Los elogios de Corcuera

 

En esta entrevista de hoy de Carlos Herrera al exministro José Luis Corcuera, a raíz de la captura de la cúpula de ETA en Bidart en marzo de 1992, el entrevistado menciona en varias ocasiones al exgeneral Rodríguez Galindo en términos muy elogiosos, llegando incluso a reprochar a los españoles que hayan caído en el olvido los logros del mencionado por nuestra falta de memoria.

Como el señor Corcuera nos reprocha nuestra falta de memoria y nuestro desagradecimiento, vamos a recordar todos los logros del exgeneral:

«En el año 1983 la Comandancia de la Guardia Civil de San Sebastián estaba situada en la calle Zumalacárregui, y en Inchaurrondo se encontraban los pabellones-vivienda de los guardias; la mandaba un Teniente Coronel, que actuaba como primer Jefe. En el mes de octubre de ese año acababa de ser destinado a ese cargo el “Teniente Coronel Julio M. M.”. El segundo Jefe era el entonces Comandante Enrique R. G., mayor de edad, sin antecedentes penales, que llevaba destinado en esa Comandancia desde 1980, anteriormente como tercer Jefe. Los oficiales del servicio de información, en el que se encontraban destinados unos treinta hombres, eran entonces el Capitán Angel V. H., mayor de edad, sin antecedentes penales, y el Teniente Fidel H. C. En ese servicio se hallaban encuadrados Enrique D. V., Cabo 1º, mayor de edad, entonces sin antecedentes penales, y Felipe B. L., Guardia, mayor de edad, entonces sin antecedentes penales. Para el desempeño de sus funciones los miembros del servicio de información actuaban divididos en tres grupos, delitos comunes, delitos fiscales y de tráfico de drogas y delitos de terrorismo. En función de cada misión se constituían subgrupos y se daban los distintivos. En 1983 era Gobernador Civil de Guipúzcoa José Julián E. G., mayor de edad, sin antecedentes penales; cargo que desempeñaba desde finales de diciembre de 1982. A mediados de 1983 José Julián E. G. solicitó del entonces Comandante del Cuerpo de Policía Nacional, Paulino G. D., el mando del cuartel de Aldapeta, la adscripción de un funcionario de ese cuerpo al Gobierno Civil, para desarrollar funciones burocráticas y de enlace, nombrándose a Angel L. C., quien pasó a ocupar una dependencia dentro del Gobierno Civil y, además de recoger toda la información que se publicaba que pudiese tener interés policial, para informar al Gobernador Civil, tenía encomendadas funciones de contrapropaganda en relación con actuaciones de ETA. A lo largo de ese año el Comandante Enrique R. G. y el Gobernador Civil José Julián E. G., al tener conocimiento de que en el Ministerio de Interior se iba abriendo camino la idea de aceptar la realización de acciones violentas contra miembros de ETA refugiados en el Sur de Francia, como una vía para acabar con la actividad terrorista de ese grupo, entonces tremendamente cruenta, decidieron que ellos debían intervenir, tratando de lograr la detención en Francia y el traslado a España de aquellos miembros de ETA que consiguiesen localizar, a fin de obtener información, aunque luego fuese preciso hacerlos desaparecer para evitar que los hechos fuesen descubiertos, valiéndose de algunos de los Guardias Civiles destinados en el servicio de información de esa Comandancia, entre ellos el Capitán Angel V. H., el Cabo Enrique D. V. y el Guardia Felipe B. L., quienes se mostraron de acuerdo con todo ello. Para mantener custodiados y bajo control a los miembros de ETA que lograsen traer de Francia, eligieron la villa llamada La Cumbre, entonces en situación de semiabandono, propiedad del Estado, que se encontraba a disposición del Gobierno Civil. Esa villa, sita en el Alto de Aldapeta de San Sebastián, consistía en un edificio rodeado de un jardín, con piscina y pista de tenis y era utilizada esporádicamente por miembros de las fuerzas policiales para guardar motocicletas y perros o incluso para jugar al tenis. José Julián E. G. facilitó que accediera al recinto y al edificio el Comandante Enrique R. G. La detención en Francia y el traslado a San Sebastián de los miembros de ETA fue encomendada por el Comandante Enrique R. G. a personas cuya identidad no consta. Estas personas el día 15 de octubre de 1983 estuvieron en Bayona, siguiendo a José Antonio L. A. y a José Ignacio Z. A., y, cuando sobre las 0.30 horas, ya del día 16, los vieron solos en la calle Tonneliers, dirigiéndose a un coche, les abordaron y lograron inmovilizarlos e introducirlos en los coches que llevaban; y, con ellos ocultos, pasaron la frontera y llegaron a San Sebastián. En el año 1981, José Antonio L. A., nacido en Tolosa, el 21-3-1963, hijo de José Mª y de Mª Jesús, soltero, y su amigo José Ignacio Z. A., nacido en la misma localidad, el 5-1-1963, hijo de Juan y de Felipa, también soltero, se encontraban integrados en ETA, rama militar, formando parte, junto con Iñigo A. U. y otra persona, del comando denominado Gorki. El día 6 de noviembre de 1981 Iñigo A. U. fue detenido cuando, con sus compañeros de comando, acababa de realizar un atraco en la Caja Laboral Popular de la calle San Francisco de Tolosa, mientras que los demás, armados y encapuchados, tras enfrentarse a tiros con los miembros del Cuerpo Superior de Policía, lograban darse a la fuga. A raíz de estos hechos José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. abandonaron sus domicilios y huyeron de España. En el año 1983 se encontraban en Francia, residiendo en la localidad de Bayona; allí estaban en contacto con el denominado Comité de Refugiados, habían formulado peticiones de asilo político y, mientras se tramitaban, habían ido solicitando permisos de residencia, que les habían sido concedidos por distintos períodos de tiempo. En la noche del sábado 15 de octubre de 1983, José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A., que ese día habían estado acompañados de un hermano de José Antonio, llamado Miguel, fueron después de cenar al domicilio de Mariano M. C., sito en el núm. … de la calle Tonneliers de Bayona, y después, junto con la mujer de Mariano, estuvieron recorriendo algunos bares de la localidad. Sobre las 0.30 h, ya del día 16, Mariano M. C. dejó las llaves de su coche, un Renault 4L, verde, matrícula SS-…-M, a José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A., para que pudiesen trasladarse esa misma noche a las fiestas de la localidad cercana de Arcangues, y se separaron; quedándose Mariano M. C. y su esposa en el domicilio y dirigiéndose José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. a recoger el coche, que se encontraba aparcado en la misma calle Tonneliers, en un solar cercano. En ese momento es cuando José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. fueron abordados en la forma antes mencionada. En la mañana del lunes, 17 de octubre de 1983, al extrañarse Mariano M. C. de que no le hubiesen devuelto las llaves del coche, comprobó que el vehículo se encontraba en el mismo lugar donde él lo había dejado aparcado, sin signos de haber sido movido, pero con las puertas sin cerrar con llave, y que en su interior se encontraba la cazadora que en la noche del sábado llevaba José Ignacio Z. A., conteniendo en el bolsillo un puro, que Mariano le había dado esa noche, y que aparecía roto. Al enterarse de que José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. tampoco se encontraban en su domicilio y no habían sido vistos desde esa noche, puso su desaparición en conocimiento de la policía, acudiendo acompañado de Juan Ramón N. A., miembro del Comité de Refugiados, quien precisamente en la mañana de ese día tenía una cita con aquéllos para tramitarles los permisos de residencia, que ya se encontraban caducados. En Guipúzcoa, el día 15 de octubre de 1983, sobre las 22.50 h, se produjo un atentado, que inmediatamente se pudo atribuir a ETA, contra una patrulla de la Guardia Civil de Oñate, al hacerse explotar, mediante mando a distancia, un artefacto colocado en la pared de un huerto, junto a la carretera local San Prudencio-Oñate-Zumárraga, L-38, kilómetro 4; resultando herido el Guardia Civil R. C., que ocupaba el asiento trasero de uno de los vehículos, al golpearle una piedra, que como consecuencia de la explosión había entrado por el cristal trasero y aunque pudo ser inmediatamente trasladado, en el propio vehículo, al Hospital Comarcal del Alto Deva, en la localidad de Mondragón, ingresó en él cadáver sobre las 23 h. También resultó herido el guardia civil Antonio R. R., de carácter leve, por lo que, tras ser asistido en el mismo hospital, fue dado de alta. El Gobernador Civil, José Julián E. G., que escuchó por la radio la noticia de lo ocurrido, se dirigió solo, por no localizar a sus escoltas, al lugar donde se había producido el atentado, conduciendo el vehículo oficial, un Ford Granada blindado. José Julián E. G. estuvo en el escenario del suceso y visitó tanto el Hospital de Mondragón como el cuartel de Oñate, donde se instalaría la capilla ardiente. Encontró al Comandante R. G., con el que regresaba hacia San Sebastián, seguido ya por sus escoltas, después de las 5 h de la madrugada, cuando le pasaron al Comandante el aviso de que llamase por teléfono a Inchaurrondo, siendo informado así de la llegada de José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. a La Cumbre. Enrique R. G. le dijo a José Julián E. G. que habían caído dos peces medianos en Francia, lo que fue oído por Angel L. C., que había ido a reunirse con el Gobernador Civil al enterarse de que había salido solo. Desde el día 16 de octubre de 1983 José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. estuvieron detenidos en La Cumbre y su custodia, siguiendo las ordenes del Comandante Enrique R. G., fue encomendada por el Capitán Angel V. H., a Enrique D. V. y a Felipe B. L., llevándose a cabo, por turnos, en los que también intervinieron otras personas. A lo largo de varios días José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A. fueron interrogados por Enrique D. V. y Felipe B. L., y visitados con frecuencia por Angel V. H., y el primer día por Enrique R. G. y José Julián E. G. Una vez concluidos los interrogatorios a que fueron sometidos José Antonio L. A. y José Ignacio Z. A., y resueltos Enrique R. G., José Julián E. G., Angel V. H., Enrique D. V. y Felipe B. L. en darles muerte para hacerlos desaparecer, decidieron llevarlo a cabo en un paraje aislado, que les permitiese deshacerse de los cuerpos, enterrándolos en cal viva, para lo cual fue elegida la Foya de Coves, término municipal de Busot , Alicante. Enrique D. V. y Felipe B. L., junto con otras personas, trasladaron a José Antonio L. A. y a José Ignacio Z. A., atados y amordazados, y con los ojos vendados, a aquel lugar, que tenía acceso por un camino de tierra que partía de la carretera local A-182 ( Busot -Aguas de Busot ), km 12.100, por el que circularon unos 15 km, después abandonaron los coches y se introdujeron andando por la zona de monte unos 200 m. Allí, con una pistola Browning, hicieron un disparo a José Antonio L. en la cabeza, y dos a José Ignacio Z., también en la cabeza, lo que les causó la muerte inmediata. Después arrojaron los cuerpos, sin ropa, aún amordazados y con unas vendas a una fosa que habían preparado, de unos 180 cm de largo, por 80 de ancho y 90 de profundidad, y los cubrieron con tierra y con más de 50 kilos de cal viva. Sobre las 16.15 h del día 20 de enero de 1984 una voz masculina llamó al teléfono de la Cadena Ser de Alicante, y cuando le contestó la locutora Mª Nieves M. M., le dijo que hablaba en nombre de los Grupos Antiterroristas de Liberación, que prestase atención, que no lo iba a repetir, que ese día habían asesinado a José Antonio L. A. y a José Ignacio Z. A., que habían muerto pidiendo un sacerdote, pero que no se lo habían dado, porque no se lo merecían, y que se encontraban sus cuerpos en Busot ; colgando a continuación. El día 20 de enero de 1985, Ramón S. P., cuando se encontraba cazando por la Foya de Coves, encontró, esparcidos por las alimañas, restos humanos y la fosa en la que parecía hallarse un cuerpo, por lo que procedió a dar aviso al puesto de la Guardia Civil de Busot . Personados en ese lugar los miembros de ese puesto y comprobada la realidad del hallazgo, se comunicó al Juzgado de Instrucción de Guardia de Alicante y al equipo de investigación de la Guardia Civil. Una vez abierta la fosa resultó contener no uno sino dos cadáveres, que presentaban mordazas en la boca, los ojos tapados con cinta aislante y aún conservaban restos de vendas. Al primero de los cadáveres le faltaban las extremidades inferiores, lo que se correspondía con los restos que se encontraban esparcidos por el exterior, en un radio de unos 20 metros. A tres metros se encontró un casquillo, Geco 9 mm Parabellum, y unos días después, al cribar la tierra y la cal, un proyectil del calibre 9 mm Parabellum. Los cadáveres no fueron identificados y quedaron depositados en el Cementerio Municipal de Alicante, hasta que en 1995 el funcionario del CNP…, Jesús G. G., Jefe de Grupo de la Policía Judicial adscrita a los Juzgados de Alicante, ante las noticias aparecidas en la prensa del momento sobre las actuaciones de los GAL, la relación de personas desaparecidas que se les atribuían y los comentarios de personas procesadas en otros procesos respecto a utilización de cal, para hacer desaparecer cadáveres, empezó a sospechar que podía tratarse de los restos de José Antonio L. A. y de José Ignacio Z. A. Las gestiones iniciadas concluyeron con la identificación de los cadáveres. Entonces se realizó nueva inspección ocular, que permitió localizar otro proyectil semejante al anterior y nuevos exámenes de autopsia con el resultado de que José Antonio L. A. tenía un tiro en la cabeza, que no se había apreciado en la primera, y José Ignacio Z. A. dos, cuando en la primera sólo se había localizado uno.

La Audiencia Nacional condenó a Enrique Rodríguez Galindo, como autor de dos delitos de asesinato, con la agravante de prevalerse del carácter público, a la pena de 28 años y 6 meses de reclusión mayor, por cada uno de ellos, y, como autor de dos delitos de detención ilegal a la pena de 7 años de prisión mayor, por cada uno de ellos. Más tarde, la pena por detención ilegal se incrementó a 9 años y un día. Es decir, fue condenado a 75 años de prisión. La sentencia fue recurrida ante el Tribunal Constitucional y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Ambos tribunales desestimaron los recursos.

Anuncios

Un comentario en “Los elogios de Corcuera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s