No matarás

 

Esta noticia y sus reflexiones es curiosa, sobre todo si consideramos el tuit con el que el medio la publicita:

Es interesante incluir el tuit, que utiliza la palabra asesinar, porque creo que pone en evidencia lo que hay detrás, el discurso que hay detrás (por cierto, la policía asesina y el francotirador mata).

La idea de que un robot se acerque al que debería ser detenido y lo mate, nos repugna. Nos parece más propio de una situación de guerra que de una situación de orden público. Pero esa repugnancia exige un análisis racional posterior. Si nos damos cuenta, todos admitimos que el delincuente (usemos esta expresión) pueda ser reducido. Incluso que pueda morir, ya que partimos de que la ley le exige su rendición y sometimiento a las fuerzas policiales, y se legitima el que estas se “defiendan”, evitando en lo posible arriesgarse. Si admitimos esto, ¿qué diferencia hay con una situación en la que, en vez de unos policías, el que se acerca al delincuente es un robot? Desde el punto de vista del delincuente, ninguna: todos consideramos lógico que el delincuente pueda ser abatido por un policía “humano”. La única diferencia se da desde el punto de vista del policía: desaparece el riesgo de muerte.

Es como si echásemos de menos una “buena lid”. La muerte del delincuente como precio admisible por el riesgo para el policía.

Sin embargo, este concepto, un refugio romántico de la literatura mundial sobre la guerra (el caballero que se enfrenta a su igual  y que evita el sufrimiento de terceros, jugando al juego de la guerra en un cuadrilátero escogido), siempre fue falso, una referencia literaria (falso y, además, una “superestructura” justificativa del predominio de las élites guerreras). Y lo es más aún cuando la guerra se “democratiza”. Los ejércitos ciudadanos, con cientos de miles de efectivos, que usan la tecnología moderna para desplazarse, organizarse y matar, y que se fundamentan en los valores de la nación en armas (y más tarde de la civilización en armas —como petición de principio partidista, claro—), basculan desde el noble oficio de la guerra a la nobleza del fin perseguido. Eso justifica el bombardeo masivo y, al final, la búsqueda de la máxima protección para el soldado profesional.

Por eso, al final, la cuestión desnuda es si había o no riesgo para las personas y los bienes, y cuánto hay que esperar para que un delincuente se rinda, si resulta que está armado hasta los dientes y puede llevar explosivos. Salvo que pensemos que el riesgo para la vida del policía puede funcionar como un freno para la arbitrariedad y el exceso. Este último argumento, sin embargo, es de doble filo: el riesgo puede frenar el exceso o actuar como acelerante.

Es decir, la conclusión final es que no hay cuestión general. Solo importa si la medida estuvo justificada y no el método.

En la repugnancia inicial asoma el argumento del miedo a “ser Dios”. La conclusión es, sin embargo, la misma que con la ingeniería genética: no importa qué puedas hacer; importa lo que hagas. Sobre todo porque ya lo hemos hecho antes.

El dilema es el mismo que existía cuando un primate afiló una piedra o un agricultor domesticó una planta. Solo hay una pequeña diferencia de grado y el excedente que nos permite el lujo de discutir.

 

Anuncios

3 comentarios en “No matarás

  1. Las palabras del tuit ponen en evidencia la torpeza del redactor. Un nivel de calidad ínfimo que se generaliza y acentúa en la profesión. Simple degradación del oficio.

    A mí, del robot no me repugna nada. Sólo me inquieta que pueda facilitar errores que no se darían con la presencia de un policía. Aunque el artefacto lleve cámaras y micrófonos, la información de una escena que pueden transmitir es solo una pequeña fracción de lo que una persona capta con los sentidos en un momento.

    El que estaba en el cuarto era realmente el sospechoso?
    No había una abuelita en un rincón?
    Etc.

  2. Llamar robot a un coche teledirigido es, cuando menos, inexacto,

    A mi entender la situación no dista en nada a que le hubiera matado un francotirador desde una distancia segura. Si en un caso se justifica en el otro también. La tecnología empleada es bastante irrelevante moral y jurídicamente.

  3. Sí, yo tampoco veo el problema. Y como ha dicho Alnair, eso era más bien un coche teledirigido.Otra cosa sería si fuera un drone autómata, pero esa es una barrera futura donde el incremento ya no es gradual sino cualitativo.

    Sobre el titular, meh, típico periodismo. No es el único así que he visto, por cierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s