Mentiras que quedan

 

Veo esta noticia en El Mundo:

1

Y veo que en El Español siguen la misma línea:

2

Ambos medios se remiten a unas declaraciones del señor Fonseca, efectuadas a una radio panameña que reproduce la Cadena Ser.

El titular de ambos medios es falso: basta con leer el cuerpo de la noticia para darse cuenta de que lo que dice ese señor es que ÉL no tiene ni puta idea de quién está detrás de la sociedad original. Si no lo sabe ¿cómo afirma que es Ignacio González es el dueño? Porque lo están investigando en España. Fonseca, como vemos, lee la prensa española. Las declaraciones son irrelevantes.

Curiosamente, la Cadena Ser no manipula la noticia. Esto me lleva a preguntarme: ¿los periodistas de El Mundo y El Español mienten o es que, simplemente, son cortos de entendederas?

Eso sí, mientras nos hacemos preguntas, cientos de miles de españoles creerán que ya no hay duda de que González se “autocompró” un apartamento: lo ha dicho un tío de Panamá.

Anuncios

9 comentarios en “Mentiras que quedan

  1. Un matiz, si me permite. El titular es falso, puesto que ese señor no ha dicho lo que dice el titular.. Hasta aquí, coincido con usted. Sin embargo, leyendo el titular no sé cómo se puede llegar a la conclusión de los españoles van a pensar “que ya no hay duda de que González se “autocompró” un apartamento”. Diría que lo máximo a lo que se puede llegar -leyendo únicamente el titular- es a que “hay un socio de un despacho panameño que dice que Ignacio González tiene compró un ático”. No creo ser más listo que el resto de españoles, y sin embargo he entendido, leyendo sólo el titular, algo distinto a lo que usted dice que entenderíamos.
    Sentado lo anterior, lo mismo yo pienso que el famoso ático es del Sr. González, pero no porque lo deduzca de un titular ni de una noticia ni de lo que diga un panameño, sino porque lo está investigando la Audiencia Nacional (y que yo sepa, en España los tribunales penales sólo investigan cuando existen indicios de delito). Lo mismo el resto de españoles, al igual que yo, piensan lo que piensan porque parece que lo piensa la AEAT y la AN, y no porque lo diga un señor de Panamá.
    Ojo, lo mismo no, lo mismo yo lo pienso por la AN y el resto porque lo diga un panameño. Si es así, este país es más bananero de lo que pensaba

  2. Paco, coincido con su primer párrafo, no con el segundo. Usted mismo lo dice, “indicios de delito”, no delito.

  3. Buenos días Genaro. Yo no he dicho que haya un delito o no, digo que pienso, sobre la base de una investigación de la AN, que el inmueble es de ese señor. Otra cosa es que yo pueda equivocarme (posible), pero mi posible opinión errónea está basada en una investigación de la AN y de la AEAT, no sobre lo que dice un fulano de por ahí.
    Además, y creo que aquí erramos todos, en un país democrático (y hasta donde yo sé, España lo es), si se imputa a alguien (reconozco que hablo de memoria, pero este señor está investigado o imputado, si no es así, fallo mío) es porque existen indicios de delito. Y eso ya es algo. Me refiero a que respecto del 99,9% de la población no se considera que existen indicios de delito respecto de sus actividades. Puede que luego no haya delito (y sí una deuda a ingresar con la AEAT, por ejemplo, incluso una sanción), pero desde luego el Estado entiende que este señor ha podido cometer un delito, y entiendo, porque quiero creer que es así (si no, apaga y vámonos), que no lo hace ni aleatoria ni arbitrariamente, sino sobre unos indicios sólidos y razonables de la posible comisión de un delito (que, de nuevo, no impide, en caso de que no sea considerada delictiva la actividad, pueda haber deudas con la hacienda pública e incluso sanciones administrativas), por lo que ya podemos distinguir una cosa de otra, creo.

  4. ¿La Audiencia Nacional? ¿La AEAT? ¿Seguro?

    Por cierto, yo no coincido ni con el primero ni con el segundo. Y me parece que pocos españoles tienen en cuenta la situación ¿judicial? de alguien a la hora de calificarlo; sólo se fijan en la situación mediática, como es el caso del propio González, investigado desde hace muy poco, pero delincuente para gran parte de la opinión pública (y puede que para el PP, que prefirió a Cifuentes) desde hace mucho. Incluso el hecho de nombrar en lo del ático en relación con Glez. a la AEAT y a la AN me hacen sospechar (seguro que erróneamente) que también es su caso.
    Un saludo.

  5. Error por mi parte, no es la AN, es un juzgado de instrucción de Málaga. El sr González aparece como investigado por un delito de blanqueo de capitales (delitos que en casi la totalidad de los casos usan informes de la AEAT porque tienen su origen en dinero no declarado). No digo que sea culpable el Sr. González, digo que está siendo investigado (está imputado, en la antigua terminología), y que eso ya significa algo. No que sea culpable, sino que es posible que sea culpable. Digamos que la opinión de un juzgado influencia en la mía. Digamos que fiarme de nuestras administraciones es distinto (al menos en grados de seguridad jurídica) que fiarme de un señor panameño.
    Creo haber demostrado que mi opinión es (1) una opinión, (2) está basada en datos más o menos fiables (a no ser que pensemos que España es Corea del Norte o algo así). No me he fijado en la situación mediática para alcanzar mi opinión, sino en un conocimiento más o menos fiable y más o menos bueno y puede que erróneo, pero no en un periódico.
    Finalmente, no sé lo que opina el resto de la población. Pero vamos, igual que yo no lo sé, imagino no lo sabe usted ni el Sr Rabtan (que sabe un montón de cosas y del que aprendo un montón). Por lo tanto, creo excesivo decir que los españoles vamos a pensar que el Sr. González es culpable de un delito porque un titular diga que lo dice un panameño.

  6. Usted sabrá cómo se ha formado su opinión sobre González, pero que no sepa ni qué tribunal le investiga ni qué papel juega la AEAT en esa investigación y con eso se la forme, me sorprende.
    Del resto, no; no sé qué cómo se forman su opinión los españoles, pero lo cierto es que hay varios medios de comunicación que sobreviven vendiendo esas historias, que leen millones de españoles, mientras que autos, sentencias, etc., no deben pasar de pocos miles los que las lean.
    Un saludo.

  7. http://www.elmundo.es/espana/2016/04/18/57149571ca4741d8458b459a.html

    Lo siento Icosaedro, pero a veces disfruto llevando la razón. Lo dije en su momento, no soy más listo que nadie, por eso intento basar mi opinión (que será errada), en hechos objetivos comprobables. Gracias por hacerme dudar de mi memoria, había un fallo, era un juzgado de instrucción y no la AN.

    En cuanto a lo último, pues no sé lo que lee la gente, soy prudente e intento no preguntar, pero lo que nunuca hago es dar por hecho que yo soy muy listo y leo autos y ellos muy tontos y leen periódicos.

  8. Paco, usted dice: “pero mi posible opinión errónea está basada en una investigación de la AN y de la AEAT, no sobre lo que dice un fulano de por ahí.”
    Resulta que no hay investigación de la AN.
    Resulta que de la investigación de la AEAT a la que se refiere usted y por la que le he preguntado, usted no ha dado ningún dato, o enlace o lo que sea donde se haga referencia a esa investigación.
    Luego dice “por eso intento basar mi opinión (que será errada), en hechos objetivos comprobables. ” Me parece muy bien, ahora sólo hace falte que detalle esos hechos objetivos comprobables en los que basa su opinión. Porque una investigación no es un hecho, en todo caso hará referencia a una serie de hechos. Pero es que, hasta la fecha, lo único comprobable de lo que usted ha hablado ha sido una investigación de la AN, que no existe, y otra de la AEAT, de la que no da ni una referencia (y por tanto, no es comprobable que exista o no). Y le diré por qué me parece importante su error referido al tribunal: porque me hace creer que en este caso, habla de oídas. Es decir, su opinión (en la mía) se basa simplemente en lo que ha picado aquí y allá en los medios de comunicación. Por supuesto, puedo, para su solaz, estar equivocado. En tal caso, aumente su felicidad haciéndome salir de mi error y detalle esos hechos objetivos comprobables en los que, según dice usted, basa su opinión.
    Un cordial saludo.

  9. Me parece que nadie debería pensar que González o X o J sean culpables de nada que no haya sido aún acreditado en una sentencia. La presunción de inocencia es una cuestión de principio en un sistema democrático, o eso creo, y sus consecuencias no deben limitarse a ser un simple tecnicismo de un proceso judicial.
    Imaginen que Mister H es acusado por error de un crimen horrendo del que es inocente. Al final se demuestra que no lo cometió. Pero como la presunción de inocencia sólo son filfas del derecho, todo el mundo ya habló de él como culpable, convencidos de que lo hizo y aseverándolo sin ninguna duda. Y como a nadie le gusta reconocer un error, estarán más dispuestos a pensar en errores judiciales o vaya usted a saber qué historias o, sencillamente, han dado por cierta la acusación tanto tiempo y con tanta seguridad que ya no pueden dejar de tenerla actuando en su mente. Mister H vuelve a su casa absuelto. Pero los vecinos no le hablan, los amigos no quieren volverlo a ver, su familia no le invita a nada en que haya gente de fuera porque su presencia chafa el ambiente, suponiendo que su familia esté bien avenida y no haya sido transportada por la ola de convicción, su mujer no vuelve, en su trabajo no le quieren readmitir y no lo quieren contratar en ningún sitio, como no sea un trabajucho mal pagado en un puesto de poco contacto con los clientes. Mister H era inocente, pero está condenado a cadena perpetua porque la presunción de inocencia no es más que un tecnicismo de leguleyos.
    Es irrelevante si hablo de un caso mucho más serio o de si no se puede llegar en ningún círculo a un nivel de ostracismo como el descrito; lo importante es la cuestión de principio.
    Puesto que la presunción de inocencia la considero una cuestión de principio añado esta afirmación: la PdI es más importante cuanto peor nos caiga el acusado y cuanto más sintamos la tendencia a creer su culpabilidad como real.
    P.D.- Y porque al escribir de esto me he acordado de esas típicas películas contra el linchamiento o la pena de muerte, todas basadas en la trampa emocional de que el acusado es inocente, les termino con una recomendación cinematográfica de la única que me gusta: “Tin Star” (“Cazador de Forajidos”) de Anthony Mann, con Henry Fonda de protagonista. Es la que más me gusta porque es la única en que se plantea como una cuestión de principios, el tipo al que quieren linchar es culpable del delito y lo saben todos, incluidos el protagonista y el espectador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s