Miremos hacia delante

 

¿Han visto ustedes a algún opinante, gurú, tertuliano o profeta pedir disculpas por sus profecías equivocadas?

Los años que van de 2008 a 2015 se caracterizarán por muchas cosas, pero hay una que no se suele mencionar: el milenarismo permanente. Todo dios era capaz de prever un futuro en el que salían bestias del mar y sonaban miles de trompetas.

Esto desaparecerá como lágrimas en la mierda. Los más listos ya estarán borrando sus huellas. Aunque tampoco va a hacer falta esforzarse mucho: los que podrían recopilar las perlas son los primeros interesados en echar tierra encima.