Preguntas y respuestas

 

¿Votan los catalanes?

Claro. Constantemente. Desde la muerte de Franco han votado en decenas de elecciones democráticas: europeas, generales, autonómicas y municipales.

¿Deciden los catalanes?

Claro. Constantemente. Más aún cuando el poder territorial está tan enormemente descentralizado como en España. Y ni siquiera es cierto que pueda decirse que las decisiones “más” importantes correspondan al parlamento español o a su Gobierno. Muchas decisiones esenciales se adoptan ya en la Unión Europea. Muchas decisiones esenciales (y gestión de recursos) corresponden a las Comunidades Autónomas. El poder está muy repartido.

¿Deciden los catalanes sobre Cataluña?

Más que sobre ningún otro lugar. El parlamento catalán y el Gobierno catalán se eligen exclusivamente en Cataluña.

¿Deciden los catalanes exclusivamente sobre Cataluña?

No, Cataluña forma parte de España y de Europa. Los restantes europeos y los restantes españoles también decidimos sobre Cataluña al escoger representantes en España y en Europa. Los catalanes también deciden sobre el resto de España y sobre el resto de Europa, por la misma razón.

¿Es eso lo que quieren los secesionistas, que los catalanes decidan exclusivamente sobre Cataluña?

No, qué va. Constantemente (salvo una minoría) afirman que quieren “seguir” en la Unión Europea. De hecho, sostienen (contra toda evidencia) que Cataluña seguiría en la Unión Europea pese a una secesión (incluso unilateral). Es decir, que admiten que los catalanes no decidan sobre un montón de cuestiones (muchas más de las que el ciudadano medio imaginaría).

Entonces, si los catalanes ya votan, ya deciden e, incluso tras una secesión conforme al escenario secesionista, no podrán decidir sobre todo, ¿qué quieren los secesionistas?

Los secesionistas no quieren nada de España o del Gobierno de España. Lo que buscan es privarnos a los españoles de un pedazo de nuestro patrimonio común. A todos los españoles. También quieren privar a los catalanes (secesionistas o no) de su patrimonio como españoles. Este es un patrimonio material e inmaterial y no se refiere solo a los recursos. El patrimonio inmaterial comprende también la existencia de un Estado democrático construido sobre la ley (de no existir esta, no sería democrático) y sobre la idea de ciudadanía igual en derechos y obligaciones. Como patrimonio que es, está repleto de activos y pasivos, de éxitos y fracasos, de contradicciones, incluso de señas de identidad contradictorias. Tras una secesión, los españoles (catalanes o no) ya no somos españoles, pues a todos nos faltaría una parte esencial de lo que que nos define como tales. Seríamos otra cosa.

Pero ¿no has dicho siempre que querrías ver cómo España desaparece para convertirse en una parte de un Estado europeo?

Sí, claro. Pero hay también aquí una flecha, una dirección de la historia correcta. En esa dirección no se desune lo unido para que después las partes desaparezcan en algo más grande y mejor. En esa dirección, lo unido se une en algo más grande y mejor, y desaparece para siempre. La operación secesionista es un sinsentido solo explicable como expresión de esa forma de sentimentalismo perverso llamado nacionalismo, que aplicado a la política ha sido la fuente de tanta muerte y destrucción. El ciudadano concreto no gana nada con una operación así: su poder está tan diluido como lo está ahora mismo.

Eso lo dices porque tu nacionalismo ya tiene su Estado: España.

No en mi caso, pero incluso aunque sí lo fuera en el caso de muchos españoles, una vez España es un Estado democrático, regido por una Constitución democrática, los accidentes de la historia que desembocan en esta realidad son los que son y es estúpido generar otros artificialmente para satisfacer las ansias infantiles por las utopías. Al contrario, lo inteligente es ser capaz de superar cualquier forma perversa de nacionalismo, construyendo un lugar en el que pudiera vivir todo el que admita determinadas reglas de convivencia basadas en la ley, la libertad y los derechos humanos, hable en el idioma que hable, rece o no, dance como dance. Por suerte, vivimos en el lugar que ha generado la tradición intelectual más cercana a ese modelo hacia el que se dirige inexorablemente la historia (por muchos imbéciles y fanáticos que no se quieran enterar) y aquí podríamos dar ese paso histórico, modelo futuro para los demás. Estas ansias no las satisfacen las “naciones culturales”, ese residuo folclórico.

Pero ¿tan grave es dejar que en este caso los catalanes decidan en exclusiva romper con España?

Sí, lo es. Y la propia pregunta lo demuestra. Los catalanes no romperían con España: romperían España. Una parte se arrogaría la capacidad de decisión que corresponde a todos. Una decisión así sería estúpida incluso adoptada por todos, tras una reforma de las leyes que nos dimos en 1978; una decisión así, adoptada solo por las catalanes, sería una arbitrariedad, un privilegio, que haría al español de vecindad administrativa catalana mejor que a los españoles de otros lugares. Sería ilegal y antidemocrática. Sería el equivalente al voto censitario, al voto solo masculino, al voto solo de los blancos. Sin embargo, se está vendiendo precisamente como la expresión de un ejercicio democrático. Esta es su perversión. Y, además, ¿para qué?

¿Como que para qué? Para tener su destino en sus manos.

No existe ese sujeto llamado los catalanes. No existe ese sujeto llamado los españoles. Cuando se usan se parte de una ficción radical que sirve para legitimar la acción de gobierno. El demos es una construcción. Esta es otra de las mentiras: cada ciudadano catalán concreto (con sus preferencias y su manera de ver el mundo), como individuo, puede tener más afinidad por otros ciudadanos europeos de fuera de Cataluña que por algunos de sus vecinos de comarca. Más aún cuando las diferencias son mínimas (aunque tendamos a no darnos cuenta) en Europa. Los nacionalistas, naturalmente, las exacerban. Ese es su juicio, racista en el fondo, ya que cree en la existencia de rasgos que se mantienen en el tiempo y que son resultado de un algo inefable, nacido de la raza, la historia y las piedras. Su fuerza es resultado de la naturaleza tribal del ser humano, que ve en el color de la piel, por ejemplo, una diferencia básica, porque se muestra, aunque el análisis genético nos demuestre lo contrario. Un catalán en una Cataluña secesionada no tendrá en sus manos su destino más de lo que lo tiene ahora. Y no tendrá más derechos, como individuo, de los que tiene ahora.

Entonces explícame por qué tantos millones de personas, muchas de ellas instruidas y expertas en muchas materias, se apuntan a una idea que para ti es idiota y antidemocrática. ¿No admites que puedes estar afectado por tus propios sesgos?

Naturalmente, siempre hay que admitir esa posibilidad, pero permite que analice tu argumento: muchas personas, algunas de ellas expertas, apoyan una idea y por eso la idea puede ser admisible, lógica, racional y benéfica. Por desgracia, la historia de la humanidad nos demuestra que personas con ese mismo perfil, en ocasiones, han apoyado activamente, por los motivos más variados, a regímenes, a gobiernos, a movimientos políticos que, con el tiempo, se han mostrado como dañinos, incluso como gravemente criminales. De hecho los historiadores se dedican habitualmente a mostrarnos las claves de ese comportamiento tan perturbador. Simplemente por esta razón, el argumento pierde su fuerza. Ya ha pasado antes que profesionales y expertos ayuden a las naciones a precipitarse en la ignominia y el mal. Si sucede en esos casos extremos, ¿por qué no va a suceder en otros de menor gravedad? Por cierto, los casos extremos siempre se producen tras una ruptura violenta con la legalidad. Es fácil comprender por qué: cuando se rompe la ley y se apela a una voluntad en bruto (sin reglas previas válidas para su formalización) se abre la puerta a toda arbitrariedad. Hace poco se ha sabido que una serie de personas proponen la secesión de Barcelona y Tarragona dentro de Cataluña. Rota la ley, ¿por qué no? Alguien dirá: porque toda Cataluña es una nación. Pero, ¿esto dónde lo pone? ¿en otra ley, en un estatuto de origen “españolista” -pues lo parió la Constitución española-, en una constitución catalana que no recoja las “legítimas aspiraciones de los ciudadanos de Barcelona y Tarragona”? Frente a esto, ellos dirán, es fácil saberlo: votemos, decidamos, que hable la democracia. Eso sí, que voten solo los de Barcelona y Tarragona, añadirán. La voluntad bruta por encima de la ley, admitida una vez, no puede ser repudiada por los que la utilizaron.

Vamos, que al final pasará lo de siempre. Terminaréis usando la fuerza.

No sé lo que pasará. Puede que se use. La fuerza es un recurso legítimo monopolizado por el Estado. Espero que no se llegue ahí. No obstante, si se usa, no la usaremos “nosotros” contra los catalanes: la usarán los catalanes (entre otros) contra los que quieren torcer el imperio de la ley democrática. La usarán los ciudadanos contra los golpistas.

 

Anuncios

12 comentarios en “Preguntas y respuestas

  1. Difícilmente se puede explicarlo mejor. Es triste que la sedicente izquierda española no quiera ver en estos ultranacionalistas catalanes ese fondo racista y xenófobo que tan fácilmente ven en otros movimientos europeos semejantes. Digo semejantes, pero yo diría que los ultranacionalistas catalanes son peores aún; son estos los que quieren levantar fronteras donde no las hay y los que quieren convertir en extranjeros a la mayor parte de sus conciudadanos. El colmo de la xenofobia.

  2. Hoy Savater, en El Español, con la clarividencia que le caracteriza dice que a la pregunta de los nacionalistas catalanes ¿vais a utilizar la fuerza? El Gobierno debería responder con la pregunta ¿Vais a respetar la ley?

    1. Pues puede ser, este señor ha evolucionado mucho, mientras que Egin se convertía en el altavoz del terrorismo y el nazismo vasco. Que tiene cojones seguir defendiendo el nazismo (ikurriña en vez de esvástika) décadas después de tanta barbarie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s