Cuando te ofende más la ficción que la realidad

 

Uno de los problemas para acabar con el extremismo islamista se muestra de forma cristalina en esta noticia.

Este es el vídeo del simulacro.

En la noticia, tal y como aparece en The Guardian, constan algunas frases y opiniones que justifican la petición de disculpas y la respuesta positiva:

“However, on reflection, we acknowledge that it was unacceptable to use this religious phrase immediately before the mock suicide bombing, which so vocally linked this exercise with Islam. We recognise and apologise for the offence that this has caused.”

(…)

Dr Erinma Bell MBE retweeted Iqbal, adding: “Good question. We need to move away from stereotypes if we want to achieve Real learning. A terrorist can be anyone.”

(…)

The Community Safety Forum, an anti-Islamophobia organisation, said: “This sort of thing panders to stereotypes and further divides us. It will increase anti-Muslim hate crime.”

(…)

Tony Lloyd, the mayor of Greater Manchester and the area’s police and crime commissioner, said the simulated terror attack had been “a very good exercise in preparing for a situation we never want to see, but must be ready for”.

But, he added, it was frustrating that the operation had been “marred by the ill-judged, unnecessary and unacceptable decision by organisers” to have those playing the parts of terrorists shout the phrase. “It didn’t add anything to the event, but has the potential to undermine the great community relations we have in Greater Manchester,” he said.

Todas esas reflexiones y peticiones de disculpa eran consecuencia de preguntas como las que se contienen en este tuit:

Y miren que era simple la respuesta. El ejercicio es un simulacro de ataque terrorista. Yo no sé si son útiles o inútiles este tipo de simulacros, pero si se hacen se supone que hay que intentar que reproduzcan, lo más fielmente posible, las circunstancias de un ataque terrorista real. Y la realidad, esa puta realidad que tantos musulmanes se niegan a ver, es que la inmensa mayoría (este es de hoy) de los ataques terroristas que se vienen produciendo a lo largo del planeta mundo en los últimos años y, en particular, la totalidad de los ataques terroristas como el que era objeto de simulacro (en el centro de una ciudad occidental, con terroristas suicidas) son cometidos por personas que gritan cosas similares a “Alá es grande” antes de asesinar a decenas o cientos de personas a la vez que se suicidan.

Es asombroso que se diga que el grito en cuestión no “añade nada”. ¿Cómo que no añade nada? Puestos, tampoco añade nada la sangre falsa, el que el tipo que entra vaya vestido de negro, la falsa explosión, las carreras o el uso de armas de pega. Nada añade nada o todo añade todo, pero se trata de un simulacro, es decir, de una representación lo más fiel posible. Más aún, si la munición no es real y las bombas son de pega, no es por falta de ganas, sino porque el riesgo de que alguien resulte lesionado o muera es inaceptable. Que el suicida grite “Alá es grande” no mata a nadie ni lesiona a nadie. Y, guste o no a los que creen que Alá es grande, es lo que gritan la práctica totalidad de los terroristas que actualmente andan por el mundo pensando en representar ese simulacro con bombas de verdad.

Lo de los estereotipos es ya de traca. No es un estereotipo, es una representación fidelísima de la realidad. No todos los musulmanes son terroristas, por supuesto. Al contrario, lo son una minoría. Sin embargo, lo cierto es que la inmensa mayoría de terroristas dicen actuar en nombre de la religión islámica y, por cierto, la mayoría de las víctimas también profesan esa religión.

Y lo que sí está insultantemente extendido por el mundo musulmán (en particular en algunos países de mayoría musulmana) es un apoyo tácito —o, al menos, un silencio ominoso— a conductas extremas, la tolerancia con los que usan la violencia y la coacción como forma de honrar y extender una visión religiosa del Islam, y una sensibilidad inadmisible precisamente contra Occidente cuando se denuncia esa complicidad, que les lleva a pedir disculpas cuando se dice lo evidente. Yo puedo respetar al musulmán que exija precisamente que ese simulacro se realice por alguien que grite “Alá es grande”, como una forma de protestar precisamente contra los que usan inadmisiblemente el nombre de su dios, como una forma de dejar constancia de quién es el que les ofende, como una forma de demostrar que sienten más horror por el asesinato masivo que por las palabras. Salvo que no se sientan ofendidos y solo les crean ovejas descarriadas. Pero si es así, ese musulmán es mi enemigo, porque lo es de aquello que nos hace más civilizados.

Me parecen intolerables las disculpas ofrecidas por las autoridades británicas. Creo que debilitan además la finalidad de ese tipo de simulacros, al pretender que el mundo no es el que es, sino una versión estúpidamente idealizada en la que el mal no tiene nombre ni etiquetas, ni se nutre de ciertos discursos ideológicos, y al trasladar la idea de que somos culpables, en alguna medida, de esos crímenes espantosos.

Más aún, esas disculpas prueban hasta qué punto nos hemos desviado de la necesaria secularización del espacio público y cómo estamos transigiendo ante exigencias que contrarían los cimientos de la civilización construida tras una historia repleta de guerras y muertes.

 

3 comentarios en “Cuando te ofende más la ficción que la realidad

  1. De hecho, para que el simulacro tenga sentido el grito es necesario. Si alguna vez escuchas Alah Akhbar, corre en dirección contraria, quizás te dé un segundo o dos para alejarte. Forma parte de su ritual -como intimidación y muestra de fe-, como los videos degollando infieles o que los asesinos de masas en escuelas luego se suicidan (salvando alguna excepción quizás) Si quieres simular lo más común y probable, es lo que toca hacer.

    Aunque supongo que siempre podríamos hacer simulacros multiculturales, para no ofender al personal (léase:musulmanes): “¡Buddah es el más grande!” “Ron L. Hubbard aún vive!”. Un hashta de twitter ayudaría a concienciar, #notallterrorists #realitydoesnotmatter o also así.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s