, se produjo la casualidad de que entendían el catalán, por lo que se pusieron manos a la obra y entregaron su proyecto.

Menos mal que se había contratado también (gracias a la sabia indicación de la administración catalana) una consultora que revisó los cálculos de esos tres protofascistas madrileños y que (esto es esencial) tradujo los planos. Es cierto que las revisiones de la consultora solían ser rechazadas por los bárbaros madrileños con expresiones como “estos tíos no tienen ni puta idea” y que, al final, también suponemos que por una infame presión de la Casa Real, se mantuvieron los cálculos de los centralistas sin excepción; pero también lo es que, gracias a esa intervención, unos documentos tan importantes pasaron a estar redactados en la lengua de Espriu. Vean un ejemplo que habla por sí mismo (pinchen en las imágenes):

planuno

plandos

(Dos de los planos que originalmente se escribieron en castellano y que fueron traducidos. Se espera que en breve se expongan en el Museu d’Història de la Ciutat)

Para que puedan ustedes mismos comprobar la verborrea fascistoide de uno de los tres “profesionales” impuestos por la vesania madrileña, les copio algunas de sus palabras:

No hay que pensar que era una estupidez nacionalista destinada a justificar un gasto inútil para acrecentamiento del peculio de los seguidistas del régimen, no. La cosa tenía su lógica, ya que los trabajadores eran en su inmensa mayoría grandes conocedores de la lengua catalana y, si no su lengua madre, sí la que se habían acostumbrado a usar a diario. Por ejemplo, los técnicos eran, casi todos, españoles no catalanes, que no entendían ni una palabra del habla de los Països Catalans, ya que casi todos estaban destinados allí temporalmente para la obra. También había un sueco y dos franceses, que puedes imaginar el buen uso que hacían de la versión catalana de los planos.

Bueno, pero, por lo menos, los operarios sí sacaban provecho de los planos, ya que, como es de todos conocido, la escala obrera de la obra civil está formada básicamente por catalanes oprimidos y no por inmigrantes rumanos, marroquíes, ecuatorianos y de otros sitios, o bien españoles inmigrados hace mucho tiempo, ya mayores y que -culpa de Franco, no cabe duda- siguen con un español de acentazo murciano, andaluz o extremeño que no se amortigua ni con la brisa del mediterráneo catalán.

Pero sí hay una razón de peso en esto y es que la mecánica de los sólidos y la teoría de estructuras no es la misma del Ebro para arriba que del Ebro para abajo, faltaría más. Por eso, al traducir los planos al catalán, se conseguía la transformación de los resultados de los cálculos y de las dimensiones de la mecánica franquista-española a la democrático-catalana, que el hormigón y el acero también tienen identidad nacional, no te creas.

El caso es que siempre pululaban las copias ilegales en español por todos lados y las del catalán, imagino, ocupaban alguna estantería de alguna dependencia de la administración municipal o autonómica. O bien contribuían al ahorro en la compra de papel de otro tipo en la obra, pero eso no lo puedo saber.

Es cierto que el pobre lunático españolista demuestra tener cierto remordimiento al reconocer la fatal ausencia de catalanidad de tantos y tantos, y la culpa del opresor español, así como la especial manera de ser de los sólidos catalanes, pero no lo es menos que un lenguaje tan brutal y falto de sensibilidad no deja de poner de manifiesto las dificultades que para la construcción nacional supone la culpa de todos los demás que no son ellos. Al fin y al cabo, seguro que los planos de la estructura de la construcción nacional de Cataluña los ha escrito algún madrileño y allí sólo los han traducido.

Un comentario en “Perdidos en la traducción

  1. Hola. Soy arquitecto. Soy catalán. Mi lengua es el español, como la mayoría de catalanes. Todo esto es así y aún mas ridículo de lo que tan bien relata en el post. La semana pasada me llegó una circular del CSCAE ( Consejo Superior de Arquitectos de España), desde Madrid, exclusivamente en catalán. Por supuesto, les mandé un escrito de protesta. Dudo que me contesten. Estoy harto de todo esto. Me quiero ir a Cádiz, o a Albacete, donde sea, pero, por favor, sin idiomita. Ni majadería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s