La mentira secesionista

 

Puigdemont no ha defraudado en Harvard. Es lógico que alguien instalado en el incumplimiento de la ley y en un proceso de golpe de Estado, quiera justificar sus actos a toda costa. Y si le da igual la Constitución española, ya me contarán lo que le van a preocupar la verdad y la honestidad intelectual.

Ni me planteo rebatir el disparate de comparar los movimientos en favor de los derechos civiles que buscaban acabar con la legislación segregacionista en Estados Unidos con las posiciones a favor de una secesión de Cataluña. Es insultante. Los unos luchaban por derechos individuales, por el derecho a ser como cualquier otro ciudadano de su país; los otros no. Un catalán no tiene menos derechos que cualquier otro ciudadano español que no tenga la vecindad administrativa catalana.

En cuanto al dibujo inane sobre una España negra frente a una Cataluña arcádica qué quieren que les diga. Me remito a esto, para no aburrir a nadie y no caer en la melancolía.

Sin embargo, sí hay algo que me ha llamado la atención. Sobre el 07’20” del vídeo que les enlazo pueden ustedes escuchar a Puigdemont afirmar que la Constitución española es la única (con la turca) que autoriza al ejército a actuar contra sus ciudadanos. Se refiere al artículo 8 de la Constitución española, que dice, en su apartado 1º:

Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Naturalmente, este artículo no puede interpretarse aisladamente, en el sentido de que esas finalidades se ejerzan autónomamente. La dirección del ejército corresponde al Gobierno. Y el Gobierno solo debe utilizarlas cuando sean necesarias y las fuerzas del orden no puedan hacerse cargo de hacer cumplir la ley (algo que se supone solo sucederá en casos extremos).

La comparación es otro insulto más, destinado a introducir en su audiencia la idea de que España es poco menos que un Estado autoritario.

Pero es que sucede, además, que lo que dice Puigdemont es falso. Hago una búsqueda a toda leche en algunas constituciones vigentes (he intentado encontrar textos traducidos; no garantizo que no haya algún error):

1.- Alemania:

Artículo 87 a [Organización y atribuciones de las Fuerzas Armadas] (…)  (4) Para prevenir un peligro inminente para la existencia o el régimen fundamental de libertad y democracia de la Federación o de un Land, el Gobierno Federal podrá, siempre que se den los requisitos del artículo 91, apartado 2, y cuando no resultaren suficientes las fuerzas de la policía y del Cuerpo Federal de Protección de las Fronteras, utilizar las Fuerzas Armadas para apoyar a la policía y al Cuerpo Federal de Protección de las Fronteras en la protección de objetos civiles y para luchar contra sediciosos organizados y militarmente armados. Deberá cesar la actuación de las Fuerzas Armadas cuando así lo exigieran el Bundestag o el Bundesrat.

2.- Austria:

Artículo 79(1) Incumbe al ejército federal la defensa de las fronteras de la República.
(2) El ejército federal deberá acudir en general y hasta donde requieran su concurso las autoridades civiles legales, a proteger las instituciones constitucionales y a mantener el orden y la seguridad interiores, así como a prestar auxilio en los casos de catástrofes naturales o de desgracias de una importancia extraordinaria.

Vean lo que dice la propia web del ejército austríaco:

Schutz von Einwohnern und Einrichtungen

Während einer Übung bewacht ein Soldat das Donaukraftwerk Melk.

Wenn nötig helfen Soldaten des Bundesheeres, die Ordnung und Sicherheit in Österreich aufrechtzuerhalten. Denkbar ist dabei, dass Einsatzkräfte des Heeres die verfassungsmäßigen Einrichtungen unseres Landes (wie etwa Regierung, Parlament, Landräte oder Bezirkshauptmannschaften) schützen und damit die demokratischen Freiheiten der Bürgerinnen und Bürger sichern.

Weil derartige Einsätze im Inland aber grundsätzlich die Aufgabe der Exekutive sind, dürfen Soldaten diese Assistenzaufgaben nur auf Ansuchen des Innenministeriums übernehmen.

3.- Francia:

ARTICULO 16. Cuando las instituciones de la República, la independencia de la Nación, la integridad de su territorio o el cumplimiento de sus compromisos internacionales estén amenazados de manera grave o inmediata y el funcionamiento regular de los poderes públicos constitucionales esté interrumpido, el Presidente de la República tomará las medidas exigidas por tales circunstancias, previa consulta oficial con el Primer Ministro, los Presidentes de las Cámaras y el Consejo Constitucional. Informará de ello a la Nación por medio de un mensaje. Dichas medidas deberán estar inspiradas por la voluntad de garantizar a los poderes públicos constitucionales, en el menor plazo, los medios para cumplir su misión. El Consejo Constitucional será consultado sobre ello. El Parlamento se reunirá de pleno derecho. No podrá ser disuelta la Asamblea Nacional durante el ejercicio de los poderes extraordinarios. Tras treinta días de ejercicio de los poderes excepcionales, el Consejo Constitucional podrá ser solicitado por el Presidente de la Asamblea Nacional, el Presidente del Senado, sesenta diputados o sesenta senadores, a efectos de examinar si se siguen cumpliendo las condiciones enunciadas en el primer párrafo. Se pronunciará lo antes posible mediante anuncio público. Procederá de pleno derecho a este examen y se pronunciará en las mismas condiciones al término de sesenta días de ejercicio de los poderes excepcionales y en cualquier momento pasado este plazo.

No voy a enlazarles las numerosas veces que el Presidente de Francia ha usado esta prerrogativa (ya en 1961 lo hizo De Gaulle) y las relativas al Estado de sitio, porque las decisiones de Hollande de 2015 de las que derivan que el ejército francés patrulle por Francia las recordamos todos.

4.- Portugal:

Artículo 19

1. Los órganos de soberanía no pueden suspender, ni conjunta ni separadamente, el ejercicio de los derechos, libertades y garantías, salvo en caso de estado de sitio o de estado de excepción, declarados de la forma prevista en la Constitución.

2. El estado de sitio o el estado de excepción sólo pueden ser declarados, en la totalidad o en parte del territorio nacional, en caso de agresión efectiva o inminente por fuerzas extranjeras, de grave amenaza o alteración del orden constitucional democrático o de calamidad pública.

(…)

6. La declaración del estado de sitio o del estado de excepción no puede afectar en ningún caso al derecho a la vida, a la integridad personal, a la identidad personal, a la capacidad civil y a la ciudadanía, a la irretroactividad de la ley penal, al derecho de defensa de los imputados y a la libertad de conciencia y de religión.

7. La declaración del estado de sitio o del estado de excepción sólo puede alterar la normalidad constitucional en los términos previstos en la Constitución y en la ley, no pudiendo, en especial, afectar a la aplicación de las normas constitucionales relativas a la competencia y al funcionamiento de los órganos de soberanía y de gobierno propio de las regiones autónomas ni a los derechos e inmunidades de los titulares respectivos.

8. La declaración del estado de sitio o del estado de excepción confiere a las autoridades competencia para adoptar las medidas necesarias y adecuadas para el rápido restablecimiento de la normalidad constitucional.

5.- Grecia:

Artículo 48

1. El Parlamento, a propuesta del Gobierno, podrá suspender derecho en caso de guerra o de movilización con motivo de peligros exteriores, así como en caso de desórdenes graves o de amenaza manifiesta contra el orden público y la seguridad del Estado con ocasión de peligros internos. Puede establecerse en todo el territorio o en parte de él, suspender en la totalidad o en parte del territorio la vigencia en todo o en parte de los preceptos de los artículos 5.°, párrafo 4; 6.°; 8.°; 9.°; 11; 12, párrafos 1 al 4 inclusive; 14; 19; 22.3; 23; 96.4 y 97 de la Constitución. El Presidente de la República publica la resolución del Parlamento.
Esta resolución determinará la duración y efectos de las medidas impuestas, que no podrán exceder de quince días.

6.- Reino Unido:

Como no existe “una” Constitución podemos consultar su ley menos “invasiva” de los derechos civiles (hay otras, relativas a la ley marcial, etc.), la Civil Contingencies Act de 2004. No

22 Scope of emergency regulations

(1) Emergency regulations may make any provision which the person making the regulations is satisfied is appropriate for the purpose of preventing, controlling or mitigating an aspect or effect of the emergency in respect of which the regulations are made.

(2) In particular, emergency regulations may make any provision which the person making the regulations is satisfied is appropriate for the purpose of (a) protecting human life, health or safety, (b) treating human illness or injury, (c) protecting or restoring property, (d) protecting or restoring a supply of money, food, water, energy or fuel, (e) protecting or restoring a system of communication, (f) protecting or restoring facilities for transport, (g) protecting or restoring the provision of services relating to health, Civil Contingencies Act 2004 (c. 36) Part 2 — Emergency powers 15 (h) protecting or restoring the activities of banks or other financial institutions, (i) preventing, containing or reducing the contamination of land, water or air, (j) preventing, reducing or mitigating the effects of disruption or destruction of plant life or animal life, (k) protecting or restoring activities of Parliament, of the Scottish Parliament, of the Northern Ireland Assembly or of the National Assembly for Wales, or (l) protecting or restoring the performance of public functions.

(3) Emergency regulations may make provision of any kind that could be made by Act of Parliament or by the exercise of the Royal Prerogative; in particular, regulations may— (…)

 (l) enable the Defence Council to authorise the deployment of Her Majesty’s armed forces;

Les he expuesto seis ejemplos. Para no mentir, les diré que he mirado también los casos de Bélgica e Italia y no he encontrado una regulación similar en sus Constituciones, aunque tampoco he visto norma alguna que excluya el uso de las Fuerzas Armadas. Imagino que tendrán leyes que lo regulen.

Estoy absolutamente seguro de que si continuase mirando en las constituciones de los restantes Estados europeos, aumentaría el número de ejemplos. No obstante, para lo que pretendía, me vale con lo anterior. Recuerden, decía Puigdemont:

Una Constitución que autoriza al Ejército a actuar contra sus propios ciudadanos, algo que solo aparece en otra constitución en Europa: la de Turquía 

No pueden ser más trileros y mendaces.

 

 

Anuncios

6 comentarios en “La mentira secesionista

  1. Buenas tardes.
    Lo que me apena es la falta de respuesta, fundada, de los políticos españoles. Y no sólo. Hoy, en El País, había un conato de denuncia: Puigdemont nos denigra… pero ibas al artículo y ni respuesta ni nada. Y sí, ante otras afirfmaciones, El País sí que responde motivadamente.
    Se da todo por bueno.

    Saludos.

  2. Totalmente de acuerdo. Es absolutamente descorazonador la falta de respuesta a las mentiras que continuamente esta gente dice, lo que me lleva a pensar que puede haber gente que crea que son verdad, ya que nadie, ni medios de comunicación, ni políticos las rebate.

  3. Hoy en día los muchachos de ” El País” no están demasiado preocupados con Puigdemont. Están a otras cosillas como por ejemplo en asunto Prados. El director de ‘El País América’, Luis Prados, se ha gastado en pocos meses más de 250.000 euros en teléfonía móvil, al parecer por no haber configurado bien el servicio de ‘roaming’ de su terminal español para llamadas y datos durante sus estancias en México.

    El diario está intentando negociar el precio con la compañía telefónica, pero en la sede del periodico nadie se explica cómo un veterano corresponsal como él pudo haber cometido un error de ese calibre, que ha supuesto más de la mitad de la última factura telefónica de Prisa.

    La noticia se ha extendido por la redacción, donde ya corren rumores de que Telefónica, que es accionista del periódico, habría accedido a rebajar en al menos 100.000 euros la factura. El gasto de Prados es similar a algunos de los despistes con el ‘roaming’ más sonados de los últimos años,

    Entre tanto en ‘El País’ se negocian otras 15 bajas para este año y con la publicidad del papel cayendo en picado.

    Está esa gente como para preocuparse de Puigdemont cuando peligra su pellejo.

    ¡¡¡Que tiempos aquellos en los que iba los domingos a la mañana corriendo al kiosco a comprar el Dominical de “El País”!!!

  4. Lo gracioso es que lo diga en los Estados Unidos, donde los militares inician su juramento de servicio con las siguientes palabras:

    “I, [name], do solemnly swear (or affirm) that I will support and defend the Constitution of the United States against all enemies, foreign and domestic”

    Imagino que entre el público muchos no entendían de qué estaba hablando el “pobre”…

  5. Decir algo así, además, en EE.UU. dónde el Presidente puede utilizar (y de hecho, así ha sido en el pasado) a la Guardia Nacional o al propio Ejército Federal en su propio territorio para restaurar el orden constitucional o hacer cumplir las sentencias del Tribunal Supremo es de chiste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s