Más papista que Juan Pablo II

 

El arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, le tiene tanto gato a la “ideología de género” que ¡ha falsificado las palabras de Juan Pablo II!

Todo viene de estas declaraciones de hoy mismo. Las he buscado porque en otras ocasiones he visto manipuladas las declaraciones de altos cargos de la Iglesia católica y como la parte entrecomillada en los medios es notablemente bestia, he decidido asegurarme. Y sí, esta vez los medios no se han inventado ni han descontextualizado nada.

Me refiero a esto:

Esto es lo que destruye la ideología más insidiosa y destructora de humanidad de toda la historia universal que es la ideología de género, que tratan de imponernos poderes mundiales más o menos solapadamente en todo el mundo con legislaciones inicuas que no hay que obedecer, también en nuestra Comunidad en una próxima legislación inspirada en esa ideología que, pido a quien corresponda, evitar para no ir contra el hombre, contra la humanidad. Valencia no se merece eso, ni puede ser punta de lanza en la aplicación de tal ideología insidiosa y destructora de humanidad.

El párrafo no tiene desperdicio: además de conspiranoico, el arzobispo consagra al objeto de su odio como cabeza de lista en la historia universal de la infamia. La “ideología de género” es más insidiosa y destructora que el esclavismo, el racismo, el nazismo, el imperialismo o las ideologías que han sustentado esos genocidios simpáticos que han dejado como saldo cientos de millones de muertos. Por ser, ¡es más insidiosa que la religión —incluida la católica—, fuente y sustento ideológico de tantas guerras y crímenes en tantos lugares del mundo y en tantos momentos de su historia!

Tanto le molesta la “ideología de género” al arzobispo, que el que ha manipulado y descontextualizado ha sido él. Y el manipulado ha sido Juan Pablo II.

En el texto antes enlazado hay unas citas literales de un discurso que dio Juan Pablo II en 2005 a los obispos españoles. Lo encuentran aquí íntegro.

En ese discurso, el Papa carga contra el laicismo que, junto con el malvado relativismo moral de los liberales, era una de sus obsesiones. Tampoco se lo reprocho: el laicismo es para el aspecto institucional de la religión (es decir, para el poder), como los antibióticas para las bacterias. Lo curioso es que el Papa no menciona en ningún momento de su discurso a la “ideología de género”. Dice esto literalmente:

En el ámbito social se va difundiendo también una mentalidad inspirada en el laicismo, ideología que lleva gradualmente, de forma más o menos consciente, a la restricción de la libertad religiosa hasta promover un desprecio o ignorancia de lo religioso, relegando la fe a la esfera de lo privado y oponiéndose a su expresión pública. Esto no forma parte de la tradición española más noble, pues la impronta que la fe católica ha dejado en la vida y la cultura de los españoles es muy profunda para que se ceda a la tentación de silenciarla. Un recto concepto de libertad religiosa no es compatible con esa ideología, que a veces se presenta como la única voz de la racionalidad. No se puede cercenar la libertad religiosa sin privar al hombre de algo fundamental.

A Cañizares esto no le bastaba: tenía que hacer hablar al Papa desde el más allá contra la ideología más dañina de toda la historia (vaya olvido el del Papa) así que cita el anterior párrafo así:

… por ello no podemos someternos a una mentalidad inspirada en el laicismo, tampoco en la ideología de género, ambas ideologías “llevan gradualmente, de forma más o menos consciente, pero certera, a la restricción de la libertad religiosa hasta promover un desprecio o ignorancia de los religioso, relegando la fe a la espera de lo privado y oponiéndose a su expresión pública”. ( Juan Pablo II, Discurso a los Obispos…2005,4)

Ese genial: el buen hombre convierte el “lleva” de Juan Pablo II en “llevan” y así corrige el error histórico del Papa polaco, demasiado empeñado en ser “positivo“.

Se comporta, en suma, como un forofo de sus obsesiones.

 

Anuncios

Un comentario en “Más papista que Juan Pablo II

  1. Tienen motivos los católicos apostólicos y romanos practicantes u oficiantes para estar preocupados. Ha nacido un nuevo credo que compite con el suyo por ser el mayoritario en la sociedad y aspira a ser la única y genuina religión de estado.

    El resto estamos preocupados por la torsión y distorsión a que se ve sometido el Estado de Derecho. Y el lenguaje. Y la ciencia. Y la cultura. Y la inteligencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s