El puto espíritu de la pesadez

Pensaba hace un segundo en este blog (que arrastra y engulle lo que publiqué en otros) y en sus temas. He hablado sobre muchas cosas, pero, como los sargentos en el ejército, hay un asunto al que puedo llamar su columna vertebral: la verdad.

Los demás —la ley, el bien, el mal, sus obras, la gobernanza, la ciencia, los episodios, la música, la crítica política, la periodística, la flecha termodinámica, las buenas maneras, la memoria, la ironía—, todos los asuntos esparcidos, los mundanos, los trascendentes y los intrascendentes, los mínimos y los descomunales, bailan a su son.

Este exceso de “seriedad” produce rigidez e indigestión. Espanta la ligereza. Pero no veo que tenga remedio. A mi pesar. Hablo del asunto del blog, no del resultado, claro. Como ven, no puedo evitar estas aclaraciones reglamentarias.

 

Anuncios

9 comentarios en “El puto espíritu de la pesadez

  1. Conste que me encanta el blog, soy asiduo de un tiempo a esta parte y me lo paso teta leyéndolo. Y considero además que la columna vertebral del blog bien puede ser esa, la “verdad”. Pero, ¿no es eso un poco pretencioso?. Dicho de otra forma, ¿qué es la verdad?, ¿existe de verdad :-)?
    Un abrazo.

  2. No haga demasiado caso a las críticas, compañero. Usted es, por naturaleza, intenso y minucioso, y eso que salimos ganando los que nos cansamos antes de llegar al fondo de las cosas. Por eso su blog es una referencia.
    Y no se preocupe, el flanco de la ligereza y las gilipolleces lo tenemos bien cubierto.

  3. Gracias, Perroantonio, por su palabras. No es tanto preocupación por las críticas, como una sensación que tengo a veces. Sobre todo cuando me releo (hay veces que me tengo que releer un par de veces para entenderme). De hecho, cuando corrijo las entradas se suelen hacer más cortas.

  4. Yo sus posts los tengo faveados y taggeados en el pocket (no en el bolsillo, sino en getpocket.com) para enviar instantáneamente a los amigos como argumento ganador-bofetada. Anda que no he gano discusiones con los post del Tsevan. Normal que alguno te odie a muerte.

  5. Tengo que decirle que soy relativamente nuevo aquí, y ahora mismo su blog es mi favorito de todos los que sigo. La seriedad es requisito previo de la minuciosidad y de la búsqueda de la verdad, y con eso, como dice Perroantonio, salimos ganando aquellos que no nos conformamos con la papilla que nos quieren hacer tragar y queremos llegar por nosotros mismos al fondo de las cosas. Como afirma Fernando Savater, yo no pienso que tenga razón, pero sí que tengo razones, y de eso usted va sobrado en cada entrada que publica. Simplemente gracias.

  6. Eso de que la verdad no existe es un viejo recurso de relativistas. Lo que pasa es que es muy difícil de encontrar y, por eso, hay gente que se pliega a la pereza y dice que tiene «su» verdad. Aquí podría citar a Machado:
    «Tu verdad no, la verdad,
    Y sal conmigo a buscarla.
    La tuya guárdatela.»
    Yo también vengo por aquí para buscarla con usted, Tsevan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s