¿Alguien me lo explica?

 

No tengo una opinión fundamentada sobre la gestación subrogada porque no he pensado gran cosa sobre el asunto, aunque por defecto mi postura siempre es la defensa de la libertad. Por tanto, por defecto y de partida, mi posición es que una mujer pueda decidir utilizar su cuerpo como incubadora del feto de otros y preciso argumentos para que se prohíba. También, por defecto, mi yo legalista prefiere que cualquier práctica no prohibida se regule con claridad, y que se permita y estimule la documentación de los acuerdos basados en la autonomía de la voluntad. Vamos, que siempre es mejor un contrato con sus cláusulas y un listado de derechos y obligaciones. También, por esta razón, creo que la prostitución debe ser legal, regularse y convertirse en una actividad sometida al derecho laboral, a las normas sobre seguridad social y a las fiscales. Naturalmente, cualquier forma de imposición debe estar proscrita y ser perseguida de forma radical. También creo que los argumentos sobre la dominación encubierta que lleva a alguien a prostituirse (como fundamento de una prohibición) son una forma de enmascarar nuestras posiciones morales (y nuestras fobias). La mayoría de las actividades importantes realizadas por los seres humanos se encuentran condicionadas de forma más o menos intensa. Entre ellas, la práctica totalidad de los trabajos. Sin embargo, pasa que a muchos nos cuesta entender que haya gente que haga “ciertas” cosas, y necesitamos una explicación extrínseca. Esto vale para la mujer que se prostituye, pero también podía valer para cualquier conducta “mal vista” (en algún tiempo pasado o lugar), como, por ejemplo, la homosexualidad. O el aborto. Tengo tendencia a sospechar de esas justificaciones. No puedo evitar pensar que se dirigen, no tanto a hacer el bien, como a tranquilizar las conciencias de los que no comprenden que la libertad de los demás consiste también en que puedan hacer aquello que nosotros no haríamos y que nos repugna.

No pretendo, no obstante, desarrollar mucho lo anterior, porque aún ando pensando en ello. El motivo de esta entrada es otro. Creo que un factor que lleva a muchas personas a condenar ciertas actividades es la presencia del dinero. El dinero se convierte en la clave para que algo admisible se convierta en inadmisible. Parece que lo altruista es bueno, mientras que el intercambio es pecaminoso. Lo altruista es difícil de comprender, claro está, sobre todo en el supuesto de comportamientos heroicos; por eso es tan alabada (y por eso llevan los biólogos décadas planteando hipótesis que explique un comportamiento aparentemente antievolutivo). Sin embargo, ¿por qué se ha admitido tradicionalmente el matrimonio de conveniencia? Nunca he comprendido la diferencia entre la prostitución y las relaciones estables (incluso con descendencia) basadas en el interés económico, la seguridad o el estatus. Y han sido mayoritarias. Y hoy seguramente continúen siendo frecuentes. ¿Por qué el dinero no mancha las relaciones personales cuando se extienden en el tiempo y sí cuando son fugaces? Aclaro: esta pregunta no busca una respuesta del tipo emic, sino del tipo etic. No pretendo que me expliquen por qué lo vemos así, sino por qué hay una diferencia y cual es (si es que realmente existe).  

Nunca he obtenido una respuesta satisfactoria. Quizás ustedes tengan alguna.

 

Anuncios

12 comentarios en “¿Alguien me lo explica?

  1. Es algo cultural.

    Por la misma razón que está bien visto pagarle una buena cena a una chica con la que quieres acostarte, pero no darle el importe equivalente para que se lo gaste en lo que quiera.

    Rechazamos los mercaderes en el templo.

  2. Ya que lo menciona, en el caso de la gestación subrogada yo también estaría en principio a favor de permitirlo una vez que haya un procedimiento que pueda garantizar que la mujer acepta el contrato libremente y todos están al tanto de lo que implica. Sin embargo, me encuentro en contra de que se acepte. ¿Por qué? Porque tengo una sensación muy fuerte, si no seguridad por los primeros casos de los que sé, de que no se trata en realidad de un medio que satisfaga derechos o deseos que no pueden ser satisfechos por medio de la adopción, sino una vía para que quienes ven negada la adopción por leyes o normas se las salten. Es decir, una forma de hacer trampa y saltarse la ley de adopción. Y eso no me gusta. ¿Que las leyes actuales puede que incluyan algún criterio que sea injusto y estamos impidiendo adoptar a gente que debería ser capaz de adoptar? Vale, debátase el asunto y cámbiense los criterios y leyes para conceder adopciones de modo que eliminemos barreras que no debería haber. No busquemos una vía alternativa para burlar la ley. Es como cuando Schwazzenegger llegó a gobernador de California y vio que había una cantidad de conductores con carnet de conducir mexicano demasiado elevado para la cantidad de inmigrantes mexicanos y población que podría haber estado allí en época de sacarse el carnet, dijeron vemos que son gente que ha suspendido nuestros exámenes y por ello no deberían conducir que se va a México a aprovechar que allí es muy fácil, así que ya no aceptamos el carnet mexicano, porque en su mayoría es una manera de saltarse nuestras normas para conceder el carnet de conducir (El Mundo, tan honesto, escribió la noticia en plan “Schwazzenegger elimina el derecho a conducir a los hispanos. Si usted es hispano, ya no puede conducir en California”).
    Digo que si se acepta la maternidad subrogada, que se apliquen los mismos criterios y limitaciones de la adopción normal y corriente que tenemos (con las correcciones que sean precisas), y ya veremos cuántos acuden a esa vía. Si yo no puedo cuidar a un niño, no creo que importe un carajo que haya sido dado a luz por una mujer hoy o hace ocho meses o dos años o dentro de nueve meses o cómo y cuándo haya nacido, que no va a cambiar mi incapacidad o inadecuación para hacerme cargo de él.
    P D – Puestos, en los bautizos deberían pedir que la elección de padrinos sea de gente que pudiera cuidar al niño, que si no está en condiciones de que pudieran adoptar de quererlo, tampoco sean padrinos de un niño.

  3. Carlos Garcia hay una diferencia fundamental. La adopción es una institución de protección jurídica del menor cuyo proceso debe ser garantizado por la autoridad pública . Sí que hay una diferencia entre que un menor no haya nacido o haya nacido , ya que en este caso , es un deber del Estado velar por su protección jurídica sí los padres no pueden ejercer , renuncian a la patria potestad o directamente nunca ha existido. En este sentido es normal que el Estado exija los requisitos que crea oportunos para garantizar su protección jurídica. En el caso de la gestación subrogada en cambio , nadie tiene por qué fiscalizar la idoneidad de los padres de los no nacidos , lo mismo me da en este sentido que se acuerde con una señora engendrar un hijo por amor o por “acuerdo” por un precio. En cualquier caso es una decisión privada la de engendrar un hijo , una libertad en la que el estado no puede entrar . Algo muy distinto a garantizar la seguridad de los ya nacidos que puedan estar desprotegidos .

  4. Creo que la mayoría de las reticencias (aparte las morales) se basan en que se nos abre un abismo delante tremendamente difícil de salvar a través de legislación alguna.
    Nos declaramos a favor siempre que el resultado sea bueno para todos, pero vemos tan difícil la consecución de este objetivo…

  5. Buenos comentarios y buena argumentación, me la guardo para cuando salga el tema.
    Carlos García: a nadie le hacen exámenes para tener sus propios hijos, si a la gente le hicieran los mismos que le hacen a los que adoptan bajaba la natalidad al 1% de la actual.
    Por otro lado tampoco está permitida la “inseminación natural” que sería la contrapartida de la gestación subrogada, ¿si una conocida me quiere pagar por inseminarla naturalmente y que yo no aparezca como el padre? no debería ser el siguiente paso?

  6. Gah, se me fue el dedo en el botón antes de tiempo.
    @nmetalica De acuerdo. Por eso mi punto de partida y en principio es el de estar a favor. Mi problema es esa sensación de que la gestación subrogada aparece no tanto como un “nos interesa hacer esto, que debería ser legal, pero no lo es aún…” como un “no podemos adoptar, ¿cómo burlamos esa prohibición? ¡Ah! Con esto podemos argumentar tal y…”.
    Obviamente en legislación uno debe actuar y decidir conforme a hechos, no tratando de adivinar propósitos, así que me parece que debería legalizarse (la inseminación natural también). Mi oposición es una cuestión visceral por la dicha sensación.

  7. Buen texto con el que me siento totalmente identificado. En un principio estaba a favor de la gestación subrogada pero mi postura ha ido cambiando y ahora, creo, que estoy en contra. Y estoy en contra porque me cuesta creer en el altruismo de las gestantes. Cuando yo vea a Letizia Ortiz o a la Duquesa de Alba parir y dar el niño/a a una pareja de homosexuales, por ejemplo; me lo creere. Por ahora lo que creo que estamos viendo es la utilizacion de la palabra “altruista” como un eufemismo para camuflar lo que es una compra de bebes de madres con escasos recursos economicos a parejas que pueden pagarlos. Mercantilización.

    Que pasa en los casos que el niño salga con taras fisicas no deseadas? Se lo quedan los contratantes o se devuelve al fabricante?

  8. La diferencia principal entre prostitución y matrimonio de conveniencia es la reproducción, que en el primer caso no forma parte, a priori, del contrato, mientras en el segundo se constituye en requisito, al menos para una parte.
    Cuando nuestra sociedad conocía sus raíces católicas, los motivos eran, si no aceptados, al menos conocidos. Hoy día, se ignora el por qué de muchas tradiciones y comportamientos, lo que provoca que tampoco sepamos cuáles son alternativas viables.

  9. Tampoco yo tengo todavía una opinión formada sobre la gestación subrogada; y siempre me sorprende la ausencia de dudas en las opiniones de la mayoría de la gente. Y no sobre este tema, sino sobre otros muchos también complejos.
    Creo que la diferencia es que en la prostitución solo existe el dinero, no hay nada más: El cliente va al mercado, elige, negocia precio, obtiene el servicio, paga y se va.
    En el otro caso el dinero es un factor importante, pero no único. Ambas partes se comprometen en muchos sentidos, e incluso la parte débil exige o espera algo más que dinero. Y si no es así, claro que lo veríamos igualmente mal, p. ej.: un matrimonio tras subasta o la compra de una hija en una chabola de Birmania.
    Saludos.

  10. La pregunta parte de una premisa falsa. “¿Por qué el dinero no mancha las relaciones personales cuando se extienden en el tiempo y sí cuando son fugaces?” El caso es que sí las mancha. Si mi mujer, tras veinte años de relación, me dijera hoy que se casó conmigo únicamente por mi dinero, sentíría que mi matrimonio estaba muy “mancillado”. El tiempo de relación no es lo relevante. Lo relevante es el tipo de relación.

    Alan Fiske decía que casi todas las transacciones humanas se pueden clasificar en cuatro tipos:
    -Communal Sharing (compartir comunalmente, como en una familia, sin ir contando los favores)
    -Authority Ranking (los que tienen autoridad confiscan cosas a los que no la tienen)
    -Equality Matching (intercambio de bienes o favores de valor similar)
    -Market Pricing (el sistema de precios de mercado, con sus intereses, sus salarios, y sus créditos)

    Y cuando la gente tiene ideas diferentes sobre cuál tipo es el aplicable en una situación dada, el resultado va desde la incompresión hasta la agresividad. Como cuando ordenas (authority ranking) una cosa a un amigo (communal sharing o equality matching). O cuando te tomas un matrimonio, que debería regirse por el communal sharing, como una transacción regida por el market pricing, como la prostitución.

    Si la posición por defecto es “la libertad”, entonces deberíamos permitir la venta de órganos, si el donante lo hace voluntariamente. Hay gente que está a favor de legalizarla. Pero los que nos oponemos lo hacemos porque pensamos que los seres humanos tienen una dignidad básica que no puede permitirse que los otros compren en momentos de necesidad. Si estás tan desesperado como para vender un pedazo de tu hígado, el estado debería intervenir y ayudarte. Punto.

    Y como siempre digo, no creo que la reproducción sea un derecho. Deberían exigirse ciertos requisitos mínimos, igual que para conducir un coche, y por la misma razón: tiene efectos sobre terceros, no sólo sobre tí mismo. La libertad sólo debe ser total cuando tus acciones sólo te afectan a tí.

  11. “Nunca he comprendido la diferencia entre la prostitución y las relaciones estables (incluso con descendencia) basadas en el interés económico, la seguridad o el estatus”.

    No le puedo ayudar a resolver sus dudas, pero le sugiero que se abra Vd. una cerveza “de las caras” y revisione ‘Eyes Wide Shut’ del maestro Kubrick.

Los comentarios están cerrados.